Economía

Navarro esboza la figura del responsable del 'compliance'

  • El presidente de la Audiencia Nacional prevé la entrada de un elevado número de asuntos penales de las empresas
Intervención del presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro. eE

El presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro, considera que "es necesario quitar la imagen de que van a llegar a los tribunales pocos asuntos de responsabilidades penales de las personas jurídicas, como defiende una parte de la doctrina, sino que tenemos que quedarnos con la idea de que va a haber muchas y que es necesario prepararse para ello".

En el transcurso de su intervención ayer en el acto de presentación del Curso de Experto en Prevención de Riesgos en la Empresa que organizan la Universidad Nebrija y la firma multidisciplinar Legal y Económico, Navarro señaló que esta tipología "ha llegado para quedarse y no se puede ignorar".

Explicó que es un sistema importado en el sistema legislativo español, forzado por las directivas y recomendaciones de la Unión Europea, que venían exigiendo a los Estados miembros de la Unión Europea la inclusión de sanciones contra las personas jurídicas que delinquían, pero bien es cierto que no tenían por qué ser penales. "Muchos países han incluido las sanciones penales en lugar de las administrativas, siguiendo directrices de la OCDE", subrayó.

La falta de tradición en este tipo de figuras hace que sean muchos los retos que hay que afrontar, porque el sistema está empezando a andar. Por tanto, señaló que lo primero es desarrollar la figura del compliance officer, que es una figura que viene de sectores muy regulados por los Estados, como son el bancario o el farmacéutico. Y es preciso tener en cuenta, que también, hay personas jurídicas que no pueden delinquir. El propio Código Penal excluye a los entes públicos, los órganos reguladores como la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En un principio se excluyó a los sindicatos y a los partidos políticos, aunque después, en 2012, se rectificó.

Aproximación a la figura

El problema con que se encuentran las empresas es que la figura del compliance officer no está regulada. Por ello, hay que partir del artículo 31 bis del Código Penal, en el que se hace responsable a las personas jurídicas, de los delitos cometidos en nombre o por cuenta de las mismas, y en su beneficio directo o indirecto, por sus representantes legales o personal autorizado para tomar decisiones en nombre de la persona jurídica o que ostenta facultades de organización y control dentro de la misma.

Pedro Martín, presidente de Legal y Económico, añadió que los riesgos jurídicos de una empresa están ligados a sus actividades y que por la variedad y continuo crecimiento de éstas será necesario "actualizar el protocolo constantemente y redefinir el mapa de riesgos". Por ello, razonó que ?la Universidad Nebrija dota al curso de un carácter académico y de investigación muy importante en una figura en la que está todo por crear y definir?.

Por su parte, Fermín Echarri, magistrado de la Audiencia Nacional, se refirió a las polémicas generadas sobre la carga de la prueba del delito y de la eficacia de los planes de compliance establecidos por la persona jurídica.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint