Ecoaula

Turismo en España, talento en desarrollo

Hace unas semanas el Foro Económico Mundial colocaba a nuestro país entre los puestos más bajos de Europa en el desarrollo del talento humano.

Con este informe sobre la mesa, y bajo la responsabilidad de una entidad que forma en España un millar de estudiantes al año, hemos acogido en nuestro país y en nuestra sede, la 2ª Conferencia Mundial de la OMT sobre Desarrollo de Talento. Y como veremos, por suerte, el sector hotelero y turístico se desmarca en nuestro país del resto mostrándose como gran impulsor del talento a nivel internacional. Diversos expertos relacionados con la industria han coincido en subrayar la importancia de España atrayéndolo y proyectándolo.

El talento acude a los puntos en los que se concentran los recursos, allá donde puede brillar y desarrollarse. España posee el sector turístico más competitivo del mundo y vive un momento de esplendor, pero sólo podrá evolucionar si somos capaces de formar y atraer el mejor talento a nivel mundial. Educar y proyectar a profesionales sobresalientes con el mejor nivel educativo posible es el mejor regalo que un país como el nuestro se puede hacer para asegurarse un futuro como líder dentro de la industria turística y hotelera internacional. Estamos siendo capaces de competir y hacerlo con éxito con países de tanta tradición en la formación directiva hotelera como Suiza o EE.UU. En nuestro caso hemos demostrado cómo sumar el hecho de ser una de las tres marcas más reconocidas en el ranking mundial, junto con el valor de formarse en un país líder de eficiencia en la gestión como es España, es suficientemente atractivo para atraer talento de más de cien países.

Pero ¿por qué es tan crítica esta batalla por atraer talento?, ¿por qué tenerlos formándose en nuestro campus, en Marbella, en lugar de en otra ciudad centroeuropea o americana es tan valioso para ellos y para nuestro país? La incapacidad de los países de potenciar adecuadamente el talento de las personas refuerza la desigualdad, pues les priva de opciones y recorta sus posibilidades para acceder a empleos de calidad y puestos directivos. No solo se trata de formar a los mejores profesionales sino de ofrecerles que lo hagan entendiendo el valor de nuestro modelo e industria. Eso les aporta una gran ventaja a ellos, puesto que lo están haciendo en el entorno más diverso y competitivo a nivel mundial (por algo hemos repetido liderazgo por segundo año consecutivo). Pero también aporta una gran ventaja al país, pues enriquecen al talento local que comparte campus con ellos, a las empresas nacionales que se nutren de su brillantez durante su formación y al prestigio del país durante su carrera.

A corto plazo, para las empresas será fundamental apoyarse en los protagonistas del cambio generacional. Un cambio de paradigmas en el sector turístico, que ya estamos viviendo en su apogeo y que estará protagonizado tanto por los estudiantes que actualmente se están formando, como por los que están a punto de llegar.

España ha sabido defender y consolidar su liderazgo en las últimas dos décadas sumando, a sus atractivos como destino, su eficacia en la gestión de costes y operación. Y, para ser capaces de seguir haciéndolo en las dos próximas décadas, será clave que nuestro país lidere el desarrollo de talento y sea capaz de gestionar la inmediatez en los entornos de cambio como los que están ya aquí.

Por: Carlos Díez de la Lastra, CEO/Director General, Les Roches Marbella Global Hospitality Education

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0