Canarias

Cáritas advierte la existencia de un polvorín social en Canarias

  • Antes de la pandemia un 33% de la población estaba en situación de pobreza
Imagen: eE.
Las Palmas de Gran Canaria

Cáritas ha denunciado que existe "una crisis social de magnitud sin precedente en Canarias" en la que numerosas personas se encuentran sin los recursos más elementales. Por ello, hace falta buscar nuevas alternativas para afrontar la situación, ha dicho el director de Cáritas en Las Palmas, Gonzalo Marrero.

Canarias terminó marzo con 5.786 parados en el campo, 10.053 en la industria, 25.356 en la construcción, en 215.583 los servicios y 23.872 en el colectivo sin empleo anterior. El mes pasado se firmaron en Canarias 40.382 contratos laborales, 8.419 más que en febrero (+26,34%) pero 5.788 menos que en marzo de 2020 (-12,54%). De ellos, 33.504 eran temporales y 6.878, fijos. De los 280.650 parados que están registrados en Canarias, 127.669 son hombres y 152.981, mujeres; y 23.301 de ellos tienen menos de 25 años (12.675 varones y 10.626 féminas).

Antes de la pandemia ya había un 33% de la población en situación de pobreza, pero tras el coronavirus, "la situación es cada vez más dura", ha asegurado Marrero. Marrero ha denunciado que muchos servicios públicos no atienden de manera presencial, la telefónica es "muy deficitaria" y se exige a las personas que solicitan ayuda que tengan un teléfono móvil para comunicarse con ellos y ser capaces de acceder a internet, por ejemplo, algo que algunas personas y colectivos no pueden hacer.

El mes pasado se firmaron en Canarias 40.382 contratos laborales, 8.419 más que en febrero (+26,34%) pero 5.788 menos que en marzo de 2020 (-12,54%)

En su opinión, "hay descontrol y descoordinación" y "cada vez más personas acuden a Cáritas a pedir ayuda, la situación es dura y todas las instituciones deben buscar alternativas viables para ponerlas en marcha". El director de Cáritas de Las Palmas ha informado de que de manera creciente se dan situaciones de parejas sin hijos sin ningún recurso que piden ayuda, así como de mayores que viven solos y también la necesitan.

Marrero se ha referido también a las dificultades existentes para poder atender a los inmigrantes por la falta de traductores o abogados, por ejemplo. El vicepresidente del Gobierno se ha comprometido con Cáritas a abrir más comedores sociales de manera inmediata, de los que actualmente hay cuatro en Gran Canaria, para poder atender a más personas.

"La crisis ha hecho daño a los sectores más vulnerables" y hace falta continuar impulsando prestaciones como la renta canaria de ciudadanía y el ingreso mínimo vital y seguir ampliando su cobertura, ha dicho el vicepresidente del Gobierno. A su juicio, "las instituciones no podemos dejar solas a organizaciones como Cáritas" y hay que buscar recursos para ayudarlas. Rodríguez ha destacado que a los canarios que viven en situación de necesidad se unen los inmigrantes irregulares que llegan a las costas de las islas y en lo que va de año, Cáritas ya ha atendido a 1.300 inmigrantes que no están en los centros, sino "en las calles o en los barrancos", y acuden a buscar comida para comer.

"Un nuevo perfil de personas muy vulnerables que no están en los programas de acogida humanitaria ni en los macrocentros y están en las calles y en los barrancos", ha dicho el vicepresidente. Situaciones como esta "ponen en evidencia la necesaria intervención del Gobierno de España y de la Unión Europea" para afrontar la inmigración irregular que llega a Canarias, con "una política migratoria integral y en origen y de derivaciones", tanto de adultos como de menores.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin