Cataluña

Los libreros catalanes intentan reinventarse para sobrevivir

El sector del libro lucha por reinventarse en Cataluña. Además de la crisis, la aparición en escena de el libro electrónico o la entrada de grandes competidores como Amazon no contribuyen a la estabilidad del sector. Así, entre 2005 y 2011 el número de librerías se ha reducido cerca del 9 por ciento según datos del Gremio de Libreros de Cataluña.

"Durante los dos últimos años el consumo de libros ha disminuido cerca del 20 por ciento, aunque tampoco estamos desanimados", explicó esta mañana el presidente del Gremio de Libreros Antoni Daura en rueda de prensa. En consecuencia, también las cifras de facturación tanto de editores como de libreros han ido disminuyendo año tras año.

Por su parte, el presidente del Gremio de Editores de Cataluña, Xavier Mallafré, afirmó a finales de 2011 que les ventas de libros en Cataluña cayeron entre un 6 por ciento y un 7 por ciento durante el último ejercicio. Sin embargo, esta cifra puede considerarse "positiva" si se tiene en cuenta que el año anterior la caída alcanzó el 10 por ciento. Según sus datos, la cifra total de facturación de 2010 en su sector fue de 1.435 millones de euros.

En cuánto a los libreros, los datos más recientes de los que disponen son de 2007, cuando lograron facturar 236 millones de euros, aunque se sabe que esta cifra se ha ido reduciendo.

"Estamos en un entorno incierto, complicado pero atractivo", explicó Daura, y añadió: "Tenemos que innovar, cada uno dentro de sus posibilidades". Para cumplir con esta idea, el sector ha decidido organizar y celebrar el primer Congreso de Libreros en Lengua Catalana, que tendrá lugar los próximos días 10, 11 y 12 de febrero en Tarragona.

Un congreso para redimensionar y redefinir

Organizado por el Gremio de Libreros y con la colaboración de Ómnium Cultural, el congreso tendrá tres ejes de acción principales: la formación, la gestión empresarial y las nuevas tecnologías. "Será un buen foro para los libreros y las instituciones del ámbito del libro", explicó Daura, quién recalcó que el sector necesita "redimensionarse y redefinirse".

Los organizadores esperan que asistan al evento entre 130 y 200 congresistas con el objetivo de dilucidar a base de debates y conferencias hacia dónde debe encaminarse el sector. Las tecnologías son clave y, aunque el sector ya se está poniendo al día (de momento, un 62 por ciento de las librerías ya cuenta con página web), aún hay algunas pequeñas que no están informatizadas.

Más allá de los debates y las mesas redondas, lo cierto es que el sector ya tiene en marcha algunas iniciativas y proyectos en pos de su crecimiento. Para el curso que viene podría haber disponible un curso propio en la Universidad de Barcelona, "la primera escuela de librería". También se está creando una gran base de datos propia, 'Datallibre', que estará lista en unos seis meses y que servirá para recopilar exhaustivamente todas las estadísticas y cifras del sector.

comentariosforumWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin