La recuperación que viene, oscurecida por riesgos políticos

Por Rose Marie Boudeguer, Directora del Departamento de Estudios de Banca March

En las próximas semanas, los mercados financieros seguirán pendientes de la evolución de una economía global y unos resultados empresariales que crecen poco. A este panorama  se suman algunos eventos políticos que generarán incertidumbre y un aumento de la volatilidad. En este contexto, se aconseja cautela evitando aumentar el riesgo en busca de mayor rentabilidad.

Más allá de este año, sin embargo, vemos indicios de recuperación.  El crecimiento mundial se acelerará en 2017 por la mejoría en el sector industrial, la  solidez del consumo y la estabilización de las economías emergentes. El repunte de la inflación es también un indicio positivo porque no sólo proviene de la estabilización de los precios de la energía, sino también de la recuperación en los precios de producción, lo que indica un mayor dinamismo de las ventas.

Esta dicotomía entre un horizonte de corto plazo cargado de incertidumbres  y otro de medio-largo plazo con señales de recuperación, nos aconseja ser prudentes en la asunción de riesgos, pero con una cartera diversificada y expuesta a todo tipo de activos.

Se esperan pocos cambios en las rentabilidades de los activos monetarios europeos ante las expectativas de que el BCE mantenga inalterados los tipos de referencia.  No obstante, a pesar de las bajas rentabilidades ofrecidas, el activo monetario sigue siendo necesario para limitar la volatilidad de las carteras y aprovechar las oportunidades de inversión que se puedan presentar en los momentos de extrema aversión al riesgo.

En cuanto a la renta fija,  el  gradual aumento de la inflación y la perspectiva de subida de tipos de referencia por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos seguirán poniendo presión alcista sobre los tipos de interés de la curva americana y esa presión se contagiará a las curvas europeas. Por ello,preferimos duraciones cortas.

Los bonos corporativos siguen apoyados por el descenso del coste financiero de las empresas, las reducidas tasas de impago y, en la Eurozona, las compras del BCE. No obstante, la subida de las rentabilidades en las curvas soberanas les perjudica y los bajos cupones ofrecidos los hace especialmente vulnerables a aumentos en la volatilidad.  En ese contexto, los bonos de la categoría high yield son más atractivos que los de alta calificación, al igual que algunos bonos de países emergentes, pero es necesario asegurarse que el mayor riesgo asumido esté bien remunerado y que la duración de los bonos sea corta.

La renta variable tiene potencial. La publicación de resultados del tercer trimestre confirma que la tendencia de caída de beneficios está acabando.  En  2016, las ganancias pueden acabar con un comportamiento plano o ligeramente positivo y en 2017 se espera un crecimiento que rondaría el 5%.  No obstante, las bolsas no están baratas y su exposición a sorpresas de carácter político en las próximas semanas es un riesgo a tener en cuenta.

En cuanto a las materias primas, esperamos una tendencia gradualmente alcista para el crudo a medida que se equilibren oferta y demanda.  El oro se verá fortalecido por su papel como activo refugio, aunque el aumento de tipos de interés le resta atractivo como inversión. Por su parte, el precio de los metales industriales habría tocado fondo.

Con respecto a las divisas, mantenemos la visión positiva sobre el dólar, por el creciente diferencial de rentabilidad entre bonos americanos y europeos.  La divisa americana podría asentarse en el nivel de 1,08 EUR/USD en las próximas semanas.  La libra se seguirá depreciando y podría llegar a 0,94 EUR/GBP por el deterioro del crecimiento británico, el déficit por cuenta corriente y la incertidumbre política alrededor de las negociaciones en torno al Brexit.

La estrategia de inversión recomendada para las próximas semanas es la de una exposición neutral a todo tipo de activos – activos monetarios, bonos y bolsa – con instrumentos especiales que complementen o refuercen las inversiones centrales dentro de cada categoría de activos.  En el caso del activo monetario, por ejemplo, con fondos de retorno absoluto de baja volatilidad; en deuda corporativa, con un peso importante en la inversión high yield más conservadora, y tanto para bonos soberanos como en crédito, con una gestión flexible y a escala global que concilie búsqueda de rentabilidad y diversificación, siempre dentro del marco de una volatilidad limitada.

En cuanto a renta variable, recomendamos dar prioridad a la selección de valores frente a la elección de sectores, pero discriminamos por regiones: preferimos la Eurozona seguida de Asia (ex Japón), neutrales en Estados Unidos e infra-ponderamos América Latina y Europa Emergente.

Esta entrada fue publicada en Análisis fundamental, Bancos centrales, Divisas, Materias primas, Renta fija, Renta variable, RV EEUU. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.