Ecoaula

La Conferencia Episcopal propone que la asignatura de Religión se integre en un ámbito de educación "moral"

La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha propuesto al Gobierno que la asignatura de Religión se pueda incluir en otras materias de formación moral en el ámbito educativo, donde "se estudiarían valores necesarios para la convivencia y el bien común". Esa educación moral se haría "respetando la voluntad de los padres".

Así lo confirmaron este jueves a Servimedia fuentes de la CEE, que recordaron que en "la última reunión" (en julio) con la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, los prelados españoles hicieron una propuesta que "aborda la necesidad de la existencia de un ámbito específico de educación 'moral' en la escuela, y la posibilidad de que los contenidos de la asignatura de Religión se integren en él.

"En este ámbito se estudiarían valores necesarios para la convivencia y el bien común, y que, al estar fundamentados desde las diversas identidades de los alumnos, respetando la voluntad de los padres, pueden ser explicados desde la perspectiva católica. De esta manera se responde al desafío de una formación integral, que hace posible afrontar mejor en el presente y en el futuro las circunstancias de la vida en una sociedad plural", añadieron las mismas fuentes.

Los obispos españoles consideran que la propuesta "busca poner de manifiesto la importancia de este ámbito específico de la educación, reconocido generalmente por otras legislaciones y en los marcos normativos internacionales, permitiendo abordar valores compartidos por todos", pero también "el respeto debido a la identidad propia de los alumnos y a los derechos de los padres".

Distintas perspectivas

Con ello, aseguraron a Servimedia fuentes episcopales, "podrá afirmarse así mejor la dignidad de las asignaturas que conforman este ámbito de enseñanza".

Esta propuesta, avanzada hace unos días por el portavoz de la CEE, Luis Argüello, y de la que se hizo eco este jueves 'Alfa y Omega', posibilitaría explicar valores morales a los alumnos desde distintas perspectivas, entre ellas, la católica, y sería la salida que la Iglesia española encuentra a la propuesta de la ministra Celaá en su reforma educativa, que está tramitándose en el Parlamento.

La futura ley de educación apostaría por considerar la asignatura de Religión como una materia no computable y, además, sin una materia alternativa que pudiesen cursar los alumnos que no optasen por la formación religiosa. Según las cifras de la Conferencia Episcopal, 34.000 profesores de Religión dedican su tiempo a difundir los valores del Evangelio en las aulas españolas.

Otra de las cuestiones que afectan al ámbito de la educación católica que también propone la reforma educativa es que no se puedan crear nuevos centros católicos aunque haya demanda social.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Roberto Lastra
A Favor
En Contra

Diluir la asignatura de religión en valores es el principio del fin de la asignatura de religión. En vez de apostar por una asignatura de religión para todos están cerrando la puerta a que los todos los alumnos tengan acceso al tesoro simbólico de la religión, les van a dejar ciegos y sordos para entender su cultura. Están cavando la tumba para enterrar la religión.

Puntuación 0
#1