No todos los gestores automatizados son iguales

Por Asier Uribeechebarria, Director General de Finanbest

En el sector de las inversiones, parece estar imponiéndose dos tendencias teóricamente contrapuestas. Por un lado, las entidades tradicionales con productos de ahorro de baja/media calidad financiera y altos costes, vendidos por la potencia de la marca y por una relación de confianza generada a base de muchos años y mucha publicidad.

La rentabilidad obtenida suele ser pobre e incluso ¡negativa!, pero no hay incentivos para cambiar el statu quo ya que el ahorrador español medio siente todavía hacia los bancos una mezcla de sentimiento de reverencia y conformismo, que parece que en España se hereda de padres a hijos.

En el lado contrario, tenemos los ya no tan nuevos entrantes, mayoritariamente gestores automatizados con carteras de fondos de inversión indexadas. Aquí, parece haberse instalado entre el segmento de población más digital que el coste es único factor a considerar en la evaluación de alternativas en Internet, conduciendo a una carrera sin final, en la que parece tener más importancia una mínima reducción del precio antes que la calidad global de la gestión de nuestras inversiones.

Así, en este sector de gestores automatizados, con todos los jugadores amontonados en un rango de comisiones estrechísimo y muy por debajo de las entidades tradiciones, las principales comunicaciones de los actores del sector se refieren a bajadas de comisiones ya necesariamente insignificantes y sin impacto en las rentabilidades. Parece que también se ha tirado la toalla de apelar al inversor de manera adulta, financieramente hablando.

De la misma manera, la vasta mayoría de sites financieros especializados, guiados por la ley del mínimo esfuerzo y por un fácil populismo financiero, se limitan a realizar comparativas de comisiones, sin entrar en otras consideraciones más valiosas pero que suponen mayor esfuerzo de análisis, como por ejemplo el modelo de inversión, los tipos y diversidad de fondos utilizados, la calidad del equipo gestor, etcétera.

Y en el camino, toda esta nueva oferta cayendo en los vicios de los que decíamos huir, volviendo a hurtar al inversor la verdadera razón de ser de un gestor, las rentabilidades y la propuesta financiera de cada una de las alternativas que, más allá de las comisiones, no son las mismas. No todos somos iguales y no estamos consiguiendo los mismos resultados. Estamos firmemente convencidos de que:

1. Somos gestores. La mera automatización y las carteras diseñadas por capitalización bursátil mundial son una solución simplista y no funcionan singularmente en Renta Fija, dónde las condiciones monetarias deben influir en la composición de las carteras.

2.Es muy importante seleccionar los mejores fondos y no simplemente los más baratos. Aunque el coste es probablemente el mejor predictor de la rentabilidad futura de un producto de inversión, no es el único. Incluso en productos indexados hay diferencias relevantes entre gestoras y no aporta valor a nuestros clientes ser simples distribuidores en monoproducto de Vanguard o de un único proveedor.

3.La independencia, fomentada por la normativa europea, es clave. Construir carteras únicamente con productos de la propia entidad o de una entidad matriz es claramente contradictorio con el concepto de diversificación y con el espíritu de la gestión, que debe buscar lo mejor que exista en el mercado para cada cliente.

4. La discusión gestión activa / pasiva. Aunque la gestión indexada es ganadora en mercados eficientes de renta variable, la discusión gestión activa/pasiva no está cerrada en absoluto en mercados menos eficientes, especialmente de renta fija, donde también es interesante invertir y tampoco está cerrada para entornos de alta volatilidad. La indexación, como todo en la vida, no es el bálsamo de fierabrás, una poción mágica que sirva en todos los casos, para todas las dolencias y para cualquier objetivo financiero.

5. La importancia un equipo gestor experto. No es lo mismo que haya un equipo gestor experto, con experiencia real en mercados y reconocible a que no lo haya. Usando otra vez un anglicismo, todos los modelos exitosos de inversión que conocemos tienen un equipo con accountability, una expresión sin traducción directa a nuestro idioma, pero que podría entenderse al fin y al cabo como ser responsable de algo o hacerse cargo de algo.

Por supuesto, defendemos que los costes deben ser los mínimos posibles. Pero también creemos que hacer las cosas bien tiene unos mimbres mínimos y que cuando hablamos de algo tan importante como nuestros ahorros, es imprescindible una evaluación y comprensión del paquete completo, el value for money que dicen los anglosajones.

En caso contrario, esta nueva oferta no desplegará su enorme potencial para los inversores españoles, tan necesitados de alternativas rentables para alcanzar sus metas y en última instancia, ser por fin dueños de su futuro financiero.

Esta entrada fue publicada en Análisis fundamental, Estrategia, Finanzas, Fondos, General, Productos, Renta variable, RV EEUU, RV España, RV Reino Unido. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.