¿Hay más valor en las mid caps que en la media de compañías?

Por Daniel Pingarrón, Subdirector de Alphavalue España | @danielpingarron

Comprar Mid Caps (empresas de mediana capitalización) a menudo se considera una estrategia sabia y ganadora cuando hay una recuperación o aceleración económica a la vista.

Pero esta idea no parece ser tan obvia cuando se analiza el rendimiento de los dos últimos años (en un entorno de recuperación-aceleración económica) de las 83 compañías cubiertas por AlphaValue con una capitalización de mercado que quede por debajo de los 3.000 millones de euros, un umbral que hemos fijado de forma arbitraria.

pingamidcap

Las Mid Caps europeas tuvieron su momento más brillante hace poco, en enero de 2018, cuando el crecimiento económico cíclico era el término que estaba de moda (y que fue seguido por los temores a la inflación, a la subida de las rentabilidades de la deuda y al endurecimiento monetario).

Puede que vuelva pronto, cuando baje la volatilidad asociada a cambios en la curva de los tipos, lo que sería muy bienvenido tras la larga erosión relativa que comenzó a principios del ejercicio 2017.

El potencial estimado por AlphaValue para el conjunto de las 83 compañías de pequeña y mediana capitulación que cubre (con una capitalización agregada de 140.000 millones de euros), es de un 13 por ciento a seis meses vista, frente a un mercado que ofrece de media un 10 por ciento aproximadamente (estipulado por la cobertura sobre 473 compañías del Viejo Continente).

Sin embargo, las métricas de valoración tradicionales para este universo ven una prima en el PER 2018, que es de 16,7 veces contra las 15,2 de la media del mercado, una yield (rentabilidad por dividendo) de cara a 2018 del 2,8 por ciento frente al 3,6 por ciento del mercado, y un crecimiento del BPA (beneficio por accion) para 2018 que está sujeto a debate.

El anterior resulta un peaje habitual cuando se evalúa una diversidad de compañías de mediana capitalización. El potencial superior a la media para este conjunto heterogéneo se va acrecentado por las altas expectativas de sus valoraciones SOTP (método suma de partes) y DCF (método descuento de flujos).

En otras palabras, podemos afirmar que esta visión es a largo plazo.

No pensamos que este sea un conjunto que experimente revisiones al alza de los beneficios por el momento, lo que resulta decepcionante, ya que cabría esperar que las compañías de mediana capitalización subieran con intensidad en el caso de acelerarse la recuperación europea (las 83 compañías analizadas tienen el 62 por ciento de sus ventas combinadas en territorio europeo).

Así pues, y a raíz de todo lo expuesto, no parece que la marca mid cap aporte un valor añadido demasiado visible en este contexto. Las dudas de los inversores suponen una clara rémora para el colectivo, mientras que sólo en momentos concretos y efímeros de máxima euforia, el performance es claramente superior al de la media de mercado, con unos fundamentales que tampoco son netamente más atractivos.

Si bien insistimos en la heterogeneidad y la amplitud de este conjunto de empresas, entre los que se pueden encontrar casos de naturaleza muy distinta.

Esta entrada fue publicada en Análisis fundamental, Renta variable. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.