Distribución

Marta Álvarez: "El Corte Inglés tiene proyecto y futuro, somos una compañía sistémica"

  • La junta de accionistas aprueba por unanimidad las cuentas y la gestión
  • La retribución del consejo se limita a un máximo de 24 millones
  • El grupo aprueba el reparto del mayor dividendo desde 2007: 75 millones

"Tenemos proyecto y tenemos futuro. Somos una compañía que está cerca de la sociedad y que entiende las necesidades de las personas", así de contudente se ha mostrado hoy la presidenta de El Corte Inglés, Marta Álvarez, en el transcurso de la Junta General de Accionistas celebrada en Madrid, en la que se han aprobado por unanimidad todas las propuestas del Consejo de Administración. La asamblea de socios, en la que ha estado representado el 92,7% del capital, delegando el inversor catarí Al Thani el voto en la presidenta, ha dado luz verde a la fusión por absorción de Bricor por parte de El Corte Inglés.

Asimismo, se han aprobado las cuentas anuales, el informe de gestión y la propuesta de aplicación de resultados, así como la gestión del consejo de cdministración correspondientes al ejercicio 2018. Manuel Pizarro, cuyo mandato como consejero de El Corte Inglés cumplía este año, ha sido renovado con el respaldo de la Junta de Accionistas.

El resto de puntos incluidos en el orden del día han sido también aprobados por amplia mayoría: la ratificación de las transmisiones de las acciones en cartera, la autorización para la adquisición de acciones propias, la aprobación de remuneración del consejo de administración, y la delegación de facultades. Igualmente, se ha ratificado la propuesta del consejo de administración para repartir un dividendo de 75 millones de euros, frente a los 65 millones del año pasado, el mayor desde el año 2007.

La retribución máxima del consejo de administración ha quedado limitada, por otro lado, a un máximo de 24 millones de euros, frente a los 28 millones que figuraban como tope hasta ahora. El año pasado, el consejo cobró 25,89 millones de euros, pero esa cantidad incluye el pago de 11,7 millones en indemnizaciones.

Durante la celebración de la junta, la presidenta Marta Álvarez ha recordado que El Corte Inglés es "una compañía sistémica para la economía española, un generador de riqueza y empleo, un impulsor de ideas capaz de crear conceptos comerciales novedosos, de marcar tendencia y de situarnos a la vanguardia. Llevamos casi 80 años haciéndolo. Con ilusión, con compromiso, con firmeza y sensibilidad; con innovación".

Álvarez ha asegurado que "tenemos ante nosotros un futuro prometedor porque nuestros equipos tienen creatividad e imaginación para desarrollar nuevos conceptos de negocio, para poner en marcha productos y servicios diferenciales, para impulsar ideas innovadoras que se anticipen a las necesidades del mercado".

Las cuentas

La presidenta hizo un repaso a los principales hitos del ejercicio 2018 (cerrado el 28 de febrero de 2019), y recordó las cifras más significativas del grupo que alcanzó una cifra de negocios consolidada de 15.783 millones de euros, lo que supone un incremento del 1,1% respecto al ejercicio precedente. El Grupo El Corte Inglés también consiguió elevar su margen bruto en un 1,5% hasta situarse en 4.696 millones. El beneficio neto consolidado aumentó un 27,7% hasta alcanzar los 258,2 millones de euros, mientras que el beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó en casi 1.075 millones, un 2,2% más que el ejercicio precedente. Asimismo, se logró reducir la deuda en 467 millones de euros.

"Éxito evidente"

La presidenta calificó de "éxito evidente" las medidas adoptadas en los últimos meses, ya que "han sido reconocidas y recompensadas por el mercado financiero que, recientemente, ha otorgado la calificación de investment grade, grado de inversión, a la emisión de bonos". Y ha elevado también la nota corporativa, situándola en una "perspectiva positiva", señaló.

Marta Álvarez manifestó también la apuesta decidida del Grupo por la igualdad de género: "al menos, el 50% de los nuevos puestos de mando serán ocupados por mujeres", dijo durante su intervención. También recordó el apoyo de la empresa a la inserción de mujeres víctimas de la violencia de género. "Ya hemos integrado a 60 mujeres que estaban en esta situación", puntualizó.

Primera accionista

Marta Álvarez, hija del expresidente Isidoro Álvarez, fallecido en 2014 controla junto a su hermana Cristina el 69% de Cartera de Valores Iasa, primer accionista del grupo con un 22% del capital. No obstante, tiene también el mando sobre la Fundación Ramón Areces, que es dueña de otro 37% del grupo, con lo que tiene garantizada la mayoría del accionariado.

Las hermanas Álvarez forzaron hace un año el relevo en la presidencia de su primo Dimas Gimeno, así como su salida del consejo de administración. Aunque en un primer momento se planteó la posibilidad de que Marta Álvarez pudiera asumir la presidencia, finalmente se optó por profesionalizar el grupo y apostar por un ejecutivo de la casa para ocupar el cargo, nombrando así a Nuño de la Rosa, que en ese momento era ya consejero delegado. Pero transcurrido un año se ha decidido dar un cambio de rumbo y el pasado 10 de julio la hija de Isidoro Álvarez ha sido nombrada presidenta.

La salida de Gimeno

Dimas Gimeno, por otro lado está negociando la venta del 7% de la compañía con un descuento del 30% respecto al precio que pagó el inversor catarí Al Thani. Si este se hizo el año pasado con el 10% del capital mediante la concesión tres años antes de un préstamo participativo por un importe de 1.000 millones, Gimeno; su madre, María Antonia Álvarez y su tío, Cesar Álvarez, estarían dispuestos a vender ahora sus acciones por menos de 500 millones.

Según han confirmado fuentes próximas a la empresa consultadas por este periódico, se estaría estudiando la posibilidad de que esos títulos fueran adquiridos en autocartera, dando la posibilidad al resto de accionistas a recomprarlos posteriormente en el caso de que quisieran incrementar sus participaciones con una rebaja muy significativa.

El grupo pondría fin así al conflicto que arrastra desde hace más de un año en su capital, logrando una mayor estabilidad accionarial y cerrando además los procesos judiciales en marcha. Gimeno no podía acudir a la junta en representación de Iasa, pero sí como accionista a título individual, algo que, sin embargo, no ha hecho. Las fuentes consultadas explican que ni siquiera ha delegado el voto.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint