Economía

PSOE y Podemos defienden la subida del SMI frente a las críticas de PP y Cs

Madrid, 15 abr (EFE).- El PSOE y Unidas Podemos han defendido los efectos positivos que sobre el mercado laboral ha tenido la subida del Salario Mínimo (SMI) a 900 euros, frente a PP y Ciudadanos que han considerado que subirlo un 22 % de golpe y sin negociarlo con los agentes sociales es una medida populista.

Durante el primer debate electoral económico celebrado en directo en la Agencia EFE, el responsable de la Secretaría de Economía de Podemos y coordinador del programa económico de Unidas Podemos, Nacho Álvarez, ha pedido este lunes al PP que aclarara si planea bajarlo.

El responsable del programa económico del PP, Daniel Lacalle, ha negado rotundamente que su partido pretenda bajarlo y ha afirmado que el PP siempre ha subido el SMI (SMI.CH)con el acuerdo entre agentes sociales.

"Lo que es un engaño es subir a unos pocos el SMI, que solo afecta a un 3 % de los trabajadores, para subir impuestos (cotizaciones) a la inmensa mayoría de los asalariados", ha afirmado Lacalle, quien ha asegurado que no se puede dar por sentado el crecimiento del empleo en un momento económico "frágil".

En opinión de Lacalle, para crear empleo fijo y de mayor calidad hay que permitir que los agentes económicos crezcan, porque "no se crea empleo destruyendo el tejido empresarial" ni amenazando a los empresarios con subidas impositivas.

Para el responsable de Economía en el Comité de Estrategia del PSOE, Daniel Fuentes, la subida del SMI ha sido crucial para avanzar en la corrección de la brecha de género en el mercado laboral, dado que son las mujeres quienes lo perciben mayoritariamente, al tiempo que ha asegurado que la subida no ha tenido impacto alguno en el empleo.

El secretario de Programas de Ciudadanos, Toni Roldán, ha recordado que tanto el Banco de España como la Autoridad Independiente de la Responsabilidad Fiscal (AIReF) han advertido de ese efecto negativo, al tiempo que ha destacado que las tasas de paro medias han sido similares tanto en periodos de gobierno socialista como popular.

Para Lacalle, esta afirmación de Roldán es "sorprendente" teniendo en cuenta que "todo el mundo sabe que PSOE significa paro y PP, recuperación", ya que "la reforma laboral de 2012 fue absolutamente esencial para acabar con la sangría del empleo" de la etapa socialista.

En este sentido, Lacalle ha considerado irónico que el PSOE hable de revertir la reforma laboral cuando Pedro Sánchez "ha dicho a todos los inversores internacionales que no lo piensa hacer".

Fuentes ha reiterado el planteamiento del PSOE de derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral como la prevalencia del convenio de empresa, para que quede por encima el sectorial con la posibilidad de descuelgue.

Álvarez ha compartido este punto de vista y ha abogado por controlar la contratación temporal para que no se utilice en fraude de ley, razón por la que Unidas Podemos propone limitar este tipo de contratación entre uno y seis meses.

"El mercado de trabajo nos habla del modelo de sociedad que queremos y el empleo que se crea traslada una falta de horizonte muy preocupante", ha afirmado Álvarez.

Sobre la reforma laboral de 2012, Roldán ha dicho que hay que dejar de mirar al pasado y ha centrado sus propuestas para crear empleo de calidad en acabar con el "contrato basura", en cambiar el sistema de formación para dejar de "tirar a la basura 6.000 millones de euros cada año" y en bonificar a las empresas que despidan menos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint