Economía

Por qué enviar currículums en verano puede ser una buena estrategia para encontrar empleo a largo plazo

  • La menor competencia y la menor carga de trabajo en las empresas puede jugar a nuestro favor
  • Eso sí, el pero puede ser que todos los procesos se alarguen más

El verano, laboralmente hablando, suele identificarse con empleos destinados a jóvenes o empleos temporales que no tienen el objetivo de perdurar. Por ello, muchas personas que están en una búsqueda activa de empleo suelen pausar sus contactos con la mente puesta también en que seguramente muchos responsables de recursos humanos están de vacaciones.

Esto puede tener parte de razón, pero la época estival por otros muchos motivos puede ser una gran temporada para enviar currículums.

Por qué no esperar al otoño o la vuelta al trabajo

En lugar de esperar hasta septiembre, hay varias razones que puede hacer que un CV enviado en estas fechas puede ser más efectivo que en cualquier otra. Y la primera es la menos competencia, con muchos candidatos también de vacaciones, especialmente en aquellos que cuentan con un puesto y no le surge tanto el cambio.

A ellos se suma que en verano muchas empresas suelen iniciar procesos de reestruturación, sus tareas son algo más pausadas, y pueden tener más tiempo para pararse a mirar si llega un nuevo currículum.

El verano suele ser más lento para las empresas, y menos proyectos significan más tiempo para centrarse en iniciativas como la contratación.

"Con menos reuniones poblando las agendas y la planificación de fin de año aún a meses de distancia, los gerentes de contratación pueden tener más tiempo para clasificar las solicitudes, realizar entrevistas y cubrir los puestos vacantes", dice Janelle Bieler, vicepresidenta de Adecco en una entrevista.

El verano es un buen momento de búsqueda de empleo porque hay menos solicitantes. Al igual que si pensáramos en conseguir un puesto como en una oposición, cuanto menos solicitantes las probabilidades serán mayores.

¿Entrevistas más fáciles?

El verano también puede ser una época más informal en muchas organizaciones, y eso puede trasladarse al proceso de entrevistas, según afirman algunos expertos, que creen que en general todos estamos más relajados y de mejor humor en esta época.

Pero el verano también puede tener una desventaja: el ritmo más lento en general puede ralentizar un poco todo el proceso, que se puede dilatar durante semanas según qué profesionales cojan vacaciones.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin