Castilla y León

Telefónica inicia en Castilla y León el despliegue del Proyecto Territorio Rural Inteligente basado en tecnologías NB-IoT

Valladolid

Telefónica apuesta por la disponibilidad de las dos tecnologías de acceso radio licenciadas de LPWA (redes de baja potencia y largo alcance). Así, además de NB-IoT para usos específicos, ya desplegada, también iniciará la implantación de LTE-M con mayor versatilidad o capacidad de transmisión en movilidad.

Ambos hitos se enmarcan dentro del despliegue estratégico que posicionará a Telefónica España como uno de los pocos operadores de relevancia global en la industria IoT en disponer de ambas tecnologías celulares LPWA (NB-IoT/LTE-M).

La red NB-IOT forma parte de las redes del tipo LPWA (siglas inglesas de Bajo Consumo Área Extensa) que van a revolucionar el sector de las telecomunicaciones para atender las diferentes necesidades que demandan los objetos. A partir de ahora, nuevos casos de uso se convertirán en viables, tanto técnica como económicamente, como consecuencia de las características que aporta este tipo de conectividad: bajo consumo eléctrico, sesiones de datos pequeñas y compromiso de cobertura en lugares de difícil acceso. Estas características resultan revolucionarias en múltiples sectores como son: hogar, automoción, sanidad, industria, ciudades y edificios inteligentes, etc.

Pionera para el medio rural

Gracias al despliegue de esta tecnología NB-IoT, Telefónica está desarrollando un papel clave en la iniciativa Territorio Rural Inteligente de la Junta de Castilla y León, llevada a cabo por la Dirección General de Telecomunicaciones de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente. Tras el aumento de la demanda de proyectos de Ciudades Inteligentes (Smart Cities), surge el concepto de Territorio Rural Inteligente (Smart Region) con el mismo objetivo: introducción de la tecnología en el medio rural.

En la primera fase del proyecto, Telefónica ha implantado su plataforma de software inteligente, que ayuda a la gestión de los servicios públicos de alumbrado, recogida de residuos y gestión del agua para los pequeños municipios de las 9 provincias de Castilla y León. Esta plataforma recoge la información de 62 sensores, ubicados en Segovia, Palencia, Soria, Ávila y León, que utilizan la última tecnología en comunicaciones, incluido el Narrow Band IoT (NB-IoT). El despliegue en Grijota (Palencia) ha sido pionero en el entorno rural en toda Europa.

En concreto, el despliegue de los 62 sensores del proyecto se reparte por cada una de las actividades de la siguiente manera: 42 sensores para determinar los mapas de rutas de recogida de residuos, 11 sensores para conocer patrones de consumo de agua, calidad del agua, detección de fugas, determinación de políticas de riego y bombeo en el caso de la gestión del agua, y por último, 9 sensores para definir políticas de regulación lumínica para el caso de la gestión del alumbrado. Todo ello para ofrecer al ciudadano servicios públicos de calidad de una manera eficiente y sostenible. El uso de los sensores permite conocer, en tiempo real, el estado de los servicios públicos, lo que facilita su control y actuación inmediata en caso necesario. Esto proporciona el poder de adaptar el funcionamiento del servicio a las condiciones específicas de cada momento, así como el contar con un análisis de la información generada que permitirá apoyar la toma de decisiones que puedan mejorar y optimizar la prestación de dicho servicio.

Telefónica, una vez más, demuestra su posición diferencial en las soluciones IoT siendo el proveedor de referencia en Territorios o Ciudades Inteligentes, habiendo ganado los principales proyectos del mercado: Junta de Castilla y León, Junta de Andalucía, Diputación de Badajoz, Santander, etc…

Telefónica cuenta ya con el reconocimiento de la asociación GSMA sobre el despliegue de la red NB-IoT.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.