Ecoaula

Las escuelas eslovenas cierran por la huelga de profesores

  • La huelga fue llevada a cabo por 38.000 profesores.

La mayor parte de las escuelas eslovenas han permanecido cerradas este miércoles por la huelga de un día llevada a cabo por 38.000 profesores para reclamar subidas de salario.

Según está previsto, 15.000 profesores asistirán este miércoles a una manifestación en el centro de la capital, Liubliana, para decirle al Gobierno que su trabajo está infravalorado.

"Exigimos que el salario medio de los profesores suba en un 10 por ciento, dado que ahora se les paga considerablemente menos que a otros colectivos, como los doctores, que también trabajan para el sector público y que tienen niveles educativos similares", ha declarado un portavoz del Sindicato de Educación, Ciencia y Cultura de Eslovenia (SVIZ), Sandi Modrijan.

El Gobierno esloveno, de centro izquierda, está recibiendo cada vez más presión por parte de los sindicatos del sector público, que demandan subidas de sueldo debido al crecimiento que ha experimentado la economía. Los analistas han indicado que estas exigencias reflejan la esperanza de que el Ejecutivo sea más generoso ante las elecciones generales previstas para junio.

En enero, más de 30.000 funcionarios realizaron una huelga de un día. Esta semana se están dando de nuevo protestas por parte de distintos colectivos por el mismo motivo, conseguir una subida de sueldo. El lunes, fueron los agentes de Policía los que salieron a la calle, mientras que los enfermeros detuvieron su trabajo durante dos horas el martes.

El Gobierno espera una tasa de crecimiento del 3,9 por ciento para 2018, después de que 2017 cerrase con una tasa del 4,4 por ciento (debido, principalmente, a un aumento de las exportaciones y de las inversiones). Sin embargo, la clase empresarial, incluyendo la Cámara de Comercio, han advertido de que la aprobación de aumentos excesivos de salario podría dañar las inversiones en el país y el crecimiento de la economía y conducirían a un aumento de los impuestos.

El Gobierno esloveno ha indicado que la mayoría de las subidas de sueldo que se han exigido no están justificadas por un aumento de la productividad y podrían amenazar la consolidación fiscal. El Ejecutivo espera acabar el año con un superávit en el presupuesto de un 0,4 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), después de que 2017 finalizara con un superávit de un 0,8 por ciento.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado