Economía

La subida del SMI podría destruir 125.000 empleos a tiempo completo, según un informe publicado por el Banco de España

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en la firma del acuerdo para subir el SMI. Foto: Archivo

Un estudio publicado este viernes por el Banco de España destaca que unas 125.000 personas podrían perder su puesto de trabajo como consecuencia de la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) desde los 735 a los 900 euros que el Gobierno de Pedro Sánchez pactó con Podemos el pasado mes de octubre.

El informe, elaborado por Aitor Lacuesta, Mario Izquierdo y Sergio Puente, se basa en el desempleo generado por la subida del SMI en 2017 - cuando pasó de 655,2 a 707,6 euros - para pronosticar a cuánto podrían ascender los damnificados por esta medida. En este sentido, recuerdan que "un aumento del 22,3%, como el aprobado para este año, no tiene precedentes en nuestro país", por lo que se estiman efectos mayores que en otras ocasiones, aunque también implica que "la proyección conlleva un elevado grado de incertidumbre".

Los autores del estudio advierten de que la subida del salario mínimo tendría un "efecto negativo sobre la probabilidad de mantener el empleo" especialmente en el colectivo de los trabajadores de más edad, así como entre colectivos como "mujeres, jóvenes, trabajadores menos formados y empleados con contrato temporal".

Así, el informe reseña que el 12,7% de los trabajadores que cobran el SMI perderían su empleo. El colectivo por edad más afectado sería el comprendido entre los 45 y 64 años, ya que el 28% de los trabajadores de ese rango que ganan el salario mínimo podría perder su puesto de trabajo con la subida del SMI. 

Por provincias, las más afectadas serían las personas con SMI que trabajan en Orense (15,5%), Santa Cruz de Tenerife (13,9%) y Badajoz (12,4%).

En el cómputo del total de asalariados a tiempo completo en España, cercano a los 16 millones, estiman una destrucción de empleo del 0,8%, lo que conllevarían 125.000 empleados que dejarían de serlo.

Según el propio estudio, si se incluyeran también a los trabajadores a tiempo parcial y los autónomos, "la destrucción de empleo sobre el total de empleados sería del 0,7%", es decir, de 136.500 empleados si tomamos como referencia los 19,5 millones de trabajadores recogidos en la EPA.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum32