La selección temática es un factor clave en renta variable global

Elena Villalba, directora general de Mirabaud Asset Management para España, Portugal y Latinoamérica

La selección temática cobra hoy más importancia que nunca como uno de los factores clave para configurar una cartera exitosa de valores. El FMI ha rebajado del 3,5 al 3% su previsión de crecimiento global para 2019, la estimación más baja de los últimos tres años. No se trata de una barrera insalvable para los mercados, pero las empresas necesitan sus propios motores de crecimiento secular y los gestores de renta variable global han de agudizar el análisis para que sus carteras tengan éxito.

Una de las vías fundamentales para lograrlo pasa por revisar, idealmente con periodicidad anual, las temáticas clave que el equipo de gestión estime que provocarán los mayores cambios dentro de los distintos sectores de la industria a escala mundial. En la mayoría de los casos, la percepción inicial no variará en exceso de un año para otro. Así es como debería ser, pues se trata de temáticas macro que perduran a lo largo de los años. Pero siempre hay que actualizar la aproximación y ajustar la selección.

En este sentido, desde nuestro equipo de gestión se han detectado ocho temáticas clave en 2019: “Economía de Servicios”, “Envejecimiento de la población”, “Automatización”, “Explosión de los datos”, “Plataformas empresariales”, “Salud y Bienestar”, “Inmobiliaria e Infraestructuras” y “Consumidor millenial”.

El hecho de que el comercio de servicios represente un 40% del comercio mundial y esté viviendo un exponencial crecimiento en los países con economías emergentes, donde supone cerca del 50% del PIB, crea un verdadero punto de inflexión y hace que la temática “Economía de Servicios” se haya incluido este año por primera vez en los criterios de selección de nuestro equipo de gestión de renta variable global, apostando por compañías como Verisk, que ofrece una visión analítica de datos a clientes de Seguros, Energía y Servicios Financieros, o Ecolab, líder mundial en tecnologías y servicios de agua, higiene y energía. El 90% de sus ingresos son recurrentes.

Por otro lado, no podemos perder de vista que se prevé que entre 2015 y 2030 la población mundial mayor de 65 años habrá crecido más de un 60%, lo que impactará sobremanera en compañías relacionadas con los sectores de salud, bienestar, transporte o de planificación financiera, entre otros. Por eso, el “Envejecimiento de la población” adquiere como temática de selección un peso medio de cerca del 12% en nuestra cartera de inversión en renta variable global; porcentaje igual al que adquiere la temática “Consumidor millenial”, un colectivo que ha desarrollado un conjunto de expectativas, necesidades y operativas único y revolucionario hacia la “compra experiencial” que afecta decisivamente a empresas de sectores como moda, belleza, turismo o alimentación y bebidas, entre otros.

“Automatización”, “Salud y Bienestar” o “Plataformas empresariales” (compañías como MasterCard o Tencent, con audiencias “cautivas” que pueden incorporar productos sin cesar) tienen unos pesos medios menores en el porfolio, oscilando entre el 3 y el 7%, pero se mantienen como temas clave entre los criterios de selección de la gestora desde ejercicios anteriores. Otra temática relevante en 2019 es la de “Explosión de los datos”, con un peso medio del 14% en nuestra cartera y representado por compañías como PayPal, Edenred o Adobe.

Pero, si hay una línea cuyo peso en nuestra selección temática destaca especialmente, con un 29%, es la de “Inmobiliaria e Infraestructuras”. Está considerada como target por los gestores desde hace más de cinco años. Y seguirá estándolo si atendemos a que, en 2050, se estima que cerca del 68% de la población mundial vivirá en entornos urbanos, con todo lo que ello conlleva en necesidades de vivienda e infraestructuras.

En momentos de alta volatilidad como los que atravesamos, es importante optar por compañías con beneficios que crecen a un ritmo más rápido que el del PIB y que se ven favorecidas por un viento de cola sostenible que les permite crecer en un ciclo de bajo crecimiento como el actual, con sólidos balances y elevado flujo de caja disponible. La selección temática no es, per se, un factor único para el éxito. Pero sí crítico.

Esta entrada fue publicada en Análisis fundamental, Bancos centrales, Estrategia, General, Macro, Renta variable. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.