Economía

Los técnicos de Hacienda confirman que el Gobierno infló la previsión de recaudación vía impuestos

  • Gestha prevé una recaudación tributaria 8.700 millones menor que la prevista por el Gobierno socialista
  • El error de estimación del Gobierno 'resta' 4.200 millones de recaudación a las CCAA
La ministra de Hacienda en funciones, Maria Jesús Montero.

La incertidumbre económica y los efectos de la desaceleración económica están dificultando la consecución de los objetivos del Gobierno de Pedro Sánchez en materia de recaudación contributiva para este año. Al menos así lo afirman los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), desde donde calculan que el Gobierno sobreestimó los ingresos fiscales en unos 8.700 millones para el presente ejercicio, cuando había previsto recaudar 221.692 millones, tal y como se desprende del informe Cómo blindar el Estado del Bienestar lanzado en el marco de su XVI Congreso Nacional.

Según explican desde el sindicato, esta pérdida de recaudación limitará una parte de la financiación autonómica y local en los próximos ejercicios, pues la reciente actualización de las entregas a cuenta de este año serán descontadas cuando se realice la liquidación en 2021. Durante ese año, los técnicos calculan que las comunidades autónomas y entidades locales recibirán respectivamente 4.200 millones y 300 millones menos por no haberse logrado en 2019 la recaudación prevista por el Gobierno.

La explicación, tal y como explica el investigador principal del Think Tank Civismo, Javier Santacruz, descansa en unas previsiones que "estaban infladas" desde el momento de la elaboración de los Presupuestos Generales para el presente ejercicio. "Aquí se ve el efecto de los famosos 13 meses de IVA que quería meter la ministra Montero", explica el experto sobre los motivos de un desfase que, en términos macro, supone la mitad del déficit anual que registrará este año la Seguridad Social. 

No obstante, Gestha prevé un récord en la recaudación tributaria estatal de 2019 que, según sus estimaciones, escalaría hasta los 212.958 millones de euros -antes de la cesión a comunidades autónomas y entidades locales-, excluidas las medidas de aumentos impositivos por 5.665 millones que recogía el proyecto de Presupuestos Generales del Estado, cuyo rechazo provocó la cita electoral para este año. Se trataría de un incremento del 2%, lo que supone que se ingresarían 4.273 millones más que el pasado año.

De esta manera, 2019 será el segundo ejercicio consecutivo en el que los ingresos superarán -sin corregir la inflación- los de 2007, previo a la crisis recaudatoria, cuando se ingresaron 200.676 millones. Sin embargo, el Impuesto de Sociedades aún está muy lejos de sobrepasar los 44.823 millones ingresados hace 12 años. De hecho, este tributo acumula aún un desplome del 44,2% desde 2007, de forma que los 19.819 millones de euros que las empresas no ingresarán respecto a 2007 conforman la segunda "grieta" más importante -después de la del fraude fiscal- por la que España pierde ingresos.

El 80% de la desviación se produce en la recaudación del IVA

Sin embargo, tal y como mencionaba Santacruz y se aprecia en el análisis realizado por Gestha, el IVA es el principal causante de la brecha -negativa- de recaudación que sufrirá este año la Tesorería de la Agencia Tributaria. Concretamente, el Ejecutivo socialista había previsto ingresos por valor de 78.400 millones de euros mediante este gravamen, pero finalmente se situarán en 71.450 millones de euros, lo que implica una diferencia de casi 7.000 millones de euros. Es decir, el 80,4% del desvío es debido al comportamiento de este tributo. 

Impacto negativo del 'Brexit'

Por otro lado, Gestha, que también integra a los Técnicos de Aduanas, advierte que entre los principales riesgos que entraña el Brexit -a la espera de su resolución final- está la caída de la libra, lo que terminaría afectando al turismo por la pérdida de poder adquisitivo que sufriría nuestro principal mercado emisor. Además, señala que Reino Unido podría dejar de importar productos canarios -especialmente en el sector agropecuario- y desviar sus compras a terceros países.

Aun así, Gestha explica que los importadores canarios de productos británicos están mejor preparados que los de la península para el Brexit, dada la obligación que tienen de presentar la declaración de toda importación por el Régimen Económico y Fiscal de Canarias (REF), aunque alerta de que podría crearse un embudo en los puertos canarios por la falta de personal, debido a los mayores controles aduaneros que se realizarán como consecuencia del Brexit.

En relación a las exportaciones, Gestha lamenta que sigan sin usarse las simplificaciones aduaneras. De hecho, los técnicos señalan que la simplificación de intercambios hacia la Península apenas es utilizada en el 2% de todas las declaraciones, con el consiguiente coste para los exportadores canarios.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0