Economía

Los aranceles de Trump cuestan al consumidor de EEUU hasta 1.500 millones de dólares

Foto: Archivo
Nueva York

Uno de los primeros azotes arancelarios del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue imponer aranceles a las lavadoras extranjeras tras las quejas de fabricantes patrios como es el caso de Whirlpool. Gravámenes que primero se situaron en el 20% para ascender después al 50% con el objetivo de incrementar la generación de puestos de trabajo a este lado del Atlántico. Una factura que según aseguró el mandatario correría a cargo de sus socios comerciales, como ha estimado posteriormente con otros gravámenes.

Sin embargo, un estudio elaborado por la Universidad de Chicago apunta que los consumidores estadounidenses no solo vieron cómo el coste de las lavadoras aumentó significativamente, sino que otros productos no afectados por los aranceles, como es el caso de los secadores de pelo, cuyo precio llegó a aumentar hasta en 92 dólares el año pasado. Estas son las consecuencias de cómo estas medidas impactan al bolsillo de los norteamericanos y generan empleos a un precio astronómico por cada puesto de trabajo creado.

Según Aaron Flaaen, economista de la Fed, Ali Hortacsu y Felix Tintelnot, ambos economistas de la Universidad de Chicago, los consumidores de EEUU han lidiado con entre el 125% y el 225% de los costes derivados de los gravámenes a las lavadoras impuestos por la administración Trump. Mientras esta medida ingresó a las arcas del Departamento del Tesoro alrededor de 82 millones de dólares aumentó los precios al consumidor en 1.500 millones de dólares dólares, según estiman los autores del análisis.

Paralelamente, los aranceles fomentaron que muchas compañías extranjeras trasladasen parte de su producción al país, algo que generó hasta 1.800 nuevos empleos, eso sí, a un precio aproximado de 817.000 dólares por puesto de trabajo. Del total de empleos creados, 200 se sumaron a la fábrica de Whirlpool en Clyde, Ohio mientras 1.600 se sumaron en las fábricas de Samsung y LG en Carolina del Sur y Tennessee respectivamente.

De esta forma, el coste de las lavadoras, que había caído de forma constante a lo largo de los años, creció de forma significativa, cerca de 86 dólares por unidad, de acuerdo a los cálculos de estos economistas. Dada esta subida, muchos fabricantes aprovecharon también para elevar el precio de otros productos, como es el caso de los secadores, no afectados por los gravámenes para equilibrar el aumento en los precios de las lavadoras.

Compañías extranjeras como es el caso de Samsung y LG se vieron forzadas en cierta forma a tomar este tipo de decisiones para compensar el coste de los aranceles. Dicho esto, los autores del estudio señalan que Whirlpool también se sumó a las subidas de precios aprovechando las decisiones tomadas por sus competidores.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum4

A Favor
En Contra

Pero qué bueno es Trump, cómo quiere a su país. jeje.

Puntuación 1
#1
Beeeeee
A Favor
En Contra

Eso poco es para las grandes fortunas, que además pagan menos impuestos con Trump, pero es un palo para la clase media y trabajadora. Qué disfruten de lo votado.

Puntuación -1
#2
pepitogrillo
A Favor
En Contra

Los aranceles son totalmente necesarios en el mundo de hoy en dia, donde hay paises con un costo de mano de obra irrisorio respecto a otros estos paises han de proteger su industria impidiendo la competencia desleal que esto genera.

En España nos pasa sobre todo con los productos del campo donde el extranjero gana la batalla simplemente por los costes de produccion.

Ademas hay que tener en cuenta que al ser nuestro producto mas caro no se vende en esos paises, salvo si se trata de productos de lujo, por lo que el comercio no es reciproco y entonces nada beneficioso.

Es de señalar que a muchas empresas, incluso "españolas" los aranceles no les vienen bien, pues deslocalizan la produccion hacia el extranjero para luego vendertela aqui pero para el trabajador de aqui los aranceles son imprescindibles para llegar a una calidad de vida decente, eso y el control de la inmigracion.

Puntuación 0
#3
pepitogrillo
A Favor
En Contra

Para Beeeee #2:

El trabajador no va a tener problema con pagar un poco mas si eso le genera mas y mejores puestos de trabajo en su pais. El problema es que por barato que te lo pongan si tu no tienes trabajo o este es precario y malo dudosamente vas a comprar NADA.

Es preferible pagar 80 por un producto que haces en tu fabrica y que te paga el sueldo que 40 por un producto hecho en otro pais y que no repercute en tu economia.

Mucho mejor Trumps que los que se preocupan del mundo antes que de su pais y los suyos ;)

Puntuación 3
#4