Economía

La Reserva Federal baja los tipos 50 puntos básicos y los sitúa en el 3%

Ben Bernanke, presidente de la Fed.

El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal de Estados Unidos ha decidido en su reunión una baja de los tipos de interés de 50 puntos básicos para situarlos en el 3%, el nivel más bajo desde junio del 2005. La decisión está en línea con las previsiones de los analistas y el mercado. La brecha con los tipos del Banco Central Europeo (BCE) vuelve a ampliarse, ya que Trichet los mantiene en el 4%.

"Los mercados financieros se mantienen bajo una tensión considerable, y el crédito se ha ajustado aún más para algunos negocios y hogares. Además, cifras recientes indican una profundización de la contracción inmobiliaria, así como un debilitamiento en el mercado laboral", explica la Fed en el comunicado en el que anuncia su decisión.

Respecto a la evolución de los precios, el organismo presidido por Ben Bernanke indica que espera que "la inflación se modere en los próximos trimestres, aunque advierte: "será necesario continuar examinando su desarrollo".

La Fed insiste en que la medida de política monetaria de hoy, "combinada con las que se tomaron anteriormente, debería ayudar a promover un crecimiento moderado con el tiempo y a mitigar los riesgos para la actividad económica". Para el organismo, "persisten los riesgos a la baja para el crecimiento", por lo que "continuará evaluando los efectos de los acontecimientos financieros y otros sobre las perspectivas económicas y actuará de manera oportuna como sea necesario para responder a esos riesgos".

Agresiva política de rebajas

Esta nueva rebaja del precio de dinero llega después de que el pasado 22 de enero decidiera por sorpresa recortar las tasas en 75 puntos básicos, en lo que supuso la mayor bajada adoptada por el banco central estadounidense en una única reunión desde que en octubre de 1984 decidiera un recorte de 175 puntos básicos. Además, fue el primer recorte fuera de una reunión regular desde los días posteriores al 11-S. Con el descenso de hoy, la Fed lleva a cabo uno de los episodios más profundos y veloces de reducciones del coste del crédito desde inicios de los ochenta, su objetivo es evitar que la economía entre en recesión.

Los últimos datos han confirmado que la economía estadounidense está perdiendo fuelle, con la excepción del esperanzador dato de pedidos de bienes duraderos conocido ayer. De hecho, hoy se ha sabido que el Producto Interior Bruto (PIB) del país se incrementó un 0,6% en el último trimestre de 2007, la mitad de lo esperado por el mercado.

La brusca caída de las ventas de viviendas nuevas y de segunda mano en diciembre constatan que el enfriamiento inmobiliario está siendo más prolongado de lo previsto, una realidad a la que ya aludió la Fed en el comunicado en que anunció el recorte que emprendió la última semana. Y aunque el progresivo deterioro de la economía puede llevar a la Fed a no variar el menú, la entidad se enfrenta a un riesgo al recortar los intereses: el de nutrir la gula de Wall Street.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin