Distribución

La industria de los refrescos crece impulsada por las bebidas 'light'

  • El sector generó ingresos por valor de 4.600 millones en 2017
Imagen de Dreamstime

El buen ritmo de sus ventas en la hostelería, animadas por el empuje del consumo nacional pero sobre todo del turismo, permitirá a la industria española de refrescos cerrar el año con unas ventas de casi 5.000 millones de litros y 4.600 millones de euros, lo que supondrá no sólo un ligero crecimiento con respecto al año anterior, sino una consolidación de la mejora experimentada por este sector en los dos ejercicios pasados. Más noticias en la revista gratuita elEconomista Alimentación

Aunque el tirón del sector es generalizado, son las bebidas lights las que siguen animando esta industria -crecen hasta cuatro puntos respecto al año anterior- destacando entre ellas la tónica (16%), el limón (11%), la naranja (9%) y la cola (4%).

Además de las lights, las bebidas de té también han experimentado un crecimiento -del 3,8%-, junto a las de deportistas y energéticas -un 3% más- y la tónica -un 2%-, según se desprende del Informe Económico y Social sobre el sector de las bebidas refrescantes hecho público por Anfabra -la Asociación de Bebidas Refrescantes-.

De ese documento también se extrae que durante el año 2016 la comercialización de refrescos en España aportó 3.806 millones de euros de Valor Añadido Bruto (VAB), 71.190 empleos directos e indirectos y 1.415 millones de euros de contribución fiscal.

Producción de 4.400 milllones de litros

"La producción anual de bebidas refrescantes en España ronda los 4.400 millones de litros. Además del trabajo directo de fabricantes y marcas, existe un gran entramado industrial y social del que forman parte centenares de empresas", sostiene John Rigau, presidente de Anfabra.

Según la Asociación, este efecto de arrastre tiene su actor más relevante en la agricultura, con el aprovechamiento de materias primas como zumos y extractos y la remolacha; en el proceso de producción, además, intervienen, la energía, el agua, el gas carbónico, aromas y otros aditivos; industrias del vidrio, del acero, el aluminio o el plástico, entre otras para envases o embalajes. Así, por cada empleo creado en la industria se generan otros siete de manera indirecta.

Josep Puxeu, director general de la Asociación, recuerda por su parte que "el sector destaca por su capacidad de innovación y lanzamiento de nuevos productos. Se pueden encontrar hasta 2.000 referencias en el mercado y se lanzan unas 150 novedades al año".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado