Ecoaula

Pelayo Bolívar: "Nuestro objetivo es recuperar las Humanidades como elemento vital de la formación de las personas"

  • Las Humanidades aportan un conocimiento profundo e íntimo de lo humano
Fundadores de Virtus
Madrid

En tiempos tan convulsos como los de ahora, las empresas buscan más que nunca formación que les ayude a adaptarse a las nuevas circunstancias. Virtus es una escuela que ofrece formación en humanidades para empresas, tocando ramas como la literatura, el arte, la historia o la filosofía. Pelayo Bolívar, Fundador y Director General de Virtus Universitas, explica en qué consiste Virtus.

¿Cómo nace Virtus?

Virtus se empieza a gestar en los meses anteriores al ya famoso confinamiento como una serie de ideas, de inquietudes y de preguntas al aire. Es durante este tiempo, y los propios meses de confinamiento, en los cuales nos decidimos a hacer algo que creemos de vital importancia y necesidad para la sociedad de hoy en día: recuperar la formación en humanidades como parte esencial de una formación integral de las personas.

Un objetivo tan heroico como necesario. La pregunta que nos surge en ese momento es la que surge a todo emprendedor que se plantea su idea y como llevarla a cabo: ¿Cómo lo hacemos? ¿cómo llevamos las Humanidades a la sociedad de una manera atractiva? Es con estas preguntas como nos planteamos "centrar el tiro", y es que pasamos gran parte de nuestras vidas trabajando, en nuestras empresas, con nuestros compañeros de trabajo, jefes, equipos, etc. Y es por ello por lo que creemos que la manera más transversal de llegar a la sociedad es a través de las empresas y sus directivos y empleados.

¿Cuál es su objetivo principal?

Nuestro objetivo, nuestra misión, es fortalecer los cimientos de nuestra sociedad, mediante formación de calidad que promueva los grandes valores humanísticos, cultivando, inspirando, elevando, dotando de sentido e impulsando a la acción a nuestro alumnado. Ese es nuestro reto.

A día de hoy se prioriza mucho la formación técnica. Pesa mucho más que cualquier otro tipo de formación. ¿Por qué? Porque es necesaria, los trabajos actuales lo requieren por la complejidad de los procesos, constantes cambios, desarrollo de tecnología, etc.

No obstante, creemos que poner todo el peso en esta formación, sin atender a otros aspectos, es contraproducente por dos razones. En primer lugar, corremos el riesgo de descuidar aquello que en lo técnico nos hace más valioso que la máquina: lo humano. Sin la formación humana, la formación técnica siempre va a estar incompleta.

En segundo lugar, la formación técnica, dados los avances de la ciencia, se queda rápidamente obsoleta. Una formación puramente técnica sin un fundamento humano no tiene continuidad en el tiempo. Una formación que no atiende a lo humano, no tiene perpetuidad.

Nuestro objetivo, en definitiva, es recuperar las Humanidades como elemento vital de la formación de las personas, y demostrar que la formación humanística es sin lugar a dudas una ventaja competitiva para las empresas, además de un claro potenciador de la cualificación personal.

¿Por qué Virtus escoge el mundo de las humanidades?

Las Humanidades aportan un conocimiento profundo e íntimo de lo humano, esa visión amplia del mundo, que permite desenvolvernos en situaciones complejas, y responder a los nuevos retos que se nos plantean. No son útiles en el sentido de una herramienta, de un martillo. Creamos el martillo porque necesitamos clavar clavos, por lo que es un medio para un fin distinto de sí. Las Humanidades, el Arte, la Literatura, la Historia, son un fin en sí mismas.

"Un problema sólo puede abordarse desde sus causas, y las Humanidades nos permiten ir a la raíz del problema"

Sin embargo, eso no implica que no sean provechosas. Ya decía Guardini que la obra de arte puede no ser útil, materialmente, pero seguir teniendo un sentido que nos enriquezca: un sentido que nos ayude a comprender al ser humano desde dentro, y a proponer soluciones a los cada vez mayores retos humanos. Un problema sólo puede abordarse desde sus causas, y las Humanidades nos permiten ir a la raíz del problema, plantearnos sus orígenes y comprenderlo desde lo más íntimo de nuestro ser, nuestro arte, nuestra literatura, nuestra historia, nuestra cultura. Como decía Gaudí, para ser original hay que volver al origen: frente a un problema humano, una solución humana.

¿Qué considera que le puede aportar las humanidades a las empresas hoy en día?

Primero, nos permiten formar un criterio con el que afrontar la realidad. Si las empresas complementan la formación técnica con una formación humanística, sabrán discernir y emitir juicios sobre las cosas, no solamente usarlas. Esto permite responder con dinamismo ante los muchísimos retos de nuestro tiempo.

Segundo, desde esa altura, las Humanidades nos aportan amplitud y perspectiva ante problemas y oportunidades. No solo potencian el pensamiento creativo, la adaptación ante los distintos ambientes, respuestas rápidas pero profundas… También nos aportan una visión de altura y de conjunto: cómo el ser humano ha afrontado los retos y superado las dificultades durante toda su Historia, dejándola trufada de lecciones.

Tercero, constituyen un punto en común en el que fundamentar la idea de la empresa, su sentido de pertenencia, su ideal, y el sentimiento de misión común de directivos y empleados. Un lugar común desde el que comprender la realidad, afrontar los problemas, y plantear las soluciones humanas y concretas que la compleja situación actual reclama de las empresas

¿Hacia qué tipo de empresas está enfocado?

Virtus Universitas y su formación están enfocados hacia cualquier tipo de empresas. Creemos que las humanidades no se cierran o valen para un tipo de empresa en concreto. Son válidas tanto para grandes empresas, así como para PYMES. Son válidas para empresas en el sentido amplio de la palabra: empresas privadas, familiares, colectivos, organizaciones sin ánimo de lucro, entidades públicas, etc.

"Virtus Universitas y su formación están enfocados hacia cualquier tipo de empresas"

Creemos que lo que Virtus Universitas ofrece es de gran valor para toda aquella actividad que implique a personas, que, por suerte, es en todas de una manera u otra. Y es que las empresas del hoy buscan personas que sean capaces de comunicar, escribir, ser creativos, empatizar... además de poseer conocimientos técnicos. Las máquinas no pueden competir con los humanos en empatía, compasión o espontaneidad, y lo mejor para conseguir estas habilidades: las Humanidades.

Filosofía o la ópera también forma parte del área de las humanidades, ¿cómo se pueden aplicar a las empresas?

Cada área de las Humanidades nos muestra o revela una faceta del ser humano, y nos traslada una serie de lecciones vitales que son aplicables a todo lo humano. Y como bien dice Peter Drucker, la empresa es, ante todo, un logro humano.

¿Qué nos aporta la filosofía?

La imagen clásica que nos viene a la mente cuando escuchamos a alguien decir que estudió filosofía es que vive en un mundo imaginario a solas con sus pensamientos, sin alguna con la realidad. Pensadores de sillón que viven en una torre de marfil, por así decirlo. Nada más lejos de la realidad. La filosofía es uno de los esfuerzos más importantes en la historia de la humanidad para tratar de entender y comprender el mundo en el que vivimos. Afecta a casi todos los aspectos de nuestras vidas, incluso si no lo vemos. Cuando determinamos qué fuentes de información son más creíbles o no, empleamos el campo de la filosofía conocido como epistemología, cuando determinamos qué es correcto o incorrecto, empleamos el campo de la filosofía conocido como ética, y así sucesivamente. Muchos de nuestros derechos políticos provienen de ideas que se desarrollaron en el pensamiento filosófico sobre el libre albedrío, la metafísica, la ontología y otras áreas.

"Este es el punto clave de la Filosofía: la idea de encontrar problemas y soluciones para esos problemas"

Una de las habilidades más importantes que se adquieren al estudiar Filosofía es el pensamiento crítico y el pensamiento innovador, tan necesarios y valorados en las empresas. Estudiar filosofía requiere que razonemos a través de nuestras suposiciones y las ideas de los demás, encontrando los problemas en ambos y también encontrando una solución. Este es el punto clave de la Filosofía: la idea de encontrar problemas y soluciones para esos problemas, algunos de estos problemas son teóricos y otros problemas son prácticos y reales. Esto es lo que requiere la innovación, encontrar un problema que existe en el mundo y también encontrar o crear la solución. ¿Quién puede decir que un perfil con estas habilidades no es de gran valor?

¿Y la ópera?

Brevemente diremos que entender la ópera, más allá de apreciar una de las manifestaciones artísticas más completas que hay, nos aporta una serie de ideas muy importantes que podemos extrapolar a la empresa y a su día a día. Por ejemplo, la importancia en los detalles: en la ópera, el sonido de una sola vocal y la expresión de una sola consonante, un sonido, tiene el poder de cambiar significativamente el impacto de todo un acto. En los negocios, los detalles son igualmente críticos. Una palabra mal escrita en una propuesta puede hacer que no fructifique; un comentario casual puede desencadenar una avalancha de malentendidos y problemas, y así sucesivamente.

En la ópera, si preguntamos a cualquier artista de renombre, nos dirá que hay que seguir y aceptar consejos para crecer. Cada sugerencia que se recibe por parte del director, compositor o colegas se incorpora inmediatamente en la actuación o al menos, se tiene en cuenta. En los negocios es igual de importante tener a gente de confianza que vea nuestra actividad desde fuera, para ver dónde puedo mejorar el desempeño de mis labores.

Así, podemos poner incontables ejemplos de cómo la ópera, la filosofía, la literatura o la mitología, entre otras muchas disciplinas nos ayudan a entender y a aplicar enseñanzas en nuestro día a día en la empresa.

¿Cuáles son los cursos más populares que ofrece Virtus?

Virtus Universitas lanza este 15 de marzo la primera promoción de su "buque insignia" y curso en el que se lleva trabajando más de un año: el programa Empresa y Persona.

El Programa Empresa y Persona está pensado y diseñado para empresas y trabajadores que buscan una formación diferente y complementaria a la habitual. Que buscan complementar de manera integral la formación técnica predomina en los planes de formación en las empresas. Utilizando un enfoque muy práctico y ágil, el programa permitirá a los participantes lograr objetivos al enmarcar sus decisiones y acciones desde perspectivas fundadas en el conocimiento, no solo de lo profesional, si no de lo humano.

A través de más de 6 horas de píldoras de vídeo muy atractivas y entretenidas, en las que se ayuda a redescubrir la empresa desde lo más profundo del ser humano, desde todo aquello que la cultura Occidental puede aportarnos a la comprensión de la realidad, siete sesiones magistrales de la mano de grandes profesores que nos acercarán a disciplinas como la ópera, la literatura, la historia, la mitología o la ciencia y a través de las cuales, en una hora y media por sesión, entenderemos como estas disciplinas tienen mucho que ver con nuestro día a día y con cómo el mundo es hoy como lo entendemos.

"Todo el recorrido que se hace en el programa estará siempre acompañado de contenido adicional para quien desee profundizar en diferentes temas"

Todo el recorrido que se hace en el programa estará siempre acompañado de contenido adicional para quien desee profundizar en diferentes temas. Desde lecturas, recomendaciones o más contenido audiovisual, el participante podrá interactuar con maestros y tutores que le guiarán a través de las inagotables disciplinas humanísticas.

En el programa Empresa y Persona Analizamos cuestiones esenciales sobre la empresa y sobre tu papel en ella. Cuestiones que tocan el día a día de las empresas, sentando así los fundamentos del binomio empresa-persona. Apoyándonos en lo que consideramos algo esencial para la formación de una persona, las humanidades y lo que ellas nos aportan.

¿Por qué es importante que las empresas ofrezcan formación a sus empleados?

Creemos que es importante que las empresas formen a sus empleados por lo que hemos mencionado previamente: el desequilibrio entre formación técnica y humanística puede ser fatal en un futuro. Una empresa que abre la puerta a sus empleados a una formación de estas características, en la que los empleados no solo van a disfrutar, si no que se van a sentir realizados, y van a ver, aún más el valor de su labor y la labor de su empresa en la sociedad, creemos que es una empresa que acierta.

Formar a los empleados en cuestiones humanas no es sino una inversión en personas más comprometidas con su trabajo, con su equipo y con su empresa, en definitiva. Personas con capacidad de resolver problemas, de desenvolverse en situaciones críticas, personas con una actitud positiva ante tanta negatividad que nos llega por todas partes.

¿Cree que la formación humanística ha decaído en nuestro país? ¿Por qué?

Es un hecho que la formación humanística no tiene el mismo nivel y apreciación en el ámbito escolar, universitario, y sobre todo laboral que la formación técnica. La razón es sencilla: en un mundo cada vez más tecnificado, hemos decidido apostar por una especialización que nos permita afrontar los múltiples retos de una sociedad tecnológica. Sin embargo, hemos sacrificado en su lugar aquellas disciplinas que, por poco cuantificables, nos parecían inútiles, perdiendo así el bagaje y profunda enseñanza humana que transmitía nuestra cultura.

Recuperar esta formación es para Virtus no solo algo esencial para la sociedad, sino algo de vital importancia para que la gente recupere ese sentido de pertenencia hacia el propio ser humano, hacia sí mismos y hacia sus lugares de trabajo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin