Economía

Los sindicatos, dispuestos a aceptar un abaratamiento del despido

Los agentes sociales están decididos a poner toda la carne en el asador para darle gusto al Gobierno y cerrar el acuerdo de la reforma laboral antes de final de mayo. Patronal, sindicatos y Ejecutivo han fijado ya una reunión a tres bandas para mañana miércoles y CCOO y UGT han convocado, por separado, a sus órganos de dirección para el jueves 27. Una reunión en la que, según palabras de responsables de ambas organizaciones, "todo debe estar ya resuelto".

Ésa es, al menos, la intención de las centrales sindicales que, en aras del acuerdo, están dispuetas a ceder en el que, hasta ahora, ha sido el principal escollo en las negociaciones: el abaratamiento del coste del despido. Un abaratamiento, encubierto, en el que no desaparece el despido improcedente con indemnización de 45 días por año, pero que se reduce a la mínima expresión al ampliar las causas y flexibilizar los requisitos para acogerse al despido procedente de 20 días por año.

Es decir, un abaratamiento encubierto de las rescisiones de contrato derivado del aumento sustancial de los despidos procedentes, con efectos prácticos similares a los de la extinción formal del despido improcedente, pero permitiendo salvar la cara a la parte sindical.

Lo que no están dispuestos a aceptar los sindicatos es el contrato único que proponía la patronal, aunque fuentes empresariales señalan que CEOE "no hará bandera de este punto si realmente se produce una flexibilización amplia de los despidos objetivos".

Precisamente, éste es el punto en el que están trabajando ambas partes, el de encontrar las fórmulas y la regulación que permita el cierre definitivo del acuerdo.

Pequeño guiño a los sindicatos

Pero no todo serán concesiones. Así que para guardar las apariencias y no poner de manifiesto el conformismo de los sindicatos con el Ejecutivo, los sindicatos han intentado que el contrato indefinido ordinario (de 45 días de despido) no desaparezca totalmente y parece que lo han logrado, aunque todavía queda alguna reunión técnica del Diálogo Social, antesala de la gran reunión del miércoles.

Así las cosas, la mesa de negociación está valorando que la ampliación del contrato de fomento al empleo indefinido (33 días de despido) no llegue a todos los colectivos: quedarán fuera de este contrato las personas de entre 35 y 40 años. Actualmente, esta modalidad contractual, no es válida para los nuevos empleados varones de entre 30 y 45 años y para las mujeres de entre 35 y 45 años.

Con las modificaciones que se realizarán sobre el contrato de fomento al empleo, el empresario podrá cesar un contrato pagando una indemnización de 33 días si el despido es improcedente y de 20 días si es procedente objetivo, ya que en este caso recibirá la subvención del 40% del despido (13,9 días) por parte de Fondo de Garantía Salarial (Fogasa).

Esto representa una gran rebaja del coste del despido en España, que, si finalmente la reforma llega a fructiferar, se situará en torno a los 20 días por año trabajado, que es la media de la Unión Europea.

Formación hasta los 27

Poco a poco, los agentes sociales están estudiando todos los puntos propuestos por la organización empresarial. Si bien sobre el contrato único no se han realizado avances, sí que se han hecho sobre el contrato para jóvenes, aunque de una manera algo diferente a la que propuso inicialmente la patronal.

Según recoge el documento del Gobierno sobre la reforma laboral, se extenderá el contrato de formación desde los 21 años hasta los 24 años. No obstante, en las negociaciones parece que se ha avanzado todavía más y, según afirman fuentes inmersas en el diálogo, este contrato se extenderá hasta los 27 ó 28 años de edad.

Lea la información completa en el diario elEconomista, en su quiosco por 1,5 euros

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud