El buen momento en bolsa probablemente va a continuar

Por Guillermo Ruiz de Azúa, CFA, CAd (Director General / Director de Inversiones en Dux Inversores SGIIC y profesor en Finance Academy)

En los últimos meses, y coincidiendo con un periodo tradicionalmente positivo para la renta variable, hemos asistido a una revalorización importante de los principales índices bursátiles. A modo de ejemplo, desde finales de octubre del año pasado los índices S&P 500 y Euro Stoxx 50 se han apreciado un 18% y un 28% respectivamente. A continuación, se va a exponer porqué el entorno sigue siendo favorable a la obtención de revalorizaciones en bolsa. Para ello nos vamos a fijar en la economía y los mercados estadounidenses.

A nivel económico, EEUU continúa mejorando su crecimiento gracias al apoyo de estímulos monetarios y fiscales, así como a la campaña de vacunación, que va ayudar a que el país continúe recuperando su actividad. Aunque, por otro lado, empezamos a ver algunos indicios de recalentamiento en la economía: según el último dato de finales de febrero, tanto el indicador PMI de actividad manufacturera como su componente de precios se encuentran en niveles elevados (60,8 y 86 respectivamente), lo que tradicionalmente suele preceder a subidas de tipos de interés por parte de la Reserva Federal (Fed) y a un peor comportamiento de la bolsa.

Asimismo, se observa cierta inquietud entre los inversores por el movimiento en los tipos de interés. En las últimas semanas, el diferencial de tipos de interés entre la deuda del gobierno americano a 10 años y a 2 años (ver gráfico 1) ha continuado incrementándose. Esta ampliación ha llevado a algunos economistas a pensar que puedan aparecer tensiones inflacionistas antes de lo esperado y se han preocupado por subidas de tipos de la Fed antes de lo previsto. Pero todavía no hay que alarmarse, ya que el movimiento se ha producido fundamentalmente por el incremento de los tipos a 10 años, respondiendo principalmente a las mejoras en las expectativas de crecimiento del PIB para este año 2021. En cuanto al tipo de la deuda a 2 años (ver gráfico 2), este no ha sufrido apenas variación, por lo que no está reflejando subidas más tempranas en los tipos de intervención.

No debemos olvidar que la autoridad monetaria no va a actuar mientras no se cumplan las siguientes tres condiciones al mismo tiempo: 1) que la economía recupere el pleno empleo, 2) la inflación alcance el 2%, y 3) las expectativas de inflación superen el 2% consistentemente. Todavía queda bastante tiempo para que esto suceda. El último dato de desempleo publicado, que es el de cierre del año 2020, ha sido del 6,8% y hasta que no lleguemos al 4% o niveles inferiores, no va a suponer un problema. En cuanto a la inflación, el último dato publicado el pasado 10 de marzo ha sido del 1,7% y su subyacente de tan solo el 1,3%. En los próximos meses, vamos a asistir a repuntes en el IPC por el efecto base de comparar los precios de hoy con los precios que había hace un año, cuando estábamos en pleno estallido del Covid, y también por el efecto puntual causado por las limitaciones en las cadenas de producción y suministro. Sin embargo, estos incrementos de precios, que se verán reflejados en los próximos meses, muy posiblemente van a ser temporales.

Por otro lado, cuando nos fijamos en los mercados, las señales que recibimos son en general positivas. En primer lugar, los inversores siguen premiando los sectores cíclicos (consumo discrecional, energía, financiero, industriales, materiales y tecnología) frente a los sectores defensivos (consumo básico, eléctricas, inmobiliario y telecomunicaciones). Si el ciclo

fuese a agotarse, lo normal sería observar un peor comportamiento de los cíclicos frente a los defensivos. Por ahora, esto último no está sucediendo.

En segundo lugar, las subidas en bolsa son bastante generalizadas. Los inversores están discriminando positivamente las compañías líderes frente a las que se benefician menos de la recuperación económica; pero son muchas las empresas, industrias o sectores que están participando de la subida de las bolsas.

Por último, a pesar de la subida de los tipos de interés de largo plazo, los diferenciales de crédito a los que se financian las empresas siguen en mínimos, lo que les permite obtener dinero a tipos de interés contenidos. En los últimos meses, incluso en los días en los que se incrementaba la volatilidad en la renta variable y en la renta fija, estos diferenciales de crédito apenas se han ampliado. Sin duda, otro signo de robustez en los mercados.

Por ahora, seguimos confiando en la renta variable. Mientras no alcancemos el pleno empleo en EEUU, los repuntes de inflación serán muy probablemente temporales y, por tanto, no parece probable que la Fed suba los tipos de interés de forma precipitada.

Esta entrada fue publicada en Análisis fundamental, Estrategia, General, Macro, Renta variable, RV EEUU, RV España. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.