Ecoaula

Los malos jefes NO han venido para quedarse

  • No hay que olvidar que tanto el liderazgo como el aprendizaje, son "procesos" muy humanos
Madrid

Prometo que en este artículo acerca del aprendizaje, la formación y el liderazgo no voy a utilizar la expresión "esto ha venido para quedarse", porque estoy cansado de oírla y lo único que se va a quedar son aquellas prácticas, experiencias y metodologías que se han demostrado más eficientes, o que en conjunto superan o generan más beneficios que las metodologías presenciales y, por el contrario, lo que no va a permanecer son los malos jefes.

No hay que olvidar que tanto el liderazgo como el aprendizaje, son "procesos" muy humanos y como en todos los procesos humanos el lenguaje no verbal es vital para construir la confianza necesaria para sustentarlos, así que "la presencialidad" va a ser siempre importante para el aprendizaje y para el liderazgo.

Pero claro, de repente llega una pandemia y nos quedamos todos en casa… Y de repente de lo que veníamos hablando en términos de aprendizaje y liderazgo se adelanta 3-4 años y nos damos cuenta de que no nos queda más remedio que potenciar la formación en remoto y ejercer el liderazgo de equipos en la distancia.

Pero ojo, y aquí viene el drama o la oportunidad… En términos de liderazgo, la distancia, el tener que "conducir" equipos deslocalizados ha resultado un intensificador de las buenas y las malas prácticas, por ejemplo:

- La confianza. El líder con tendencia a la "reunionitis" ha intensificado esta "querencia" en tiempos de teletrabajo forzoso por la sensación de la falta de control provocada por la distancia. Y si ya en la oficina está situación resultaba frustrante para los equipos, ahora con gran parte de los equipos trabajando desde casa, el drama está asegurado. Conclusión, el trabajo desde casa ha aflorado a los lideres "destructores de la confianza".

- La comunicación. Los líderes que en estos tiempos han sabido mostrar cercanía, transparencia, claridad en los mensajes, pero por encima de todo, los líderes que han logrado transmitir el propósito con el que se han hecho las cosas, son los que han conseguido más éxito y equipos más comprometidos. Para ello, no sólo hace falta ser buen comunicador si no también dominar el medio y estar a la última en el uso las herramientas digitales y colaborativas de comunicación.

- Digitalización. La gestión a distancia ha dejado en la cuneta a las personas que no se manejan con herramientas digitales. Solo aquellos responsables de equipos con los conocimientos digitales adecuados han mantenido niveles altos de eficiencia y equipos con un desempeño alto.

- Toma de decisiones rápida y basa en datos. En cuestión de semanas la mayoría de empresa se han visto obligadas a pivotar y transformar parte de su modelo de negocio, su modelo de venta o el modelo de entrega de productos y servicios. Y sólo lo han conseguido con éxito las entidades con líderes decididos, que escuchan, rápidos en la toma de decisiones, can la capacidad de interpretar los datos para convertirlos en conocimiento y con altos niveles de tolerancia al error. Líderes agile.

Cómo decíamos al inicio de este artículo, tras esta experiencia de vida forzosa a la que nos ha obligado la Covid, permanecerán muchas de las prácticas y formas de trabajo establecidas, pero, por supuesto y con toda seguridad recuperaremos gran parte de las tradicionales.

En términos de formación en liderazgo no me cabe ninguna duda que los futuros programas combinarán metodologías de formación en remoto y presenciales que garanticen el entrenamiento de las habilidades "core" y el networking. Y entre las habilidades "core" de los futuros líderes seguro que estarán:

1. La capacidad de generar confianza y conjurar a los equipos en entornos de cambio e incertidumbre.

2. La comunicación con propósito para obtener el compromiso de los colaboradores.

3. La destreza y el conocimiento digital como el "medio natural" y tablero de juego.

4. La toma de decisiones dinámicas y la tolerancia al error como instrumento principal para la transformación de las compañías.

Elaborado por David López, Director de Adecco Learning&Consulting

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin