Economía

Los laboratorios 'vuelven' a Andalucía tras terminar con las subastas de medicinas

  • Las farmacias sufrían continuas faltas de los productos subastados
Foto: iStock.

La industria farmacéutica y, en especial, los laboratorios de medicamentos genéricos en España siguen con lupa los primeros pasos del nuevo Gobierno andaluz de Juan Manuel Moreno Bonilla. Sin duda, hay mucha expectación sobre cuándo y cómo acometerá una de las primeras medidas sanitarias avanzadas en el acuerdo de gobierno entre Partido Popular y Ciudadanos, también apoyada por Vox, como es eliminar el sistema de licitación de fármacos dispensados en farmacias, que esta Comunidad aplica en solitario en España desde 2012 y que limita la oferta de medicamentos a los adjudicados en cada subasta. Además de expulsar del mercado andaluz a los principales laboratorios de genéricos, este polémico sistema ha provocado continuos desabastecimientos de los fármacos subastados, según datos de las farmacias, hasta convertirse en el blanco de las críticas de médicos, farmacéuticos, pacientes y, por supuesto, las compañías del sector.

Fuentes de las empresas consultadas por elEconomista, que prefieren mantenerse al margen, coinciden en mostrarse prudentes y esperar a los acontecimientos, ya que existen muchos interrogantes por despejar. Una de las cuestiones que el Gobierno andaluz debe decidir es si mantendrá los acuerdos firmados en las subastas ya adjudicadas hasta 2020, que tienen validez de dos años, o bien si dejará sin efecto mediante decreto este sistema de concurso que ha adjudicado ya 14 subastas que están dificultando el acceso de los pacientes a los medicamentos, a cambio de unos ahorros que la expresidenta de la Junta, Susana Díaz, ha cifrado en 539 millones de euros, pero que no figuran en las cuentas de una región que se mantiene como la que menos gasto per cápita invierte en salud.

Lo que está claro es que no se convocarán nuevos concursos de adjudicaciones. El nuevo responsable de la Consejería de Sanidad, Jesús Aguirre, ya ha adelantado que revocará un sistema de subastas que, más allá de los potenciales ahorros que ha ingresado la hacienda andaluza, provoca desabastecimientos crónicos de medicamentos en las farmacias de la región como consecuencia de la falta de suministro por parte de los laboratorios adjudicatarios. El sistema de seguimiento de desabastecimientos de la farmacia española refleja que cerca de la mitad de las faltas de suministro en Andalucía se corresponde con medicamentos subastados.

En concreto, 22 de los 55 fármacos que en España presentaban problemas de suministro en la última semana de enero correspondían a fármacos subastados, según el Centro de Información de Suministro de Medicamentos, y adjudicados a laboratorios que gracias a este sistema han ido ganando cuota comercial en España, como KRKA, Aurobindo, Ranbaxi o la española Laboratorios Vir, entre otros.

La Consejería de Sanidad de la Junta ha minimizado el impacto de las faltas de suministro y en su informe al Defensor del Pueblo calcula que solo en el 12,55% de los 82,7 millones de prescripciones realizadas por principio activo en 2017 se dispensó en la farmacia un preparado comercial distinto al seleccionado, porcentaje que rebaja a la mitad al eliminar las causas ajenas al abastecimiento del laboratorio. En cualquier caso, se trata de un porcentaje de desabastecimientos recurrente y que apenas ha supuesto un castigo económico para los laboratorios implicados, ya que las multas en los seis años de vigencia del sistema ascienden a 17 millones de euros, según recogió en el Boletín Oficial del Parlamento de Andalucía, de 13 de agosto de 2018.

Aurobindo es el más sancionado, con 6,2 millones de euros, seguido de Ranbaxy y Aristo, con 3,5 millones y 2,8 millones, respectivamente.

Un mercado del 17%

Pero además de restringir el acceso al vademécum nacional de los andaluces y de provocar desabastecimientos, el sistema de subastas ha sido un freno en las cuentas de las compañías. Uno de los principales fabricantes de genéricos en España confirma que ha dejado de ingresar casi 100 millones de euros desde que se puso en marcha este sistema, como resultado de su decisión de no acudir a estas licitaciones públicas, que han sido recurridas sin éxito ante los tribunales por el anterior Ejecutivo y por los laboratorios afectados. En juego está un mercado que representa el 17% de la cuota de genéricos de España y que desde 2012 se había cerrado a la competencia como consecuencia de la aplicación de un sistema que restringe a los laboratorios ganadores de los concursos el suministro de los medicamentos adjudicados con una exclusividad o vigencia de dos años.

El Ejecutivo aún no ha paralizado el sistema, para no pagar indemnizaciones a los laboratorios que firmaron contratos el pasado 23 de noviembre. Pero lo que sí parece claro es que el sistema acabará siendo derogado.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0