Motor

¿Es usted joven? Los 50 y 60 son los nuevos 20 y 30 para el sector del automóvil

Es un hecho: por múltiples razones, los jóvenes están cada vez más lejos de los niveles de interés por los coches de generaciones anteriores. Y ello supone una importante amenaza para los fabricantes de automóviles, que asisten impotentes a la crisis de demanda con la preocupación de que el volumen de ventas no vuelva a recuperar nunca las cotas previas a la crisis.

Por ello, las marcas están llevando a cabo un proceso de reinvención mediante el cual buscan suplir las carencias que suponen el notable descenso en las compras entre los llamados Millennials (individuos de la Generación Y, nacidos en las décadas de los ochenta y noventa), centrándose en atraer el interés de sus padres.

La bautizada como Generación X, aquélla que comprende a los nacidos en plena era del denominado baby boom, es el nuevo foco de atención de las firmas automovilísticas, pues éstas son conscientes de que, dado el marcado envejecimiento de la población de los países más desarrollados, no pueden descuidar el verdadero sustento -presente y futuro- de sus resultados comerciales.

Así lo pone de relieve un reciente estudio elaborado por el Instituto de Investigación de Transporte de la Universidad de Michigan, según el cual los boomers han desplazado a los potenciales consumidores de entre 35 y 44 años como los que más cerca están de adquirir un coche nuevo. En las conclusiones de dicho estudio, se asevera que si todos los recursos que la industria del automóvil emplea en atraer hacia sí a los más jóvenes se destinara a los conductores de mayor edad, el retorno económico sería aún mayor.

Una percepción del automóvil muy diferente

"No deberías estar persiguiendo a la gente más joven, sino buscar en las personas mayores" reivindica Michael Sivak, autor del estudio, en declaraciones a Bloomberg. "Los baby boomers están tratando de ampliar su juventud en la medida de lo posible, tanto en el cuidado de su cuerpo como en sus gastos".

También hay un fuerte componente psicológico en el surgimiento de esta tendencia de renovación continua: muchos de estos conductores están convencidos de que su automóvil les define. "El coche era un fenómeno del siglo XX", explica John Wolkonowicz, ex planificador de producto de Ford e historiador automotriz. "Para las personas que crecieron en el siglo XX, el coche era libertad, estatus, una extensión de ti, una expresión visible de ti y tu personalidad. Alguien que tiene hoy 20 años, no ve el coche de la misma manera".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2

jj
A Favor
En Contra

Quizás, el estudio no va por el camino correcto, los jóvenes tienen un problema, que se llama falta de ingresos, y el automóvil es una inversión catastrófica, solo tiene gastos y de mantenimiento, con una depreciación muy importante,vamos que cualquier economista,sería contrario a esa inversión.

Puntuación 16
#1
Juan
A Favor
En Contra

Los jóvenes no tienen efectivo suficiente para adquirir y mantener un vehículo. En la época de bonanza los padres compraban el coche al hijo. Ahora como mucho le dejan el suyo y con muchos peros. Los bienes de consumo jamás son una inversión, incluso un piso en propiedad se ha convertido a día de hoy más en una condena que en una inversión. Si adquieres un vehículo es para disfrutar de la libertad que te otorga. No existe nada que se le iguale. Pero en época de vacas flacas es de las primeras cosas que se prescinde.

Puntuación 12
#2