Economía

El BCE alerta de que los países más endeudados podrían sufrir si las condiciones financieras cambian

  • Las condiciones financieras favorables están siendo clave

La solvencia de los países de la zona euro ha mejorado durante los últimos años gracias a las favorables condiciones económicas que han contribuido a reducir los costes de financiación. No obstante, "algunos" gobiernos siguen siendo vulnerables, sobre todo los que se vieron más afectados por la crisis, según se desprende del informe semestral sobre Estabilidad Financiera elaborado por el Banco Central Europeo (BCE).

La institución monetaria presidida por Mario Draghi explica en el documento hecho público este jueves que los saldos presupuestarios principales y el nivel de endeudamiento entre los países del área euro posiblemente mejorarán en los próximos años, respaldados por el impulso cíclico.

Aún así, "las finanzas públicas continúan siendo frágiles en unos cuantos países. Mirando hacia delante, unos mayores intereses a largo plazo como resultado de un cambios de las perspectivas podría deteriorar las condiciones macroeconómicas y obstaculizar los esfuerzos fiscales y relacionados con las reformas estructurales... la materialización de estas vulnerabilidades podría renovar las preocupaciones sobre la sostenibilidad de la deuda", asegura el informe.

Según los datos del BCE, en los dos próximos años, países como España o Italia, se enfrentan a importantes vencimientos de deuda. En el caso de Italia, esta cantidad equivale al 35% del PIB, mientras que en España se encuentra levemente por debajo del 30%.

Y es que, aunque asegura que se han logrado "algunos avances" en la reducción de los niveles de deuda pública, "algunos" países todavía presentan un niveles "bastante" elevados en sus compromisos de pago, lo que pone de manifiesto la necesidad de seguir manteniendo los superávits primarios, es decir, ingresar más de lo que se gasta.

Además de una ralentización económica, el instituto emisor sostiene que el posible aumento de las riesgos (geo) políticos, la incertidumbre respecto a las negociaciones del Brexit y las posibles implicaciones comerciales de las tendencias proteccionistas en las economías avanzadas, pueden afectar a la sostenibilidad de la deuda y empujar al alza las primas de riesgo.

Aumento de precios en inmuebles

Por otro lado, en el documento se alerta también de la mayor asunción de riesgo en los mercados financieros. "Los desarrollos en los mercados financieros continúan señalando un creciente optimismo sobre las perspectivas económicas, pero las vulnerabilidades se están acumulando", indica el BCE. Así, señala que los rendimientos de los bonos a largo plazo de los gobiernos en las economías avanzadas han estado aumentando en los últimos meses y las bolsas han experimentado episodios de volatilidad.

Los precios de las acciones a ambos lados del Atlántico se beneficiaron del crecimiento robusto de los beneficios empresariales de una forma generalizada, al tiempo que las preocupaciones sobre las valoraciones del mercado de valores de EEUU, las revisiones al alza en las expectativas de los tipos de interés y la política comercial estadounidense han contribuido a elevar las primas de riesgo en los mercados de renta variable.

"La tolerancia al riesgo en los mercados financieros mundiales sigue siendo alta. Esto es particularmente notable en los segmentos de mayor riesgo de los mercados de bonos. Por ejemplo, los diferenciales de bonos corporativos sin grado de inversión en las economías avanzadas continúan fluctuando a niveles muy por debajo de la media histórica", añade el instituto emisor.

Respecto a los mercados inmobiliarios, el BCE, como ya ha subrayado en anteriores ocasiones, alerta en su informe de que se está observando un "rápido" aumento de los precios, dejando vulnerables a los hogares y a las empresas. "En varios países y sobre todo en las grandes ciudades, los precios de los inmuebles han aumentado a un ritmo más rápido que los ingresos de los hogares", asevera el organismo, asegurando que el precio de los mercados inmobiliarios residenciales en la zona euro parecen estar ligeramente por encima de los valores fundamentales, lo que indica posibles desajustes con respecto a las normas históricas.

Tensiones comerciales

En su informe sobre Estabilidad Financiera, la institución monetaria con sede en Fráncfort también señala que una importante escalada de las tensiones comerciales pone en riesgo la recuperación en curso del comercio mundial y de la actividad económica. Si bien el fuerte desempeño del comercio sigue apuntalando las perspectivas de crecimiento económico, un posible fortalecimiento de las tendencias proteccionistas podría tener un impacto adverso, especialmente si van acompañadas de medidas de represalia.

Según las estimaciones de los analistas del BCE, en tal escenario de escalada, el comercio mundial de productos podría caer hasta en un 3% en el primer año tras el cambio en los aranceles, y el Producto Interior Bruto (PIB) mundial hasta un 1%. Dicho esto, el impacto individual en los países dependerá principalmente del tamaño del mismo, así como su apertura e intensidad comercial con el país que impone los aranceles.

El bitcoin

El BCE también dedica un apartado en su informe al análisis de las criptomonedas, a las que prefiere referirse como criptoactivos. Tal y como indica, este mercado ha crecido más de cinco veces en tamaño desde julio de 2017 hasta la actualidad, aunque subraya que todavía es pequeño en comparación con otros activos.

De este modo, sostiene que, a pesar del pico de capitalización bursátil alcanzado en los 680.000 millones de euros --aunque recientemente ha sufrido una corrección hasta situar su valoración agregada en 330.000 millones de euros--, su valor aún es "modesto" en comparación con la capitalización de las empresas tecnológicas, el PIB de la zona euro o el tamaño de algunas burbujas históricas, como las de 'las puntocom' en el año 2000 o la 'tulipomanía' de 1637.

Actualmente existen alrededor de 1.600 criptoactivos en circulación, desde los siete que existían en abril de 2013, pero el bitcoin continúa siendo el mayor en términos de capitalización de mercado, aunque su importancia ha disminuido en los últimos meses y ahora su valor representa menos del 40% de todas las monedas virtuales. No obstante, el BCE admite que el crecimiento del bitcoin superó al de otras burbujas históricas antes de estallar a principios de 2018, cuando perdió el 65% de su valor.

"En la evolución extrema de los precios del bitcoin, con una volatilidad mucho más alta que la observada para otros activos tradicionales y productos básicos, queda reflejado el comportamiento general de los precios de todos los activos criptográficos", indica el documento. Para el BCE, esto pone de relieve la "poca idoneidad" de estos activos como depósito de valor confiable, medio de intercambio "útil" o unidad de cuenta "eficiente".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado