Un nuevo modelo energético puede generar oportunidades de inversión

Por Álvaro Navarro, analista de Mirabaud Securities España

La transición del modelo energético exige compromisos. Y Europa está claramente comprometida con su mejora en la próxima década, persiguiendo que sea más eficiente, sostenible y competitivo para los ciudadanos. La Comisión Europea ya impulsó en 2015 un paquete de propuestas para acordar un marco regulatorio que permita reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, incrementar la penetración de energías renovables y mejorar la eficiencia energética.

España está trabajando para presentar su plan (Ley de Cambio Climático y Transición Energética), marcándose un objetivo del 35% de energía renovable sobre la demanda final en 2030, por encima del mínimo exigido por la UE (27%). Para ello será clave el rediseño del mercado eléctrico, puesto que la electricidad representa el 25% de la energía final consumida en España y porque conseguir un sistema sostenible y limpio exigirá una mayor electrificación de la economía. Actualmente, los combustibles fósiles representan casi el 70% de la energía final consumida en España lo que, carentes de estos recursos, nos convierte en altamente dependientes (déficit energético de 20.700 millones de euros en 2017) de otros países.

Desde Mirabaud Securities pensamos que cambiar nuestro modelo tradicional de energía tendrá un coste elevado pero la recompensa será aún mayor. En cualquier caso, esto exige el compromiso de todos los actores involucrados, desde el Gobierno y los partidos políticos, hasta las compañías y los consumidores.

Las políticas y medidas que plantee finalmente el Gobierno deben tener en cuenta, además de la sostenibilidad, la seguridad del suministro y la competitividad del sistema. Para ello, será necesario que se adopten medidas consensuadas y se evite la inseguridad jurídica. La fiscalidad debe ofrecer señales claras que incentiven la descarbonización y tener en cuenta que todas las tecnologías deben participar en el mix de generación eléctrica. No hay ninguna tecnología perfecta (barata, sin emisiones, siempre disponible…) por lo que creemos que debe acordarse una combinación de fuentes que  no desprecie la nuclear (más del 20% de la producción actual) e invertir en renovables, sí, pero haciéndolo con sentido puesto que, como hemos visto en el pasado, hay muchas variables que desconocemos cómo evolucionarán en los próximos años como, entre otras, el precio del petróleo, la demanda energética o la inclusión de nuevas tecnologías.

Respecto a las compañías eléctricas, en Mirabaud Securities prevemos que se vean beneficiadas por esta electrificación de la economía y, dentro de un entorno competitivo, aprovechen un horizonte de inversiones en nuevas plantas (subastas de renovables), el desarrollo de redes inteligentes y de servicios que gestionen una creciente oferta más intermitente y una demanda más compleja.

En cualquier caso, debe prevalecer la competencia y el desarrollo tecnológico (reducción de costes de renovables, desarrollo de baterías eficientes…) para que el consumidor tenga un precio de electricidad competitivo. Éste debe pagar lo que cuesta el servicio pero no una mala planificación o las consecuencias de medidas improvisadas que tengan objetivos distintos a los fines propuestos por la Unión Europea. El sector eléctrico se mira con una perspectiva de largo plazo y analizando los costes, por lo que cualquier exceso, o la geneción de incertidumbres, puede complicar las inversiones.

Esperamos que las compañías aprovechen el entorno de bajos tipos de interés para crear valor en sus inversiones sin olvidar que estamos en un escenario que no es el habitual. Las energías renovables pueden servir para impulsar la actividad económica en España y nuestra competitividad. Se trata de algo muy serio.

Desde el equipo de análisis de Mirabaud Securities seguiremos con atención la evolución del sector energético y, sobre todo, cómo puede influir dicha evolución en los precios de las compañías cotizadas para identificar las mejores oportunidades de inversión.

 

Esta entrada fue publicada en Análisis fundamental. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.