Novedades

El BMW X5 xDrive 40e se apunta el primer tanto en hibridación enchufable

El nuevo BMW X5 xDrive 40e acaba de hacer acto de presencia y se considera el primer híbrido enchufable de la marca. No es que no existieran otros modelos de tecnología similar -el deportivo i8 es un ejemplo-, pero sí es pionero dentro de la propia BMW, al margen de sus divisiones.

En otoño de este mismo año saldrá de la planta de Spartanburg (EEUU), donde se fabrica el resto de la familia X5, este nuevo modelo que pretende elevar sus cualidades un punto más allá en términos de eficiencia. Para ello se sirve de un sistema de propulsión que combina un motor térmico y otro eléctrico, capaz de rodar en modo totalmente libre de emisiones durante 31 kilómetros y hasta una velocidad máxima de 120 km/h.

El propulsor de combustión es el conocido 28i, un gasolina turboalimentado de 4 cilindros, 2 litros y 245 CV, que ya conocemos de otros modelos de la gama. El eléctrico rinde 113 CV y se sirve de una batería de iones de litio ubicada bajo el piso del maletero. La potencia total del conjunto es de unos respetables 313 CV que, no sólo permiten que el BMW X5 xDrive 40e acelere de 0 a 100 km/h en 6,8 segundos y que alcance una punta de 210 km/h, sino que fija el consumo medio en unos irrisorios 3,3 litros cada 100 km. Esta última cifra, no obstante, hay que cogerla con pinzas, ya que la homologación de los consumos en un vehículo híbrido se hace agotando primero la autonomía eléctrica, para rodar los últimos kilómetros con el motor de combustión. Este tipo de uso no tiene por qué corresponderse con el real y, por lo tanto, muchos usuarios jamás podrán alcanzar esos poco más de 3 litros en su día a día. Pero también es cierto que quien haga mucho recorrido por ciudad sí se podrá acercar.

El BMW X5 xDrive 40e se puede cargar en un enchufe convencional, como el que todos tenemos en casa (3 horas y 50 minutos) o mediante el poste de recarga que ofrece BMW, capaz de acelerar el proceso (2 horas y 45 minutos). Durante la marcha, también se puede cargar la batería utilizando el sistema de recuperación de energía en las fases de frenada y deceleración.

Entre los elementos distintivos de este BMW X5 híbrido destaca la información que se proyecta en la pantalla de la consola, relativa a los modos de funcionamiento del sistema de propulsión. El usuario puede elegir si quiere rodar en AUTO eDrive, MAX eDrive o SAVE eDrive. El primero de ellos es el modo más normal de uso, en el que el motor térmico y el eléctrico trabajan en conjunto de forma complementaria; el segundo da prevalencia al eléctrico, mientras el tercero hace justo lo contrario para conservar al máximo la carga de la batería.

Para estar informado y controlar el sistema híbrido, la firma de la hélice ha desarrollado una aplicación para smartphones denominada BMW Remote APP, que permite conocer el estado de la batería, la ubicación de los postes de recarga más cercanos o incluso activar la climatización estacionaria a distancia.

Entre el equipamiento de serie de este nuevo todocamino híbrido alemán figura la suspensión neumática DCC, el Head Up Display, la visión nocturna, el navegador Professional, el control de crucero con función de frenado y el Driving Experience Control, que permite seleccionar los modos de uso Confort, Sport y EcoPro.

comentariosforumWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin