Empléate

Las 9 claves para tener bajo control el lenguaje no verbal en una entrevista de trabajo

La entrevista de trabajo es la mejor oportunidad que tiene un candidato para mostrar su talento al entrevistador y, por eso, es determinante generar una buena primera impresión. Un factor clave es la comunicación que empleamos; tanto lo que decimos, como el cómo lo decimos, muestra nuestra personalidad al entrevistador.

Para triunfar en la entrevista y conseguir el puesto de trabajo al que se aspira, es fundamental preparar con anterioridad algunas de las preguntas, con el fin de tener más seguridad. Sin embargo, no sólo hay que pensar estas respuestas, sino que también es muy importante tener un buen lenguaje corporal y destacar sobre el resto de los candidatos. Por ello, para evitar ser descartados de un proceso de selección, os damos nueve consejos para tener un buen lenguaje corporal en una entrevista:

1. Para reforzar la primera impresión, hay que saludar dando la mano de forma apropiada y, para ello, hay que saber estrecharla de forma adecuada. Cuando llegue el momento de dar la mano al entrevistador, mírale a los ojos y sonríe, ya que así se proyecta entusiasmo e interés.

2. Al sentarse es importante mantenerse recto. Una buena postura refleja una mayor confianza en ti mismo y una mejor predisposición para escuchar a la otra persona. Trata de sentarte cerca del borde de la silla para demostrar interés a tu entrevistador. Además, recuerda que no es recomendable recostarse hacia atrás en la silla.

3. Usa tus manos sin caer en el exceso. Simplemente para enfatizar los aspectos y puntos clave que quieres comunicar.

4. Sonríe. La sonrisa es fundamental en nuestro lenguaje corporal para mostrar cercanía, siempre que se muestre de una forma sincera.

5. Expón tus ideas con naturalidad y confianza, manteniendo el contacto visual con el entrevistador. Controla la velocidad de tu exposición, que no sea demasiado rápida. Utiliza tu rostro para acompañar lo que dices con tus palabras.

6. Identifica claves culturales. Estamos en un mundo cada vez más global y es posible que tu entrevistador sea extranjero, observa y enfoca tus mensajes con empatía, ajustando tu discurso si es necesario, y mostrando flexibilidad.

7. Evita y controla tus tics nerviosos. Antes de una entrevista de trabajo es imposible no estar nervioso y, a veces, se tienen descuidos en este aspecto y se juega con un boli, con un anillo o con un papel. Identifica los tics y contrólalos para evitar que el entrevistador se dé cuenta y desvíe su atención hacia ellos, perdiendo el hilo de las cosas relevantes que le estás contando de tu trayectoria profesional.

8. Transmite apertura y simpatía con tu lenguaje no verbal. Piensa que el entrevistador busca a un profesional que sea capaz de trabajar en equipo y relacionarse bien con los compañeros sin generar conflictos.

9. Y lo más importante: sé tú mismo para que puedan valorar todo tu talento.

Espero que estos consejos te ayuden a superar con éxito un proceso de selección. ¡Mucha suerte!

Por: Mª Carmen Herencia, directora de Recursos Humanos de Deloitte España

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado