Ecoaula

Roya Chang Lee: "Queremos democratizar el aprendizaje de la tecnología"

  • Flexbot es una star-up que enseña a crear proyectos con manualidades y tecnología
Madrid

Roya Chang Lee, es ingeniera informática y ha trabajado como responsable de los programas Microsoft Hour of Code y como Product Manager en la compañía BQ. Además, es directora y fundadora de la startup de robótica educativa y electrónica Flexbot, creada para acercar las nuevas tecnologías a los jóvenes de una forma universal y accesible. El objetivo es aprender electrónica robótica y programación de forma divertida. Recientemente ha sido galardonada por los premios SIMO INNOVA y SIMO IMPULSO como start-up mejor valorada en términos de innovación tecnológica, novedad y potencial de aplicación para el sector educativo.

¿Cómo surge la idea de crear Flexbot?

Desde que trabajé en The hour of code vi el potencial y la necesidad de enseñar a los más pequeños sobre tecnología. No solo a saber usarla correctamente sino también a crearla. Sin embargo, no me gustaba la dirección que estaba tomando la robótica educativa en el mercado, donde abundan muchos juguetes con forma de robot pero con escaso valor didáctico y con precios muy elevados. Así que, como niña que terminó convirtiéndose en ingeniera informática, aficionada a crear mis propios juguetes con cajas de cartón y materiales reciclados de casa, quise demostrar a profesores, padres y estudiantes la cara más maravillosa de la tecnología: la de hacer realidad aquel proyecto que primero está en nuestra imaginación.

Y en eso consiste Flexbot, en una línea de libros y kits de materiales desde primaria hasta la universidad que enseñan a crear proyectos que mezclan las manualidades con las nuevas tecnologías.

¿Qué objetivos principales tiene este proyecto?

Principalmente queremos democratizar el aprendizaje de la tecnología, de tal manera que no hace falta invertir grandes cantidades de dinero, si no derrochar imaginación. Además, queremos que la robótica educativa sea lo más universal posible, para que cualquier persona le pierda el miedo a convertirse en "maker".

¿Qué papel debe tomar la robótica en la educación actual según su punto de vista?

Para mí la robótica educativa no es un fin sino un medio, una herramienta muy chula para que los más jóvenes adquieran diferentes destrezas y habilidades como la creatividad, la lógica, la resolución de problemas... de manera práctica y atractiva. Así que, hay que ofrecer tanto un enfoque específico sobre los conceptos básicos de electricidad, electrónica, programación, estructuras y materiales... pero también el enfoque transversal, ver en qué se utiliza la tecnología. Por ejemplo, en nuestro Little engineer Kit los estudiantes de primaria aprenden qué es la energía solar creando su propio circuito con placas solares para iluminar un LED.

¿Cómo deben gestionar este tipo de tecnología los colegios?

En primer lugar hay que tener en cuenta las circunstancias del propio centro: cómo es su claustro en general, si hay profesores suficientemente formados, si la tecnología se verá específica o transversalmente, las horas lectivas a las que se les va a dedicar, si el material lo adquiere el centro como parte del aula de tecnología o lo van a adquirir los estudiantes como un material más, etc. Así que, primero hay que hacer una planificación detallada de qué se pretende conseguir. Y después, según estas circunstancias, elegir entre un amplio abanico de opciones tecnológicas.

Mi recomendación es que el centro no se deje llevar por modas o por proyectos que parecen ofrecer milagros pero luego no son realistas. Hay que ir paso a paso con buena letra.

¿A qué perfil de alumnos está destinada las formaciones que dan en Flexbot?

En Flexbot estamos centrados en la venta de material didáctico. A veces damos talleres y participamos en eventos para enseñar en qué consiste nuestra filosofía, pero no es nuestro negocio principal.

Hemos dado talleres y charlas a un amplio abanico de asistentes: desde estudiantes de Primaria hasta chicos más mayores de ciclos superiores de electrónica. También organizamos sesiones a profesores, tanto técnicos como los que se están iniciando en este tema.

¿Qué ventajas ofrece la robótica en el desarrollo cognitivo de los alumnos?

La robótica educativa es muy completa porque por un lado está la parte creativa y por otra la constructiva. Los alumnos tienen que idear y después desarrollar un proyecto físicamente y dotarle de funcionalidad con la programación. Así que, se desarrolla tanto la inteligencia lingüística, matemática, inter e intrapersonal, visual y espacial, etc.

¿Qué significa para el equipo ser reconocidos y galardonados por los premios SIMO INNOVA y SIMO IMPULSO?

Pasar de trabajar en multinacionales muy reconocidas a crear mi propia startup e ir construyendo poco a poco equipo y red de contactos es una experiencia llena de contrastes. Cuando comencé nadie nos conocía y era muy duro ir llamando a puerta fría para que alguien me diera una oportunidad de presentar mi proyecto. Ser reconocidos con varios premios en SIMO Educación es todo un honor y una alegría que confirma que nuestra visión es compartida y aplaudida. Ahora nos toca seguir trabajando duro pero sabemos que estamos en el camino correcto.

¿Qué objetivos tienen a largo plazo para llevar la robótica a más centros escolares?

Actualmente hemos lanzado la campaña Try it de préstamo de materiales. Así, los centros pueden probar nuestros kits y libros gratuitamente antes de lanzarse de lleno.

Además seguimos trabajando en crear más libros y kits para ofrecer múltiples opciones que se ajusten a la realidad de cada centro.

Y por supuesto, tenemos entre manos algunas cosillas que iremos desvelando poco a poco pero que creemos que será una gran revolución en el sector educativo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.