Economía

La máquina sustituirá al hombre: los empleos más amenazados en España por la automatización

  • En España el 48% de los empleos corren el riesgo de ser automatizados
  • "Surgirán nuevas profesiones que ocupen a los desplazados por máquinas"
Foto de Reuters

La automatización ya ha hecho mella sobre el empleo en algunos sectores y eso que esta transformación podría estar aún en ciernes. Parece que ningún trabajo está totalmente a salvo de sufrir cambios, pero las diferencias entre unas profesiones y otras son grandes según el grado de creatividad y singularidad que entraña cada una de ellas. En el caso concreto de España, el sector del transporte y almacenamiento de mercancías es el que corre un mayor riesgo de automatización.

Un informe publicado por McKinsey&Company ha recopilado información de 54 países diferentes para analizar el efecto de la automatización sobre el empleo. Además, los expertos de esta firma han dividido la economía de cada país por sectores y han calculado la cantidad total de puestos de trabajo que están en riesgo de desaparecer. No obstante, aunque los datos puedan causar cierto estupor, desde McKinsey creen que surgirán nuevas profesiones, hoy desconocidas, que podrían absorber todos estos trabajos 'perdidos'.

Los datos recopilados muestran que en España serán automatizados alrededor de 8,7 millones de empleos en las próximas décadas. Los cálculos de estos expertos sostienen que este grado de automatización se obtendrá en el año 2055, sin embargo establecen un margen de error de 20 años. Es decir, que este proceso podría completarse tanto en el 2035 como en el 2075.

Sectores más amenazados

El sector más afectado en España es del transporte y almacenamiento de mercancías, donde un 65% de las ocupaciones corre el riesgo de ser automatizada, unos 476.000 en total están en riesgo. El segundo lugar lo ocupa la industria, con un porcentaje del 64%, lo que supone alrededor de 1,5 millones de trabajos. 

En tercer lugar aparecen servicios de alojamiento y alimentación con un 62% y 860.000 puestos en peligro. En cuarto lugar está la minería y materias primas, donde el 58% de los empleos serán sustituidos, aunque afectará sólo a unas 69.000 personas. 

En el lado opuesto se encuentra la educación, sector en el que la automatización puede acabar 'solo' con el 24% de la ocupación, lo que supondría 260.000 trabajos. El 37% de los profesionales, científicos y servicios muy técnicos podrían perder su empleo por las máquinas o robots. En el 39% se encuentran los servicios médicos y la asistencia social, así como las profesiones relacionadas con el arte, el entretenimiento y el ocio. 

De un empleo a otro diferente

A pesar de todos estos datos, desde McKinsey&Company vierten una conclusión tranquilizadora para el ser humano: "Mientras que los debates sobre la automatización se están centrando en el desempleo potencial, las personas tendrán que seguir trabajando junto a las máquinas para contribuir al crecimiento del PIB per cápital al que aspiran todos los países del mundo".

Además, las estimaciones de estos expertos incluyen que "las personas desplazadas por la automatización encontrarán otro empleo. Muchos trabajadores tendrán que cambiar y reciclarse, los procesos empresariales se transformarán. No obstante, este tipo de cambios tienes precedentes a lo largo de la historia, como ha ocurrido con la agricultura. Estos cambios no han desembocado en desempleo masivo de larga duración, porque fueron acompañados por la creación de nuevos tipos de trabajo", sentencia el informe Harnessing automation for a future that works. 

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud