Después de Hallowen bajará el miedo en los mercados

Por Álvaro Manteca Gonzalez, CFA, miembro de CFA Society Spain, y responsable de Estrategias de inversión Banca Privada, BBVA

Aunque pueda quedar algún susto adicional, sobre todo de la mano de Italia, todo parece indicar que el mes de noviembre será más tranquilo para los inversores de renta variable global, que han sufrido el peor mes desde mayo de 2012, cuando el índice MSCI mundial sufrió una corrección cercana al -9%.

Existe incertidumbre sobre los beneficios empresariales. Los riesgos políticos son abundantes. La economía mundial se está desacelerando. Los bancos centrales retiran liquidez. No es extraño que los inversores estén asustados.

La pregunta ahora es ¿los fundamentos son tan malos o sólo es una película de terror que asusta, pero no amenaza en realidad? Los hechos apuntan a la última explicación, lo que deja margen para recuperaciones en los precios de los activos de riesgo.

El crecimiento mundial se ha revisado a la baja, pero no de forma relevante. Las previsiones de consenso apuntan a un crecimiento del 3,6% en 2019 frente al 3,8% este año. Estos son niveles elevados desde un punto de vista histórico.

Los beneficios empresariales siguen siendo muy fuertes y los niveles de valoración bursátil actuales sugieren que las acciones no han estado más baratas en los últimos cinco años.

Algunos factores de riesgo se diluirán próximamente, como en el caso de las elecciones estadounidenses, mientras que tenemos una reunión entre Trump y Xi Jinping el 30 de noviembre, que podría marcar el comienzo de unas negociaciones comerciales más fructíferas.

Otros riesgos se han moderado apreciablemente, gracias a la caída de los precios del petróleo y la mejor situación de algunas economías emergentes, como Turquía y Argentina. Por otra parte, no parece que la economía estadounidense esté dando señales de recalentamiento, con lo que la Fed no acelerará su ritmo de normalización monetaria. Asimismo, aunque el tema italiano todavía dará mucho que hablar, las agencias de rating han eliminado a corto plazo el riesgo de pérdida del grado de inversión de la deuda italiana.

En resumen, creemos que la temporada de miedo está llegando a su fin y pronto será el momento de que los inversores adopten una perspectiva más positiva sobre los activos de riesgo, a pesar de que la volatilidad pueda permanecer elevada.

Esta entrada fue publicada en Análisis fundamental, CFA, Estrategia, Renta variable. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.