Castilla y León

La empresa familiar ensalza su compromiso con Castilla y León a través del ejemplo de los fundadores de Aciturri

En el centro, la presidenta de EFCL, Rocío Hervella, y el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, con premiados y patrocinadores
Valladolid

Empresa Familiar de Castilla y León (EFCL) ha vuelto a poner de manifiesto la importancia de los valores en las familias empresarias de Castilla y León durante la gala de entrega de su XIX Premio EFCL 'Antonio Pérez' celebrada esta tarde en Valladolid con el patrocinio de Unicaja Banco.

Así lo ha destacado la presidenta de EFCL, Rocío Hervella, quien puso de ejemplo el arraigo, compromiso y apuesta a largo plazo de la familia Clemente Zárate, fundadora de Aciturri, valores que le han hecho merecedora de este galardón, que recogió el CEO de este grupo aeronáutico burgalés, Ginés Clemente, de manos del vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea.

Durante la inauguración de la gala, la presidenta de EFCL también hizo hincapié el espíritu emprendedor de Ginés Clemente, quien gracias a su tesón y visión de futuro ha sido capaz de convertir el pequeño proyecto empresarial que fundó en 1977 en Miranda de Ebro (Burgos) en un grupo internacional de elevado componente tecnológico, creador de empresa auxiliar y empleo cualificado, y que se ha convertido en el único suministrador aeronáutico de primer nivel de capital 100% español.

Asimismo, valoró como un elemento clave en esta trayectoria la unidad de la familia Clemente Zárate, que se manifiesta en la convivencia en la gestión de la compañía de la primera y segunda generación de la familia, con la incorporación hace 20 años de María Eugenia Clemente, quien lidera el desarrollo de Alestis Aerospace, sociedad filial de Aciturri adquirida en julio de 2019.

Tras recoger el premio, Ginés Clemente hizo referencia al "compromiso con nuestra tierra, el optimismo, la humildad, el respeto, la confianza y la pasión" como los valores que identifican y están grabados en el ADN de las familias empresarias, y resaltó como seña de identidad de la empresa familiar la inclinación al servicio. "Para nosotros liderar es servir a las personas. Quien no vive para servir, no sirve para vivir. Estamos convencidos de que nuestra mejor aportación es el servicio, y el ejemplo debe ser nuestro mejor discurso", aseguró.

También quiso compartir el premio con los Consejos de Administración de sus empresas, plantillas y familia, y agradeció de una manera especial a Caja de Burgos su impulso al proyecto Aciturri: "Cuando entró en nuestro accionariado en 2007 éramos 300 personas y vendíamos 30 millones de euros; habíamos tardado 30 años en alcanzar esas cifras. En 2019, 12 años después, habíamos multiplicado por 20 la facturación y por 10 los puestos de trabajo", explicó.

La inauguración de la gala contó también con la intervención del director territorial de Unicaja Banco en Castilla y León Sur, Manuel Rubio, quien volvió a expresar el compromiso de la entidad con la región y con sus empresarios, insistiendo en que este es un buen momento para pedir crédito por los tipos de interés históricamente bajos, y ofreció la amplia gama de servicios financieros de Unicaja Banco a las empresas familiares de la Comunidad.

La gala continuó con la proyección de un vídeo con el que EFCL rindió un homenaje a todos los empresarios fallecidos durante la pandemia, entre los que se encuentra el ex presidente de EFCL Antonio Pérez, con cuyo nombre ha sido rebautizado este galardón, que distingue la trayectoria de una familia empresaria de Castilla y León.

A continuación, se procedió a la entrega de los VII Premios Academia y Comunica, que en esta edición 2021 han recaído en el periodista Ignacio Fernández Sobrino, ex director regional de Onda Cero y de Antena 3 Televisión en Castilla y León, y el Centro Integrado de Formación Profesional Camino de la Miranda, ubicado en Palencia, respectivamente.

También se conocieron los ganadores del IX Premio Fórum Júnior, Pablo Martínez Ezquerra, de la familia propietaria de Icon Multimedia, y Alba Burgo Barros, de Cecinas Pablo. Se trata de un concurso de dibujo con el que EFCL quiere involucrar a los más jóvenes en lo que significa pertenecer a una familia empresaria y que se acerquen a los valores innatos a este tipo de compañías.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.