Todos

Carnés de conducir de personajes famosos y las (curiosas) historias tras ellos

Las "celebrities" también tienen carné de conducir, y por supuesto historias, ocultas o no, sobre sus aventuras y desventuras al volante. Estas son algunas de ellas.

La primera licencia de conducción

Karl Benz (1844-1919) no solo está considerado como uno de los inventores del automóvil, sino que además es la primera persona que tuvo que "socilitar" una licencia de conducción del Gran Ducado de Baden (estado histórico de Alemania) para poder conducir su "Motorwagen". Y es que resulta que el primer vehículo de combustión patentado en la historia... hacía mucho ruido y desprendía malos olores. Y los vecinos de Herr Benz eran demasiado "tiquismiquis" para comprender que delante de ellos se estaba escribiendo la historia de la industria mundial.

La licencia de conducción que tuvo que solicitar Karl Benz para poder conducir su "artilugio" sin molestar a sus vecinos

El "artilugio" en cuestión, el "Motorwagen", patentado en 1886, es el primer vehículo de combustión de la historia

Steve McQueen, en moto o en coche

Steve McQueen (1930-1980) es un mito tanto del Séptimo Arte como del mundo del motor, no en vano el actor norteamericano no se cansó nunca de expresar su amor por las dos o las cuatro ruedas. Quién no recuerda sus intentos de escapar en moto de un campo de concentración nazi en "La gran evasión" (1963) o su papel protagonista en "Le Mans" (1970), una de las mejores películas sobre carreras de coches de todos los tiempos.

El carné de conducir de motos de Steve McQueen
Inolvidable el papel de escapista profesional, incluso en moto, de McQueen en "La gran evasión"

El actor nacido en Indiana, a punto de tomar la salida en "Le Mans"

Robert De Niro, el taxista más famoso

Taxistas ha habido muchos en el cine... pero ninguno como Robert De Niro. Su impresionante interpretación en "Taxi Driver" (1976), de Martin Scorsese, estuvo "ayudada" por, como suele ser habitual en el actor norteamericano, una intensa preparación para el papel, que incluyó ejercer de taxista "verdadero" durante un mes. Y para ello, se tuvo que sacar la pertinente licencia en la ciudad de Nueva York. El resultado fue una obra maestra absoluta, un retrato de cómo la violencia puede penetrar en cualquier de nosotros casi sin darnos cuenta.

La licencia que Robert De Niro se sacó para trabajar un mes como taxista en Nueva York para preparar el papel

De Niro, en el papel de Travis Bickle, al volante de su taxi

Alfred Hitchcock sí conducía

Existe una leyenda urbana que dice que Alfred Hitchcock (1899-1980) nunca se puso al volante de un coche, pero la imagen que acompaña a estas líneas parece desmentirlo. No sabemos si condujo alguna vez –no existen imágenes al respecto– pero al menos sí tuvo carné de conducir, al menos en la última fase de su vida. Aunque, teniendo en cuenta su "gran humanidad", y la artritis crónica que padecía, la imagen que se nos viene de Alfred Hitchcock en un coche nos lo muestra cómodamente sentado en el asiento trasero de una gran berlina, conducida por un coche o por su mujer, Alma. Eso sí, en sus rodajes no parecía muy dispuesto a "meterse" a filmar en un auto las escenas de coche, pues siempre prefería simular la escena con una cutre proyección trasera mientras filmaba a los protagonistas en un coche... en el estudio.

No sabemos si el director de "Psicosis" conducía o no, pero al menos sí tenía carné

Hitchcock, haciendo el payaso con un kart; y junto a la chica de "Psicosis", Janet Leigh, a punto de filmar una escena motorizada

La "road-movie" de Jim Morrison

El líder de The Doors, Jim Morrison (1943-1971) es sin duda uno de los mayores iconos culturales de finales de los 60, de toda la época hippy que tanto se dejó ver por las inmensas carreteras norteamericanas, conduciendo o haciendo autoestop. Y estas dos facetas las reunió Morrison en la película experimental que rodó en 1971, pocos días antes de "huir" a París, donde murió de sobredosis pocas semanas después, a los 27 años de edad. El film se titula "HWY: An American Pastoral", y en su hora de duración podemos ver a un histriónico Morrison rememorando su época de autoestopista para visitar a una antigua novia, y su especial relación con un Ford Mustang Shelby GT, bautizado "The Blue Lady". Este coche es a día de hoy todo un misterio, pues se desconoce su ubicación.

El último carné de conducir de James Morrison, fallecido en París en 1971

"HWY: An American Pastoral", la "road-movie" experimental del líder de The Doors (debajo vemos un extracto de la misma)

El coche "elevado" de John Wayne

La imagen icónica de John Wayne es la de un "cowboy" que a sus 1,93 metros de altura sumaba la del sombrero texano en cuestión. Pues bien, una leyenda urbana relata que al "Duke", como se le conocía en Hollywood, le gustaba conducir con dicho sombrero siempre puesto, por lo cual solía mandar los coches que adquiría a un carrocero para que elevara la altura del vehículo y así poder conducir a gusto con su imagen impertérrita. Pero vamos, que parece ser solo eso, una leyenda, porque sí es cierto que hacía elevar los enormes "wagons" en los que solía desplazarse con su familia, pero era simplemente para poder introducir su gran humanidad sin problemas en el vehículo.

La última licencia de conducción de John Wayne, que murió en 1979

El "Duke" tuvo que cambiar los caballos de los western por los de los coches en sus últimas películas

El Pontiac Wagon "elevado" de la leyenda de las películas de John Ford

La "casi muerte" de Vito Corleone

Nadie duda que Marlon Brando (1924-2004) fue uno de los mejores actores de la historia de Hollywood. Y precisamente dos de sus escenas más famosas tuvieron lugar con un vehículo como coprotagonista. La primera, en "La ley del silencio" (1954), cuando dos hermanos se sinceran a bordo de un taxi. Y la segunda, en la mítica "El padrino" (1973), cuando el personaje que le dio un Oscar, Vito Corleone, está a punto de morir cuando va en coche a comprar fruta en las calles de Nueva York.

Carné de conducir de Marlon Brando, expedido en Beverly Hills (Los Ángeles, California)

Vito Corleone yace, aparentemente muerto, mientras su hijo más pusilánime, Fredo, se lamenta en la acera

Jacqueline, aquel Lincoln en Dallas

Jacqueline Beauvoir (1929-1994) fue conocida primero como Jackie Kennedy por su matrimonio con John Fitzgerald Kennedy (presidente de los Estados Unidos entre 1961 y 1963) y después como Jackie Onassis, por su boda con Aristóteles Onassis, armador y multimillonario griego. Pero sin duda la imagen que ha quedado grabada fuego en la historia de Jackie con un coche tuvo lugar el 22 de noviembre de 1963, cuando su marido, el mítico JFK, recibió dos disparos que le provocaron la muerte en Dallas (Texas, EE.UU.). El atentado más famoso de la historia tuvo lugar con Kennedy y su mujer montados en un impresionante Lincoln Continental descapotable.

Carné de conducir de Jacqueline Onassis, anteriormente conocida como Beauvoir y después como Kennedy

Dallas, 1963: JFK y Jackie, instantes antes de que tuviera lugar el atentado más famoso de la historia

El Porsche psicodélico de Janis Joplin

Janis Joplin (1943-1970) fue otro de los enormes talentos musicales que triunfó en la época hippy... y que murió a los 27 años por culpa de las drogas. La cantante norteamericana, auténtico icono cultura de los años 60, era extravagante en casi todo... incluido en su coche. En 1968 compró un Porsche 356 C 1600 SC Cabriolet de 1964, de color gris perla. Demasiado soso para Janis, la cantante pidió a un amigo, el artista Dave Richards, que lo "adornase". Y este, tan histriónico como Joplin, lo pintó con brillantes colores de arriba abajo en lo que denominó "La historia del universo". A pesar de que el coche era de todo menos discreto, la cantante lo utilizaba para todos sus desplazamientos, y de hecho estaba aparcado en el motel donde perdió la vida por una sobredosis de heroína. En 2016, el Porsche psicodélico de Janis Joplin fue subastado por 1,6 millones de euros.

Janis Joplin parecía no haber roto un plato en su vida en la foto de su carné de conducir

La cantante tejana posa orgullosa con una de sus posesiones más queridas: el Porsche 356 "historia del universo" 

El lujoso garaje de Frank Sinatra

Francis Albert Sinatra, Frank para los amigos (1915-1998) ha quedado para la historia como uno de los mayores "vividores", en todos los sentidos, del siglo XX. Y, por supuesto, uno de los mayores mitos del "showbusiness" de la época más dorada de Hollywood no podía conformarse con tener un coche, o como mucho dos, en su garaje. "La voz" se distinguía por su impresionante colección de coches, entre los que destacaban un Chrysler Convertible de 1930, un Ford Thunderbird de 1955, un Cadillac Eldorado Brougham, un Dual Guia de 1962, un Lamborghini Miura, un Jaguar XJS V-12, etc. Un auténtico Olimpo sobre ruedas que formaba una buena parte de su inmensa fortuna.

