Analizamos el síndrome por uso excesivo

sindrome-del-uso-excesivoEl síndrome del uso excesivo es una de las causas por las que muchos entusiastas del running llegan a lesionarse.
Cuando un corredor abusa de un segmento de su cuerpo recorriendo decenas de kilómetros y de forma inadecuada, puede llegar a presentar el llamado Síndrome de Uso Excesivo, un Trastorno Traumático Acumulativo, o una Lesión por Desgarro Repetido. Tres definiciones diferentes para explicar lo que ocurre cuando se usa excesivamente una parte del cuerpo.
Los síntomas del síndrome son tan sutiles que usualmente pasan desapercibidos al principio, sin embargo, el daño repetido de la misma zona del cuerpo puede culminar en lesiones articulares, del tejido óseo o del tejido blando (cápsulas articulares, tendones, ligamentos, bursas, fascias, meniscos y músculos). Esto provoca afecciones como las tendinitis, bursitis y otras más grabes como las fracturas por tensión o por estrés en la estructura ósea.
Por lo tanto el Síndrome de uso excesivo se produce por la sobrecarga máxima reiterada al desgaste por fricción de un músculo o de un tendón, que tiene como resultado inflamación y dolor. Y la posibilidad de que desemboque en una lesión.
Pero este síndrome no afecta solo a deportistas como los corredores, cualquiera que trabaje o repita un gesto asiduamente está expuesto a sufrir este trastorno traumático acumulativo.
Siempre que estemos en presencia de un síndrome de uso excesivo lo sabremos porque la fase inflamatoria se prolongará más de lo normal (inflamación crónica). Se producirá dolor, edema y congestión muscular que durará varias horas tras la actividad, con sensación de rigidez tras el reposo, pérdida de la amplitud del movimiento 24 horas después del ejercicio y rigidez en aumento progresivo mientras persista la irritación, particularmente cuando el daño es de tendones.
El microtraumatismo o desgarro repetido, con el tiempo resulta en debilidad e interrupción del tejido conectivo, con lesión e inflamación de los enlaces cruzados de las fibras de colágeno, dando como resultado una cicatriz. Este tejido cicatrizal no es tan distensible como el tejido sano circundante y cuando la “cicatriz antigua” se lesiona repetidamente se adhiere a los tejidos que tiene alrededor y no se alinea en forma correcta, se produce una alteración en la transmisión de la fuerza y de la absorción de la energía, siendo esta región más vulnerable ante un esfuerzo que un tejido sano.

El único tratamiento es el descanso o la restricción absoluta del movimiento repetitivo que ha producido la dolencia y la inflamación. Como siempre recomendamos que si piensas que puedes tener una dolencia como esta lo mejor es que te acerques al médico o al fisioterapeuta y que te aconseje que debes hacer.

Otras noticias
También en la web
Share This Post On

1 Comentario

  1. