Motor

Internet acaba con el autoestop; compartir coche con desconocidos es ya un negocio

La imagen del autoestopista en una cuneta tratando de llamar la atención de algún conductor caritativo parece condenada a desaparecer a medida que la idea de compartir coche florece como un negocio de coste mínimo y al amparo de las redes sociales, aunque no sin riesgos. Así funcionan el 'carsharing' y 'carpooling'.

Fruto de la reciente crisis económica ha proliferado en EEUU una amplia variedad de empresas dispuestas a convertir cada automóvil en un vehículo de alquiler y proporcionar a su propietario un ingreso extra, al mismo tiempo que ofrece a los clientes unos precios muy por debajo de las tarifas de servicios de taxi, Avis o Hertz. Es lo que se conoce como 'carsharing' y su aplicación es muy útil especialmente en las grandes ciudades.

Compañías como Sidecar y Lyft circulan ya por ciudades como San Francisco, Los Ángeles, Seattle, Chicago, Boston o Washington D.C., donde ponen en contacto a conductores particulares y potenciales pasajeros que solo tienen que pagar un donativo para realizar trayectos urbanos.

Pero existe una alternativa más extendida para distancias más largas, el denominado 'carpooling', que en Estados Unidos promueven redes sociales como Zimride. Ahí los usuarios publican los destinos a los que vayan a ir próximamente con su coche y buscan compañeros de viaje con los que compartir conversación y gastos. Un precio por asiento para un recorrido de 350 kilómetros ronda los 20 dólares.

Sacar dinero al coche particular propio

Pero si solo se busca hacer negocio y no conocer gente, compañías como RelayRides, Just Share It, Getaround o FlightCar, se encargan de sacar partido a los coches cuando sus dueños no los usan, aunque solo sea por una hora. Una aplicación de móvil basta para indicar dónde está el automóvil más cercano disponible, el coste fijado por el propietario y, en los vehículos equipados con sensores que proveen algunas de esas empresas, incluso sirve para acceder al interior, coger la llave y emprender la marcha.

Un Audi A4 para circular por San Francisco, por ejemplo, se renta por 9 dólares en Getaround, gasolina aparte, e incluye un seguro de 1 millón de dólares, el estándar en el sector de coches compartidos. Del alquiler, la empresa se queda con el 40 por ciento. Getaround asegura que 250 millones de coches están parados en EE.UU. durante 22 horas diarias y que sus dueños ganarían 5.000 dólares anuales solo si los compartieran durante un 25 por ciento del tiempo.

A diferencia de sus competidores que se centran en ofrecer solo el servicio de intermediación, FlightCar apostó por invertir en logística y dedicarse a sacar rendimiento a los coches que se apilan en los aparcamientos de los aeropuertos. "Somos los primeros en hacer esto", aseguró a Efe Rujul Zaparde, cofundador de esta empresa que empezó a operar en febrero en San Francisco y acaba de expandirse a Boston.

FlightCar acoge gratuitamente en su estacionamiento los coches que los viajeros dejan antes de despegar y les paga si alguien lo alquila durante su ausencia. Incluye un transporte desde y hasta la terminal del aeropuerto y limpieza del vehículo. "La gente que deja su automóvil para alquilar son profesionales de entre 20 y 30 años", comentó Zaparde que aclaró que por el momento son personas de unos 50 años quienes más interés han mostrado en usar su flota de vehículos prestados.

Esfuerzo para asegurar la confianza

Para facilitar que la gente confíe en desconocidos, las empresas permiten que los usuarios puntúen el estado de los coches, o al dueño en caso de un servicio de taxi, mientras que al propietario le dan un informe de incidencias al volante del potencial cliente para ayudarle a decidir si quiere o no alquilar.

El negocio del coche compartido, para el que solo SideCar cuenta con un listado de mas de 100.000 utilitarios en su base de datos, aún no tiene garantizada su expansión en todo EEUU dada la falta de regulación al respecto.

Los estados de California, Oregón y Washington han legislado ya para autorizar su funcionamiento siempre que los ingresos obtenidos por el dueño del vehículo sean limitados, pero el agravio para el sector del taxi y las compañías tradicionales de alquiler, que tienen que cumplir con inspecciones y obtener licencias específicas, es evidente. En Nueva York, las autoridades y los tribunales han puesto freno a estas actividades al encontrar que sus operaciones entran en conflicto con las leyes de transporte público, por lo que SideCar y RelayRides suspendieron sus servicios.

Las empresas de coches compartidos cubren los daños que pueda ocasionar el usuario al vehículo, pero no se hacen responsables de las condiciones mecánicas del mismo cuando es entregado para alquilar, ya que en la mayoría de los casos ni siquiera pasa por sus manos. FlightCar, sí hace una revisión, "aunque no en profundidad", reconoció Zaparde.

Compartir coche en España

En España, aunque no es una práctica muy extendida, ya han comenzado a surgir los primeros servicios orientados a ahorrar en los viajes en automóviles compartiendo vehículo con otros desconocidos. Por ejemplo, entre las empresas que dominan el 'carsharing' en España, destacan los casos de Bluemove, que alquila coches por horas  para la ciudad, o MovoMovo, que permite a particulares ceder su vehículo personal a otros usuarios a cambio de una prestación económica.

Y dentro de la práctica del 'carpooling', el ejemplo mejor consolidado es la red social BlaBlaCar, que permite a sus usuarios localizar personas, con o sin coche, para realizar juntos el viaje. Los que buscan vehículo con 'chófer' aspiran a ahorrar lo que les costaría un billete de avión o de tren, mientras que los conductores con automóvil persigue compartir gastos de gasolina, peajes... Y compañía. Todos ganan.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
En portada Ver más noticias