Motor

Las armas de BMW en su arriesgada revolución eléctrica

Las ventas globales de coches eléctricos representaron en 2012 apenas un 0,2% del total según datos de la Agencia Internacional de Energía y, sin embargo, todos los fabricantes siguen apostando fuerte por esta tecnología. Incluso los que más tienen que perder, como BMW, que en apenas diez días presentará su i3, su primer modelo eléctrico.

Pero, ¿por qué la firma alemana se lanza al mercado de los vehículos movidos por energía eléctrica, pese a ser consciente del riesgo que ello puede conllevar para su imagen de marca deportiva y su reputación? ¿Están preparados en BMW para un eventual fracaso eléctrico?

Desde Múnich quieren dejar claro que también pueden ser líderes en el terreno de los coches eléctricos premium. Pero para ello, era importante diseñar un modelo propio, que no se limitara a sustituir el motor de combustión por las baterías. Y así nació el i3, un vehículo urbano de cuatro plazas cuyos 170 CV dan una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos.

Las armas para derribar la barrera de los eléctricos

Pero la clave del inminente i3 para vencer las resistencias del público general hacia los coches eléctricos no reside tanto en sus prestaciones, sino más en cómo soluciona las barreras que llevan a los compradores a no decantarse por este tipo de vehículos. La principal es la de la denominada "ansiedad de autonomía", el miedo a quedarse "tirado" antes de llega al destino por falta de carga y no poder repostar. Desde BMW aseguran, que los 160 km de autonomía que tiene de media el i3 son más que suficientes para el cliente urbano medio -que recorre unos 40 km diarios en Europa y entre 50 y 60 en Estados Unidos-, toda vez que el coche puede ser recargado a través de un enchufe casero común.

Pero para los más escépticos y desconfiados, la firma propone varias alternativas enunciadas por el Financial Times: por ejemplo, un extensor de la autonomía que podrá ser adquirido como opción y que dobla casi el rango de serie hasta los 300 km; o un servicio para todos los clientes que se queden sin autonomía en mitad de un trayecto mediante el cual enviará un operario para remolcar el vehículo hasta la estación eléctrica más cercana. Además, BMW también planea adoptar una fórmula ya experimentada por otras marcas como Fiat ofreciendo la posibilidad al cliente de disponer de un coche familiar con motor de combustión durante tres o cuatro semanas para realizar viajes largos sin problemas.

Además, BMW también ha adoptado soluciones poco frecuentes en coches de la categoría del i3: por ejemplo, para neutralizar el aumento de peso de las baterías eléctricas, la firma ha elaborado el chasis con aluminio y el habitáculo con plásticos reforzados con fibra de carbono; materiales más caros, pero mucho más ligeros, que tienen por fin otorgar al vehículo una mejor aerodinámica y, por ende, una mayor sensación de conducción deportiva. También, por ejemplo, entra en este apartado el sistema recuperador de energía. Cuando el conductor levante el pie del acelerador, el coche entra en el llamado modo de "recuperación", una forma de frenado del motor que permite alimenta la batería eléctrica de energía adicional.

"Un riesgo calculado" de 40.000 euros

Pero, ¿cómo repercutirá todo esto en el bolsillo de los clientes? Apenas quedan diez días para la presentación oficial del i3 -será este 29 de julio- y será entonces cuando se conozca su precio de lanzamiento, previsto para finales de año, pero todo apunta a que la cifra final rondará en torno a los 40.000 euros.

"Ser la punta de lanza del cambio significa asumir un riesgo calculado". Así lo explicaba el presidente ejecutivo Norbert Reithofer a los accionistas de BMW en mayo,consciente de que "no hay ninguna garantía de éxito", pero sabedor de que "el progreso tiene que imaginarse, ganarse y pagarse".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum7

A Favor
En Contra

¿Alguien quiere ya un eléctrico por 25.000€ o menos?

Que vayan a cualquier concesión de Nissan y pregunten por el Leaf... y si se lo compran se lo van a agradecer toda la vida, seguro.

Puntuación 4
#1
ALI BABA........
A Favor
En Contra

Hay un prototipo de coche eléctrico, Hiriko patentado en Vitoria (Álava) financiado con dinero público, al cual le han dicho que se han acabado las subvenciones públicas, (que han sido cuantiosas, millones de euros) y ellos han cerrado el chiringuito, seguían, si soltaban más dinero público Había que seguir con subvenciones, no con su dinero privado. El grupo lo integraba empresarios, que anteriormente habían pegado otro bregue tazo con Epsilon, o túnel del viento (millones de euros de dinero público) afines a la boina, y tenían en mente otro proyecto también financiado. Un circuito (Aracamendi) para probar el Hiriko, y otros automóviles, pues a este grupo les encantan los coches, entre ellos está un empresario afín a la boina, antiguo consejero de Kutxabank, y corredor de rally. Esto, poco se ha oído a nivel estatal. Y presuntamente va intervenir la fiscalía

Puntuación 24
#2
Martin
A Favor
En Contra

Este Estado y aún más su ministerio de industria son BOBITOS, pues tendrían que impulsar el coche eléctrico y de este modo dependeríamos menos de los árabes y su petróleo.......pero y la MAMANZA QUE?

Puntuación 7
#3
pedro
A Favor
En Contra

Què críticos son los de El Economistilla con todos los coches eléctricos que no sean el Tesla. Se conoce que estos juntaletras deben se ser accionistas.

Puntuación 3
#4
bilbo
A Favor
En Contra

el twizy es el único eléctrico que me convence.

Si la autonomía está pensada para desplazamientos urbanos lo lógico es que el "formato" del coche también lo sea.

El twizy resuelve el problema del desplazamiento urbano además de el del aparcamiento

Puntuación 2
#5
tri
A Favor
En Contra

el problema entre otros será el de las baterías,seran caras y el estado les meterá fuertes impuestos.

Puntuación 2
#6
uno
A Favor
En Contra

40000€ está fuera del alcance de la mayoría de consumidores ahora mismo.

Puntuación 4
#7