Una temporada clave de beneficios en Wall Street

Por David Pina, analista Colaborador de ActivTrades

La temporada de ganancias del tercer trimestre está arrancando y los próximos informes de las compañías podrían confirmar tres trimestres seguidos de caídas de beneficios, o dar sorpresas positivas o decepcionantes que puedan afectar al mercado de valores negativamente o llevarlo de nuevo a máximos históricos.

En el momento de realizar este informe la situación de dos factores claves para la evolución de los mercados globales está mejorando. Hay un principio de acuerdo comercial entre Estados Unidos y China, que de ser corroborado sería el mayor avance desde que estalló la batalla arancelaria. Por otro lado, las autoridades de Reino Unido y la Unión Europea han anunciado un acuerdo sobre el Brexit que permita una salida ordenada el próximo 31 de octubre, algo que debe ser ratificado antes en el Parlamento Británico.

Los participantes de los mercados están a punto de ver el daño causado por la guerra comercial de casi dos años de duración en los beneficios corporativos. Las expectativas son bajas, se espera que las compañías que componen el S&P 500 registren una disminución de ganancias del 4,6 por ciento y un moderado aumento del 2,8 por ciento en los ingresos, si se confirmasen estas cifras serían las peores desde 2016.

La temporada de ganancias comenzó este martes 15 de octubre con la presentación de las cuentas de grandes bancos como Citigroup, Goldman Sachs o JP Morgan Chase. Se espera que en las firmas financieras haya una disminución de beneficios del 2,6 por ciento por el impacto de los bajos tipos de interés.

Sin embargo, JP Morgan ganó un 8 por ciento más en los primeros nueve meses del año y Citigroup también superó las expectativas de los analistas. Aunque Goldman Sachs decepcionó a los inversores, en el tercer trimestre del año sus beneficios cayeron un 23,7 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior.

Las previsiones de beneficios mencionadas ya están ampliamente descontadas por los inversores, pero teniendo en cuenta la ralentización económica global reflejada en los indicadores económicos de grandes economías, algunas compañías podrían anunciar al presentar resultados nuevas revisiones a la baja en sus beneficios de cara a final de año.

De las 113 compañías del S&P 500 que han comunicado sus previsiones de ganancias, 82 han rebajado las expectativas de beneficios, 29 de ellas pertenecen al sector tecnológico y supone el mayor número de revisiones a la baja en el sector desde 2006.

Según indican las previsiones, las firmas energéticas serán las que experimentarán el mayor recorte de los beneficios en el tercer trimestre, debido en gran medida a la caída del precio del petróleo. Destacar que el barril crudo de referencia en EEUU, West Texas Intermediate, vale ahora un 31 por ciento menos que en octubre de 2018.

Hay que tener en cuenta que Wall Street está cerca de máximos anuales; si cayesen los beneficios automáticamente se encarecerían las valoraciones de las compañías y podríamos ver un brusco cambio de tendencia que acabe con el histórico mercado alcista en el que están inmersas las acciones estadounidenses.

Niveles a vigilar en Wall Street

Los tres índices más representativos de Estados Unidos cotizan en lateral desde principios de junio, aunque durante las últimas sesiones se están acercando al techo del rango, donde establecieron sus respectivos máximos históricos. La fuerte reacción alcista que registraron tras la reunión entre Donald Trump y el viceprimer ministro chino, Liu He, les llevaron a superar los últimos niveles de resistencia que les separaba de la zona de récords.

El Dow Jones se ha situado por encima de los 26.800 puntos, y cotiza a un 2 por ciento de sus máximos históricos, marcados en 27.359. El Nasdaq compuesto superó la barrera de los 8.000 puntos y solo necesitaría subir un 3,6 por ciento para alcanzar su record, establecido en 8.330 enteros.

El S&P 500, por su parte, refleja la situación técnica de los índices estadounidenses. El selectivo acaba de superar los 2.950 puntos y cotiza a un 2 por ciento de los máximos históricos marcados en 3.025 puntos. En el momento en que alguno de los selectivos consiguiese superar sus máximos, entraría técnicamente en subida libre y podría avanzar un nuevo tramo.

Esta entrada fue publicada en Análisis fundamental, Bancos centrales, Empresas, Estrategia, General, Macro, Renta variable, RV EEUU. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.