El ‘crowdfunding’ es un filón financiero… pero falta protección para los inversores

Por Mirzha de Manuel Aramendía, Director de Mercado de Capitales y Regulación de CFA Institute

El crowdfunding, cuya traducción literal es “financiación de masas”, es un fenómeno en expansión que utiliza una plataforma en línea para presentar proyectos y recaudar fondos entre ciudadanos e inversores. Hoy, la mayoría de los proyectos financiados así no buscan el lucro y no prometen rendimientos financieros. Son campañas “de donación” que financian proyectos sociales o artísticos. Sin embargo, las plataformas de crowdfunding se utilizan cada vez más para ofrecer participaciones de capital y títulos de deuda a inversores, interesados en los posibles rendimientos financieros.

Gobiernos en todo el mundo están estimulando la inversión a través de las plataformas de crowdfunding con la intención de aumentar la disponibilidad de financiación para las pequeñas y medianas empresas y los emprendedores. Italia, Francia, España, Reino Unido y Bélgica están tomado ya iniciativas, a la vez que se esperan medidas en otros países de Europa. Sin embargo, esta inversión no está exenta de riesgos para los inversores. Hace falta un marco regulador que los proteja adecuadamente, evitando, al mismo tiempo, trabas a la innovación inherente a este modelo de financiación.

¿Cuál es su potencial?

Al canalizar la inversión hacia proyectos que no reciben atención de las fuentes tradicionales de financiación, el crowdfunding puede contribuir a resolver la brecha estructural presente en la financiación de empresas innovadoras, en su fase inicial de desarrollo. Algunos lo ven como un nuevo paradigma del capitalismo popular, donde los pequeños inversores buscan proyectos en las plataformas en línea y distribuyen pequeñas cantidades de sus ahorros entre varios de ellos. Sin embargo, la gran mayoría de las participaciones de capital emitidas a través de estos portales son adquiridas por inversores profesionales o individuales con un alto patrimonio.

Algunas estimaciones indican que los préstamos a través de plataformas en línea superaron los seis mil millones de dólares a nivel mundial en 2013. Esta cifra equivale al 0,01% del crédito bancario destinado a la economía real. No obstante, está creciendo rápidamente, un 145% desde 2012. En el Reino Unido (el mercado más desarrollado), el crowdfunding financiero representó más de 490 millones de libras en 2013, incluyendo 28 millones de libras emitidas como participaciones de capital. Esto es equivalente al 1,8% de los préstamos personales sin garantía y el 1,1 % de los activos bajo gestión en esta economía.

La Comisión Europea prevé que, si las tasas de crecimiento continúan, el crowdfunding podría alcanzar un tamaño comparable al de la industria del capital riesgo y los “business angels”, que supone en Europa alrededor de siete u ocho millones de euros. Sin embargo, el crowdfunding se encuentra en una fase temprana de desarrollo; la mayoría de los proyectos financiados aún no han madurado, arrojando serias dudas sobre el futuro de este fenómeno que, en última instancia, dependerá de su capacidad para canalizar una rentabilidad razonable a los inversores.

¿Cuáles son sus riesgos?

Cuando la inversión se canaliza como un préstamo, las tasas de morosidad e impagos parecen ser moderadas: algunas plataformas comunican tasas menores del 2%, si bien, dado el crecimiento exponencial experimentado en los últimos años, son pocos los préstamos que han madurado. Es necesario más tiempo para ver cuáles son las tasas de morosidad real. Cuando la inversión toma la forma de participaciones de capital en empresas de reciente creación, el supervisor británico estima que los inversores se exponen a perder la totalidad del principal invertido en el 50 o el 70% de los casos. Otras fuentes sostienen que estas cifras están sobredimensionadas.

La inversión en proyectos empresariales, especialmente en sus etapas iniciales, conlleva altos riesgos que los inversores sin experiencia no están preparados para evaluar. El contacto directo entre los emprendedores y los potenciales inversores, así como el intercambio público de información y opiniones en los foros facilitados por las plataformas de crowdfunding, pueden reducir el riesgo de fraude y aumentar el nivel de comprensión del proyecto por parte de los inversores. Pero esto no elimina los riesgos ligados al proyecto.

Además, los inversores se enfrentan a los riesgos específicos del instrumento financiero elegido, ya sea en forma de renta variable, valores de deuda o préstamos. Los riesgos en las participaciones de capital se derivan de su falta de liquidez, la falta de un mercado secundario y el potencial de dilución de los derechos atribuidos a cada participación, salvo que existan protecciones. En los préstamos, el riesgo es la mora o el impago de intereses y principal. Además, los inversores están expuestos al fraude y los problemas derivados de fallos técnicos o desaparición de las plataformas.

¿Por qué es importante su regulación?

Una adecuada regulación es clave, tanto para el fomento del desarrollo del crowdfunding como para la protección de los inversores. La regulación del mercado de valores que existe en la actualidad no refleja las especificidades de este modelo. Es necesario la adopción de un marco específico que asegure: la integridad del funcionamiento de las plataformas, la realización de controles que mitiguen el riesgo de fraude, y un alto nivel de transparencia hacia los inversores. Algunas jurisdicciones exigen a las plataformas que faciliten materiales informativos y controlen que los inversores minoristas tengan un alto nivel de comprensión de los mismos antes de darles acceso.

Si no se ofrecen altos niveles de transparencia y protección, el crowdfunding financiero no prosperará. Las plataformas deben controlar que los inversores comprendan los riesgos y pérdidas, y protegerlos de manera eficaz contra el fraude. De lo contrario, se podría producir una pérdida generalizada de confianza y dejar pasar una oportunidad para fortalecer el espíritu empresarial y la innovación en España y Europa. Para poner los intereses de los inversores en primer lugar, CFA Institute ha publicado recientemente una serie de propuestas para la regulación del crowdfunding financiero en Europa, que está disponible en; (http://www.cfainstitute.org/ethics/Documents/issue-brief-crowdfunding.pdf).

Esta entrada fue publicada en Análisis fundamental, Crowdfunding, Finanzas, General. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El ‘crowdfunding’ es un filón financiero… pero falta protección para los inversores

  1. cccam server dijo:

    I’m impressed, I must say. Rarely do I come across a blog that’s equally
    educative and engaging, and let me tell you, you’ve hit the nail on the head.
    The issue is something that too few people are speaking intelligently about.
    I’m very happy I stumbled across this during my hunt for something regarding this.

  2. hey dijo:

    I feel this is one of the such a lot significant info for me. And i am glad studying your article. But should remark on few normal issues, The site style is perfect, the articles is in reality excellent : D. Good process, cheers|

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.