Economía

El nubarrón proteccionista y fiscal mundial frena el optimismo del FMI

  • El Fondo insta a adoptar medidas para reducir el endeudamiento
Christine Lagarde, directora gerente del FMI.

Desde el pasado enero, cuando el FMI emitió sus últimas proyecciones sobre la economía mundial, el crecimiento coordinado que respaldaba el optimismo ha comenzado a mostrar tímidos signos de flaqueza. Primero fueron los miedos a un incremento de las presiones inflacionistas en EEUU, para poco después dar paso al pulso comercial instigado por la administración del presidente Donald Trump.

"La mayoría de los PMI manufactureros retrocedieron en marzo, aunque solo Corea, Malasia y Tailandia sufrieron contracciones en Asia", reconocían los economistas de HSBC, que señalaban que "una serie de indicadores de alta frecuencia indican una caída notablemente pronunciada en la actividad".

La borrasca proteccionista llega en un momento en que las economías avanzadas y emergentes luchan por mantener intactas sus tasas de crecimiento, algo que se postula difícil, ya que como indica el FMI, los crecientes niveles de deuda pública y privada comienzan a imitar dinámicas del pasado a medida que la Reserva Federal mantiene su normalización monetaria viento en popa y otros bancos centrales sopesan la reducción de sus estímulos.

Es por ello que su directora gerente, Christine Lagarde, instó la semana pasada a sus 189 países miembros a adoptar compromisos prioritarios para evitar una desaceleración de la economía global o, peor aún, una posible contracción en el horizonte en un momento en que la deuda pública y privada ha alcanzado un máximo histórico de 164 billones de dólares, tras una década de condiciones financieras extremadamente acomodaticias.

Contra la guerra comercial

Entre sus recomendaciones se sugirió resistir la tentación de poner barreras comerciales, así como reconducir la trayectoria de la deuda pública hacia una senda descendente. Ello también implicaría fortalecer la estabilidad financiera. Por último, como es habitual, la institución aboga por promover el crecimiento, a través de reformas, especialmente dentro del mercado laboral y del sector servicios.

Lagarde reconoció que los economistas del Fondo -que mañana revisa sus proyecciones- "siguen siendo optimistas", pero incidió en que se pueden ver "nubes más oscuras" acechando. De hecho, está previsto que las economías avanzadas vuelvan a registrar un avance potencial a medio plazo algo decepcionante. Mientras tanto, se espera que más de 40 países en desarrollo y mercados emergentes moderen su crecimiento en términos de PIB per cápita con respecto a las economías avanzadas. "Esto significa una brecha de ingresos cada vez mayor entre estos países y el mundo avanzado", explicó Lagarde.

La máxima funcionaria del FMI no dudó en destacar que el sistema de comercio mundial corre el riesgo de "ser destrozado" mientras la Organización Mundial del Comercio proyectó que el comercio crecerá un 4,4% este año, después de haberse expandido un 4,7% en 2017.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado

albertinho
A Favor
En Contra

"Nubarrón proteccionista y fiscal"? Hay que tener cara. Ahora parece que objetivamente la única opción viable es la globalización, mientras agigantamos el Estado y la carga fiscal, para que los ricos se hagan más ricos fabricando en países pobres y explotando a la gente, y no paguen impuestos, y que los paguen, y muchísimo los ciudadanos. Y todo el que piense distinto es id10ta

Puntuación 0
#1