2020 será un año de “prudente paciencia” para el inversor

Jaime Medem, director de Inversiones de Mirabaud & Cie en España

Acercándonos al final del año y tratando de hacer balance, vemos cómo el inversor financiero que ha conseguido mantener los nervios y no precipitarse, apostando por una cartera bien diversificada globalmente y por las economías más desarrolladas, ha conseguido recoger sus frutos. Los mercados suben en estos momentos más de un 22% en Europa y un 25% en Estados Unidos. Estas cifras, no solo han borrado las malas rentabilidades del último trimestre de 2018, sino que han compensado al inversor con creces. El escenario empieza a cambiar, a mejor.

Si nos centramos en Estados Unidos, llevamos más de 12 años sin niveles de inflación preocupante y, contrariamente a los malos augurios, 2019 también ha traído inflaciones contenidas. En este contexto, el trabajador americano ha visto cómo su salario se incrementaba, de media, más de un 3%, y cómo el mercado laboral, cada vez más deficitario de mano de obra cualificada, sigue ejerciendo presión en los costes laborales. Y todo esto con una Reserva Federal que, lejos de subir tipos, los ha bajado en 3 ocasiones. Mejor escenario para el consumidor americano, ¡Imposible! Sumemos, además, unos costes financieros de nuevo en mínimos, y la ausencia de burbujas en todos los sectores.

Lo bueno está aquí para quedarse. Todo apunta a que la pesadilla en la que nos ha sumido Trump durante los últimos meses por las disputas comerciales entre Estados Unidos y China está cercana a su fin. Ambas economías saben que no pueden dilatar más una solución que devuelva la normalidad a sus relaciones comerciales. Lo peor aquí ya ha pasado.

Entre tanto, Asía sigue creciendo a buen ritmo animada por las distintas reformas encaminadas a reducir los riesgos de un sobrecalentamiento en ciertos sectores (excesivo endeudamiento de los entes públicos locales, sector inmobiliario, etc). Estos ajustes se están haciendo de manera controlada y llevarán al gigante asiático a crecer en un nada despreciable 6%. Creemos que India y China poseen todos los componentes para sorprender en crecimiento en 2020.

Y, por último, la injustamente olvidada Europa -recordemos que es el segundo bloque económico con mayor capacidad de consumo a nivel global-. Tocó fondo en septiembre y octubre en lo que a caída de actividad fabril se refiere, y es cierto que el parón de Alemania ha tenido efectos negativos en otros sectores, pero Europa sigue estando muy apoyada por un consumo privado sano y fuerte. Además, los acuerdos para resolver la disputa comercial tendrán un efecto positivo sobre Alemania en la primera mitad de 2020. Europa tiene todo el apoyo de su política monetaria y ahora toca ejercitar cierto impulso por parte de aquellos países que han mantenido balanzas comerciales negativas. Esperemos que la cordura impere y consigamos impulsar el dinamismo tan necesario del sector industrial.

Desde el área de gestión patrimonial de Mirabaud apostamos por un 2020 claramente apoyados en la renta variable, y destacamos tres bloques: Europa, Emergentes y Estados Unidos país este último donde, recordemos, los ciudadanos están llamados a las urnas en otoño Trump cuenta con casi todos los ases de la baraja para volver a ser el “comandante en jefe” para los siguientes 4 años … Veremos.

Para los inversores más conservadores el escenario no es fácil ni brillante. En 2020 deberemos ser muy selectivos, situarnos en activos de calidad y alejarnos de los bonos cuyo único

atractivo sean unas rentabilidades de épocas pasadas a plazos eternos. Cuidado y máxima cautela. Será también un año en el que consolidaremos niveles de crecimiento, veremos ciertos repuntes inflacionistas debido a nuestra escasa capacidad ociosa en los procesos productivos, y empezaremos a descontar un crecimiento a medio-largo plazo más razonable que lo que indican algunos activos a día de hoy.

En todo ese escenario, partimos en Europa de tipos negativos que deberían revertir a una normalización dentro de lo razonable. En este contexto, las valoraciones en renta variable continúan siendo más ventajosas que los activos de renta fija. Recomendamos al inversor hacer gala de una prudente paciencia y no buscar grandes resultados. Para quienes admitan una mayor volatilidad: sigan apostando por sectores en crecimiento.

Esta entrada fue publicada en Análisis fundamental, Estrategia, General, Macro, Renta variable. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.