Todavía hay refugios ante el Covid-19

Por Jaime Medem, Director de Inversiones de Mirabaud & Cie en España

Dado el contexto tras la irrupción de la pandemia Covid19, y siendo previsible que aún suframos nuevos episodios de volatilidad e incertidumbre, desde Mirabaud hemos decidido seguir apostando por activos que provean a las carteras de cierto colchón. No creemos que las expectativas de crecimiento ni las de inflación vayan a cambiar mucho en el corto plazo, por lo que lo adecuado, en nuestra opinión, es mantener cierto peso en estos activos, con ratios que ronden entre el 10 y el 15%.

Al referirnos a los activos refugio no debemos olvidar que durante esta crisis de mercado, también ciertos activos de este tipo han tenido momentos de importante volatilidad. En momentos de alta tensión, los únicos activos que actúan realmente como safe heaven son los bonos de gobiernos fuertes, como en la actualidad son Alemania o Estados Unidos, ofreciendo un grado de diversificación clave a las carteras durante momentos de debilidad como el actual y rentabilidad libre de riesgo de crédito, que depende en primer lugar del coste de oportunidad respecto a otros activos financieros con mayor riesgo y, en segundo lugar, de variables económicas como la inflación y crecimiento económico.

Nos encontramos en un escenario muy favorable para la deuda de gobiernos sin riesgo de crédito debido a que el grado de incertidumbre global es máximo y las medidas de contención del virus son realmente restrictivas en todo el mundo, mientras que el daño económico está siendo fuerte y provocará que la recuperación económica sea más larga y con más deuda acumulada. Los gobiernos que tuvieran niveles de deuda y déficit más elevados antes del comienzo de la crisis sufrirán un mayor castigo, y algunos sufrirán rebajas de rating, mientras que la deuda soberana de países de referencia como Alemania y Estados Unidos se consolidará aún más como activos refugio. En cualquier caso, aunque el entorno actual sigue siendo muy favorable para la deuda de los gobiernos de alta calidad, el mejor escenario ya estaría recogido en precio y, así, la protección ofrecida por la deuda soberana ahora ya es muy limitada, incluso en un escenario realmente pesimista.

Por otra parte, ciertos analistas observan que, más allá del coronavirus, los inversores ya llevaban tiempo sufriendo la represión financiera en los mercados y surge la pregunta inevitable de si es necesario reinventar el concepto de activo refugio. En nuestra opinión, no. Estamos convencidos de que la clave está en ser muy selectivo y saber, en cada momento del ciclo económico en que nos encontremos, qué combinación de activos puede dar un mayor retorno, con niveles de riesgos acotados y controlados.

Tenemos que ser conscientes de que no todos los bonos ni todas las acciones son buenas ni dan retornos al inversor en el medio plazo. En este contexto, un activo refugio interesante es el oro, activo al que consideramos un complemento muy atractivo desde un punto de vista de diversificación y fuente de rentabilidad. Mantenemos la inversión en oro como, por otra parte, lo hemos hecho siempre; de forma dual: por medio de inversión directa en oro físico, y por medio de ETFs.

Otro punto interesante en el marco de los valores refugio lo encontramos en ciertos sectores defensivos en renta variable que se vean menos vulnerables al efecto Covid-19. En este sentido, creemos que es importante alejarse de valores que se han quedado a precios de ganga tras sufrir importantes correcciones y de sectores cíclicos, y apostar por aquellos como, por ejemplo, tecnología, medios de comunicación, consumo estable y farma en Estados Unidos. En Europa nos mostramos más proclives a aseguradoras, algunos nombres industriales con balances sólidos, químicas, eléctricas y farmacéuticas.

Más allá de todo lo expuesto, si tuviéramos que decidir por las alternativas refugio en las que vemos más valor, quedarían resumidas en oro, fondos de gobierno a 1-3 años, fondos puros de renta fija en grado de calificación investment grade en Europa y acciones que operan en sectores defensivos o con escaso impacto por el COVID-19: en Europa, Air Liquide, Grifols, Logitech, Ubisoft Entertainment, Nestle, Roche, Novartis, Lonza, Bae Systems. En Estados Unidos, algunos nombres podrían ser Netflix, Amazon, AT&T, Bristol Myers, Merck, o Alphabet.

 

Esta entrada fue publicada en Análisis fundamental, General, Macro, Renta fija, Renta variable, RV EEUU. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Todavía hay refugios ante el Covid-19

  1. soi kèo dijo:

    I’ve been searching for hours on this topic and finally found your post. , I have read your post and I am very impressed. We prefer your opinion and will visit this site frequently to refer to your opinion. When would you like to visit my site? soi kèo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.