Motor

Las amenazas de Trump al automóvil ya son rentables: 15.800 millones de inversión y 10.000 nuevos empleos

Las amenazas arancelarias vertidas por el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, comienzan a dar resultado antes de alcanzar oficialmente el poder -20 de enero-. Gigantes del sector como Toyota, Ford, General Motors, Fiat Chrysler Automobiles (FCA) o Hyundai, han modificado sus planes de futuro ante el temor que generan las hipotéticas actuaciones de Trump.

El mercado automovilístico de Estados Unidos cerró 2016 a la cabeza del ránking mundial en lo que a número de matriculaciones se refiere, alcanzando las 17.864.255 unidades. Unas cifras que denotan la importancia del comercio estadounidense y ayudan a entender por qué las firmas han decidido dar su brazo a torcer.

Hasta ahora, han sido cinco las que han anunciado unos cambios de planes con los que Estados Unidos se asegura inversiones por valor de 15.800 millones de dólares y la creación de, al menos, 9.700 nuevos empleos. Esta segunda cifra, no obstante, no es correcta a efectos reales puesto que ni Toyota ni Hyundai han revelado los nuevos puestos de trabajo que generará su inversión, con lo que la cifra será aún mayor.

Toyota. El fabricante japonés de automóviles Toyota tiene intención de invertir 10.000 millones de dólares (9.523 millones de euros al cambio actual) en sus operaciones en Estados Unidos en los próximos cinco años, según anunció el presidente de la compañía, Akio Toyoda. El montante se suma a los 22.000 millones de dólares (20.952 millones de euros) que ha invertido en el país durante los 60 años que lleva operando en Estados Unidos.

El otro lado de la moneda, México, no saldrá del todo malogrado de esta decisión dado que será donde se produzca el Corolla, concretamente en la planta de Guanajuato donde se prevé producir a partir de 2019 hasta 200.000 unidades al año del modelo Corolla, el segundo de más ventas en Estados Unidos en el segmento de berlinas compactas y que actualmente se produce en Cambridge (Canadá) y Misisipi (EE.UU.).

Ford. Decidió potenciar con 700 millones de dólares la expansión de su planta en Flat Rock, Michigan. Todo ello nada más conocerse un tuit amenazante de Donald Trump con un objetivo empresarial, en este caso, dirigido a su rival General Motors. El objetivo es producir vehículos de alta tecnología autónomos y eléctricos, además del icónico Ford Mustang y Lincoln Continental. La expansión generará 700 nuevos empleos directos.

Todo ello, no obstante, a cambio de cancelar una inversión por valor de 1.600 millones de dólares en una nueva fábrica en México. País que además ha visto cómo se difuminó el sueño de crear en dicha fábrica los 2.700 empleos que se preveían.

FCA. El grupo Fiat Chrysler invertirá 1.000 millones de dólares en dos de sus plantas de Estados Unidos, con la creación de 2.000 nuevos empleos, como parte de un plan de modernización que fue anunciado hace un año. La firma anunció que la inversión será dedicada para modernizar una planta del estado de Michigan, para fabricar nuevas versiones de sus vehículos Jeep Wagoneer y Gran Wagoneer, y otra del estado de Ohio de donde saldrá un nuevo modelo 'pickup' de la marca Jeep.

Respecto a México, no se aclaró si la intención de Fiat Chrysler es terminar reemplazando la producción de la camioneta Ram que se hace en México, o si en el futuro ese modelo se fabricará en los dos países.

General Motors. Ha anunciado que invertirá, finalmente, 1.000 millones de dólares adicionales en sus operaciones de fabricación en Estados Unidos, con lo que creará, según estima, 7.000 nuevos puestos de trabajo.

Hace poco más de una semana el mayor fabricante de automóviles de EEUU puso a prueba la paciencia del republicano con un aumento de producción en México, pero ahora parece dar marcha atrás después de declarar que trasladará la producción de ejes para la nueva generación de 'pick-ups' de México a EEUU.

Hyundai Motor. También en el día de hoy ha anunciado que planea aumentar la inversión en Estados Unidos en un 50% hasta los 3.100 millones de dólares en cinco años, y podría construir una nueva fábrica en el país.

Tras ellos, el próximo en anunciar cambios podría ser BMW, quien ya ha sido advertido por Trump de que impondrá un impuesto fronterizo del 35% a los vehículos que la firma de la hélice planea construir en una nueva planta en México y exportar al mercado estadounidense. Habrá que ver si el gigante alemán también sucumbe ante la presión del republicano.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

Usuario validado en Facebook
Fernando Jabonero
A Favor
En Contra

Pues a ver si se atreve con Apple.

Puntuación 0
#1