Economía

Así puedes despedirte de tu empresa cobrando indemnizaciones y con derecho a paro

Foto: Canva.

Casi todos los trabajadores han pasado en algún momento por etapas complicadas en su empresa. En el ambiente laboral cualquier cosa puede empeorarlo todo: el deterioro de las relaciones personales, la modificación del método de trabajo o, simplemente, el desgaste con el paso del tiempo. En esos casos, una de las reacciones de los empleados es la de dejarlo todo, pero suele impedírselo un gran hándicap: que si se van de forma voluntaria del trabajo estarán completamente desprotegidos porque se irán sin derecho a ayudas por desempleo.

Sin embargo, en algunas situaciones los trabajadores pueden despedirse de su empresa (es decir, dejar su puesto de trabajo de forma unilateral) con derecho a cobrar el paro o un subsidio por desempleo. Y, además, con derecho también a percibir indemnizaciones.

Esto solo sucederá cuando se demuestre que la decisión del trabajador de dejar la empresa tenga como razón de ser una nueva situación laboral que le perjudique de forma ostensible y clara. Todo se debe a que la normativa vigente trata estas situaciones de una forma diferente al resto: confiere a la decisión del trabajador de un carácter involuntario, es decir, que considera que esa marcha del empleado está 'empujada' por la decisión empresarial que le ha llevado a actuar así.

Causas para despedirte de tu empresa

Como siempre en este tipo de temáticas, hay que acudir al Estatuto de los Trabajadores, el texto legal que regula las relaciones entre los empleados y los empleadores. En su artículo 50 (que puede consultarse en este enlace) se hace referencia a las "causas justas para que el trabajador pueda solicitar la extinción del contrato", que son las siguientes:

  • La modificación sustancial de las condiciones de trabajo que redunden en el menoscabo de la dignidad del trabajador: jornada de trabajo, el horario, la distribución de la jornada de trabajo, el régimen de trabajo a turnos, el sistema de remuneración y cuantía salarial, el sistema de trabajo y rendimiento o funciones.
  • Impagos o retrasos continuados e injustificados en el pago del salario.
  • Cualquier otro incumplimiento grave y culpable del empresario (no cuentan los casos de fuerza mayor) y la negativa del empresario a readmitir al trabajador en su anterior puesto de trabajo cuando una sentencia así lo determine.

La razón por la que puedes cobrar el paro al despedirte de tu empresa

Si el trabajador se encuentra en alguna de estas circunstancias tendrá derecho a despedirse de su empresa y cobrar el paro o un subsidio por desempleo si no ha cotizado lo suficiente para esa prestación contributiva. La explicación es que estará en una situación legal de desempleo, requisito imprescindible para cobrar cualquiera de las ayudas del sistema en materia de desempleo.

Lo asegura el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), que en su página web recoge cuáles son esas situaciones legales de desempleo incluyendo la "Modificación sustancial de las condiciones de trabajo", la "Falta de pago o retraso continuado del pago del salario o incumplimiento grave" del empresario o "Traslado del centro de trabajo que exija cambio de residencia" entre las mismas.

Las indemnizaciones que puedes cobrar al despedirte de tu empresa

Esta incógnita la despeja el Estatuto de los Trabajadores, que explica que en el caso de encontrarse ante una causa justa, "el trabajador tendrá derecho a las indemnizaciones señaladas para el despido improcedente".

El importe de las indemnizaciones por el despido improcedente se modificó (y redujo) con la reforma laboral de 2012. La disposición transitoria undécima del Estatuto de los Trabajadores hace distinciones entre los periodos de los contratos, antes y a partir del 12 de febrero:

  • En los periodos anteriores al 12 de febrero de 2012 se otorgan 45 días por año trabajado, prorrateándose los periodos inferiores y con un máximo de 42 mensualidades.
  • En los periodos a partir del 12 de febrero de 2012 se otorgan 33 días por año trabajado, prorrateándose los periodos inferiores y con un máximo de 24 mensualidades.
  • El importe máximo de la indemnización será de dos años de salario salvo que el trabajador tenga derecho a cantidades mayores por los periodos anteriores al 12 de febrero. En ese caso, el límite serán las 42 mensualidades.
WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud