Las bolsas han descontado gran parte de las noticias positivas

Por Paulo Gonçalves es Analista de Estrategia de Mercados de Banca March

El comienzo del año vino marcado por una mejora del sentimiento de los inversores, apoyado en dos factores clave: por una parte, tuvimos una aparente relajación de la tensión entre Estados Unidos y China en las negociaciones sobre el comercio bilateral de estas potencias; y en segundo lugar, el cambio de sesgo de la Reserva Federal estadounidense, que se muestra ahora dispuesta a realizar una pausa en la subida del precio del dinero.

La conjunción de estos factores, redujo los temores a que un posible error de política económica terminara derivando en un frenazo brusco de la economía mundial y, con ello, alentó las compras de renta variable.

Sin embargo, los últimos indicadores adelantados nos están señalando que la desaceleración del crecimiento mundial se está profundizando más de lo previsto. Las principales señales negativas provienen del sector industrial, donde la confianza de los empresarios está retrocediendo con celeridad, en particular en la zona euro pero también en China. Por su parte, en Estados Unidos, el cierre de la Administración Central tendrá también un efecto negativo que derivará al menos en una revisión a la baja del PIB previsto para este año hasta el +2,3% desde el +2,5% estimado previamente. Además, el riesgo se centrará en que no se alcance un acuerdo entre el Gobierno de Trump y el partido demócrata este mes, lo que llevaría a una nueva parálisis de la Administración con mayores efectos negativos sobre el consumo interno.

Estas menores expectativas de crecimiento mundial, también se verán reflejadas en la evolución de la política monetaria. La Fed realizará una pausa en las subidas de los tipos de interés este primer trimestre y, los posibles nuevos incrementos, dependerán ahora en mayor medida de la evolución de los datos de actividad y precios. En nuestro escenario central, todavía esperamos que la Fed realice dos subidas adicionales del precio del dinero a lo largo de 2019, pero estos aumentos de tipos serán ahora más pausados y, en todo momento, dependientes que las condiciones financieras globales no se deterioren.

Menor crecimiento económico y una política monetaria menos restrictiva conllevarán por tanto una subida de los tipos de interés menos acelerada. Por ello, revisamos a la baja nuestros objetivos para los tipos a 10 años de Alemania hasta el 0,6% y para Estados Unidos hasta el 3,1%.

A pesar de esta menor subida de los tipos largos de las curvas, nuestras recomendaciones en renta fija no se ven alteradas significativamente. Las carteras deberán mantener una duración corta, como medida para evitar el riesgo de pérdidas ante el repunte de los tipos de interés y también vemos escaso potencial en el mercado de crédito, tras el nuevo descenso de las primas de riesgo en enero. Por otra parte, reforzamos nuestra visión positiva en deuda emergente en moneda externa dado que pensamos que será uno de los activos favorecidos por el cambio de sesgo de la política monetaria de la Fed y un dólar menos apreciado.

En cuanto a la renta variable, los niveles de cotización actuales de las principales bolsas descuentan ya gran parte de las buenas noticias. Por ello, consideramos adecuado reducir tácticamente la exposición a esta clase de activo y favorecer el peso en cartera de sectores más defensivos.

Las previsiones de crecimiento de beneficios para este año se siguen recortando y en el caso del MSCI AC World, se espera ahora un aumento del +6,1% frente al +10% estimado hace tres meses. El deterioro de las perspectivas de crecimiento pensamos que seguirá traspasándose en los próximos meses a los beneficios de las empresas y por tanto los ratios de revisión de beneficios por parte de los analistas seguirán pesando negativamente en las bolsas.

paulo gonçalves banca march febrero

 

Asimismo, en términos de valoración, algunas de las oportunidades que aparecieron tras el desplome de diciembre, consideramos que han desaparecido tras las fuertes revalorizaciones acumuladas en estos primeros compases del año. Es por ello, que ahora debemos ser más selectivos en el posicionamiento en renta variable y centrar la inversión en modelos de negocio con bajos niveles de deuda, recurrencia de ingresos y, sobre todo, que presentan niveles de rentabilidad por dividendos atractivos y sostenibles.
Seguramente este año que acaba de comenzar seguirá marcado por una elevada volatilidad y volveremos a tener oportunidades de incrementar exposición a la bolsa a precios más atractivos que los actuales.

 

Esta entrada fue publicada en Análisis fundamental, Divisas, Empresas, Estrategia, General, Macro, Renta fija, Renta variable, RV EEUU, RV España. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Las bolsas han descontado gran parte de las noticias positivas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.