Cultura

Antonio Najarro: Si los niños estudiaran danza en la escuela, todo cambiaría

Barcelona, 28 jul (EFE).- Antonio Najarro se despide como director del Ballet Nacional de España con la satisfacción de "haber atraído nuevos públicos y jóvenes" a la danza española y la tristeza de ver que el sector "no consigue la unidad necesaria" para reivindicar "cosas básicas, como la asignatura de danza en la escuela".

"Si los niños estudiaran danza, todo cambiaría. La danza en el colegio es terapéutica, es una gimnasia maravillosa, despierta sensibilidades en los niños y, además, educa a los espectadores del futuro, que es lo que necesitamos", ha dicho el coreógrafo en una entrevista con Efe.

Najarro ha estado ocho años al frente del Ballet Nacional de España, una etapa que cerrará la semana que viene en el Gran Teatre del Liceu con las obras "Zaguán" y "Alento".

Dos coreografías que muestra su particular visión de la danza española que, en su opinión, "tiene que arriesgar y actualizarse" para conseguir "ser comercial, en el buen sentido de la palabra".

"Si no consigues llamar la atención del público corres el peligro de quedar encerrado en ti mismo", argumenta Najarro, que durante su periodo en el BNE no se ha limitado a recuperar el repertorio tradicional de la escuela bolera, la danza clásica española, el folclore y el flamenco, sino que también se ha esforzado en introducir nuevas propuestas.

El coreógrafo madrileño de 43 años es "un amante del folclore español", pero reconoce que mucha gente lo ve como "un arte obsoleto y ligado al franquismo".

"Hay que luchar contra esos prejuicios porque la danza española es un estilo único en el mundo, una gran riqueza cultural, con una capacidad inmensa para emocionar", añade.

En esta lucha, su método ha consistido en "difundir la belleza de esta danza" a través de las redes sociales y los medios de comunicación; activar proyectos pedagógicos que llevan la danza a la escuela; y trabajar puestas en escena actuales.

"Creo que poco a poco estamos cambiando la concepción que tiene la gente de la danza española y estamos atrayendo nuevos espectadores, especialmente gente joven", asegura, consciente de que sus propuestas más innovadoras no son del agrado de los "puristas", pese a estar convencido de que "la mente abierta es la única opción".

En su opinión, la solución de todos los problemas de la danza pasa por educar a los niños y atraer a los jóvenes: "si generas la pasión por la danza en la infancia creas nuevos públicos, si tienes más público los teatros acceden a programarte, si te programan más teatros se crean más compañías...es una rueda que hay que poner en marcha".

Sin embargo, "es muy difícil conseguir avances porque el sector de la danza es muy individualista, está muy dividido y no ha conseguido la unidad necesaria para defender sus reivindicaciones".

Najarro cree que "la precariedad del sector" es la causa de la desunión, porque "no hay trabajo, y el que hay está muy mal pagado, y eso convierte la danza en una selva en el que cada uno va a lo suyo".

La unión del sector sería de gran ayuda para conseguir "cosas básicas", como "un programa en TVE de danza española que ayudara a difundirla y a atraer público, una sede fija para el Ballet Nacional de Danza, mejoras en las retribuciones de los bailarines, más compañías, más trabajo y más apoyo económico de las administraciones", concluye.

Najarro abandona el BNE porque ha alcanzado el plazo máximo de su contrato con el INAEM y será sustituido en septiembre por Rubén Olmo.

El madrileño volverá a la compañía que dirigió durante 10 años antes de asumir la dirección del BNE y seguirá trabajando en las coreografías del equipo nacional de Natación Sincronizada.

Rosa Díaz

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint