Dos años de la ‘borrachera’ de dólares con el programa de compra de activos de la Fed

Por Javier Jorrín, redactor de Ecotrader

El mes de septiembre de 2012 cambió el rumbo de la crisis financiera gracias a un doble ‘golpe de mano’ de los dos principales bancos centrales del mundo, el europeo (BCE) y la Reserva Federal (Fed). El 6 de septiembre la entidad europea cambió el destino del euro al aprobar el que ha sido “el programa más efectivo” de la institución, en palabras de su presidente, Mario Draghi. Ese día anunció el OMT (Outright Monetary Transactions) con el que ponía nombre y apellidos a su voluntad de “hacer todo lo que sea necesario para salvar el euro”.

Apenas una semana después, justo hace dos años, la Fed tomaba el relevo de la institución europea con la tercera y más agresiva ronda de compra de activos, el Quantitative Easing III (QE3). Un billón y medio de dólares después el mercado está en máximos históricos, la economía crece a un ritmo notable y el mercado laboral del país sigue mostrando síntomas claros de debilidad.

El ‘dopaje’ de la Reserva Federal ha permitido a Wall Street anotarse una subida próxima al 40% y revalidar los máximos históricos del Dow Jones y del S&P 500. De hecho, en este periodo, el mercado se ha movido al ritmo que ha ido marcando la entidad monetaria. En un primer momento, el programa de compra fue dotado con 40.000 millones de dólares mensuales para la adquisición de títulos hipotecarios. Fue a partir de enero de 2013 cuando la entidad ‘puso toda la leña en el asador’ duplicando el programa de compra con 45.000 millones destinados a la compra de bonos del Tesoro.

Entre los grandes beneficiados de la acción de la Fed están las ‘arcas públicas’ de EEUU y también al mercado inmobiliario. Por una parte, su compra de deuda del Tesoro ha permitido rebajar los tipos de interés en el país a mínimos históricos durante este periodo, lo que ha permitido al Estado limitar el avance de sus gastos financieros y contener el déficit. Por otra parte, el sector de la vivienda, un pilar clave para la economía del país, como reconocen los líderes de la entidad, también ha acaparado una buena parte de los beneficios de los estímulos de la entidad. El avance de la demanda ha venido acompañado de una gran oferta de crédito hipotecario, ya que luego los bancos podían titulizar estos préstamos y vendérselos a la Fed. Hasta tal punto se ha recuperado que el precio de las casas ha marcado máximos históricos y el ritmo de nueva construcción ha alcanzado cotas nunca vistas en el último año.

Detractores y política monetaria

Un billón y medio de dólares no dejan indiferente a nadie. Los tres programas de compras de activos han recibido tantos halagos como críticas. Uno de los detractores que más sorprendieron fue Andrew Huszar, exfuncionario de la Reserva Federal que participó en la ejecución del primero de los tres QE. “Lo único que puedo decir es: lo siento”, confesó en noviembre de 2013, he venido a deciros lo que verdaderamente es: el mayor rescate financiero de la historia de Wall Street por la puerta de atrás”. Hasta cierto punto, el ‘rescate’ de la bolsa pudo ser uno de los objetivos secundarios, pero positivos, de los ‘QE’. El presidente de la Reserva Federal durante la crisis, Ben Bernanke, reconoció que “la caída del consumo, hasta cierto punto, se debe a los precios de las acciones”, ya que la inversión de las familias en bolsa en el país es mayor que en Europa.

Los mayores críticos de la heterodoxia monetaria culparon a la Reserva Federal de que sus políticas monetarias crearon una situación de represión financiera (coyuntura en la que la retribución al ahorro es inferior a la inflación y, por tanto, se pierde capacidad adquisitiva y se desincentiva el ahorro). En este sentido, si los tipos de interés oficiales están muy bajos y arrastra la retribución de los depósitos a niveles próximos a cero y, por otra parte, las inyecciones monetarias estimulan la inflación, al final, el ahorrador si quiere proteger su dinero, tiene que acudir a activos de mayor riesgo o con periodos de vencimiento mayores.

Esta entrada fue publicada en Análisis fundamental, Bancos centrales, General, Macro. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Dos años de la ‘borrachera’ de dólares con el programa de compra de activos de la Fed

  1. Jase dijo:

    Felt so hopeless looking for answers to my quinsiont…ustel now.

Responder a Jase Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.