Tráfico

Uno de cada tres conductores circula con su mascota suelta en el coche

El 32% de los conductores que tiene perros admite no proteger a sus mascotas en el interior del coche cuando circulan por la carretera, cuando hacerlo es un requisito legal en muchos países, según revela una encuesta encargada por Ford a 5.000 propietarios de perros en Alemania, España, Francia, Italia y Reino Unido durante noviembre de 2018.

De los propietarios de perros encuestados que dijeron que no siempre protegían a sus mascotas, el 32% afirmó que era porque a los animales no les gustaba, el 31% señaló que no era necesario para realizar viajes cortos, y el 14% que no tenían espacio para una jaula para perros.

Animales muertos

Más de 1 de cada 4 de los encuestados que llevaban a su perro sin protección admitió que su mascota había asomado la cabeza por la ventana (26%). Algunos comentaron que sus mascotas habían saltado por la ventana, resultando, en ocasiones, heridas o incluso llegando a morir.

Los dueños también admitieron haberse visto implicados en accidentes por tener a las mascotas sin sujeción, ya que sufrieron distracciones, estos habían encendido algún botón, impedido la visión delantera o mordido a los ocupantes.

Cuidado con el seguro

Ford recuerda que las compañías aseguradoras pueden inhibirse si las mascotas van sueltas en el vehículo, y se calcula que, si un coche choca a una velocidad de 40 km/h, un perro suelto en el habitáculo puede desarrollar fuerzas de proyección equivalentes a 40 veces su peso, según demostraron pruebas realizadas por el Centro de Tecnología Allianz (AZT).

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.