El funcionario que rellenó el primer carné de Frankie no tenía nada clara cómo escribir "Sinatra"

Sinatra, junto a Dean Martin, uno de sus íntimos y miembro del famoso "Rat Pack"

La metamorfosis de Michael Jackson

El "Rey del Pop", Michael Jackson (1958-2009), muestra en los dos carnets de conducir que mostramos bajo estas líneas la profunda metamorfosis física que vivió a lo largo de su vida adulta. En el primera licencia, de los primeros años 80, vemos a un joven como cualquier otro, sano, sonriente y ambicioso. Una imagen sin duda muy lejana a la de la segunda licencia, fechada en 2005, cuatro años de su muerte, en el que las huellas del éxito, del cansancio y, principalmente, de la cirugía, nos muestran a otra persona radicalmente diferente. Además, se cuenta que la foto de este carnet fue su última imagen "oficial", pues sus últimos años supusieron para Jacko un encierro tanto interior como exterior –con feas acusaciones de pederastia, de las que salió inocente, incluidas–, que al final terminaron en una espiral que le llevó a la muerte.

Licencia de conducir de Michael Jackson en plena juventud, con una imagen tan joven como fresca

La foto de su carné de conducir de 2004 fue la última imagen oficial del Rey del Pop

A pesar de tener carnet, Michael prefirió viajar en limusinas con chófer en todos sus años de éxito

Los viajes del Coronel Sanders

Casi todos conocemos su marca, Kentucky Fried Chicken. Bastante menos sabemos algo sobre su fundador, Harald David Sanders (1890-1980, lo de "Coronel" era honorario, nada militar), un ejemplo del "sueño americano", un hombre que tuvo un sueño, se lo curró y lo consiguió: fundar la empresa de pollo frito más famosa del mundo. Y para ello, se lo tuvo que currar recorriendo norte-sur y este-oeste los inmensos Estados Unidos, cientos de miles de kilómetros "on the road", para ir ofreciendo a cientos de restaurantes su receta secreta de pollo frito. Y al final lo consiguió, y la marca KFC compite casi codo con codo con McDonald's o Burger King a la hora de malalimentar a buena parte de la población mundial.

El carné de conducir del Coronel Sanders, imprescindible para que su sueño se hiciera realidad

Sanders fue su propio comercial a la hora de vender su famoso producto

Primera mujer chófer

El mundo de la automoción fue, sigue siendo, eminentemente masculino. Las mujeres tardaron décadas en conseguir que una imagen femenina al volante de un coche fuera habitual en las calles y carreteras de todo el mundo. Y una de las pioneras en este sentido fue Mary Fitch Hillhouse, nacida alrededor de 1898, que figura en los registros, al menos de la ciudad de Nueva York, de ser una de las primeras mujeres que solicitó, y consiguió, una licencia de chófer, la cual podemos ver, y admirar, bajo estas líneas.

La histórica primera licencia de una mujer para ejercer de chófer en Nueva York

El Monstruo de las Galletas, con BMW

Triki es uno de los personajes favoritos de "Barrio Sésamo", la serie infantil con la que muchos no solo crecimos, sino que aprendimos a contar o a distinguir entre términos opuestos. Pues el famoso "monstruo de las galletas", como personaje célebre que es, fue en su día protagonista de un anuncio en Alemania del BMW Serie 1, que reproducimos debajo de estas líneas. Y así claro que a los monstruos azules también "les gusta conducir".

Hasta los monstruos azules de "Barrio Sésamo" tienen derecho a su propia licencia de conducción

Imagen del entrañable Triki en el anuncio que "rodó" para BMW

Los malos también tienen carné

Y para terminar este reportaje, poca broma. Aquí podemos ver las licencias de dos de los nombres más odiados del siglo XX. Por un lado, Mohamed Atta (1968-2001), cerebro ejecutor de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, cuya imagen conocimos gracias a su carné de conducir. Y por otro, Charles Manson (1934-2017), cerebro e instigador de la matanza de Sharon Tate, mujer de Roman Polanski, y de otras seis personas, en 1969, en uno de los asesinatos más famosos del siglo XX. Manson, líder de "La Familia", una banda de grillados iluminados que se comportaban como títeres a las órdenes de su mesiánico líder.

La tristemente icónica imagen de Mohamed Atta proviene de su carné de conducir

Charles Manson no pudo conducir mucho, pues se pasó más de 50 años en la cárcel

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.