El running ayuda a las embarazadas

parto y runningAntiguamente se creía que realizar ejercicio físico sobre todo de alta intensidad en estado de embarazo era perjudicial para la salud de la mujer y el feto. Las recomendaciones eran que la embarazada mantuviera sus pulsaciones por debajo de 140-150 por minuto, sin embargo hoy en día no hay ningún problema en que las mujeres acostumbradas a practicar ejercicio intenso continúen realizándolo durante el embarazo.
La cultura del deporte y más en concreto por el running acapara a cada vez más mujeres y demostrado está que aquellas que practican este deporte en estado tienen mejor circulación sanguínea y más oxígeno en el cuerpo. Correr, además, favorece el desarrollo del corazón del bebé.

También mejora la preparación y recuperación tras el parto. Aun así, menos de la mitad de las mujeres en estado practican deporte de manera regular y adaptado a sus necesidades.
Correr es considerado como un ejercicio intenso que se puede seguir practicando una vez la mujer se queda embarazada, siempre que se tengan en cuanta una serie de prevenciones para realizarlo con seguridad.
Bajar el ritmo y la duración de los entrenamientos. Quizá sea el consejo más obvio y básico pero es esencial mencionarlo. El cuerpo de una embarazada está experimentando muchos cambios, el peso se incrementa y las articulaciones del cuerpo sufren un estrés mayor de lo habitual, especialmente en rodillas, cadera y espalda, lo que puede provocar lesiones.
Para disminuir la carga de trabajo planificar los entrenamientos basándolos en el tiempo, muy pocas veces en la distancia y nunca combinarlos en una sesión, en definitiva simplificar la preparación. Así se podrá trabajar sin presiones y evitando frustraciones por no conseguir lo programado.
Confiar en las sensaciones de cada una. El estado en que se encuentra una embarazada va cambiando y es necesario que cada una baya modificando su entrenamiento al estado en que se encuentre en ese momento. No hay que olvidar que el aborto espontáneo que existe durante el primer trimestre de la gestación puede estar indirectamente relacionado, entre muchos factores, con sobreesfuerzos, un calentamiento excesivo y lesiones que se producen al salir a correr.
Si se sale a correr embarazada es necesario la sobre-hidratación ya que hay que beber por dos, la deshidratación podría provocar un estrés innecesario al bebé.
Lo más importante es valorar tu punto de partida (no es lo mismo estar habituada, que no haber realizado deporte nunca o ser profesional) también es importante contar con la supervisión de un profesional antes de poner esta práctica en marcha. En definitiva el running es un deporte aconsejado para mujeres con experiencia previa o una buena forma física general y siempre combinadolo con caminar.

Otras noticias
También en la web
Share This Post On

1 Comentario

  1. Me encantó este artículo, voy a mostrar a mi hermana que quiere hacer ejercicios incluso estando gravada.

    Muchas gracias

    Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *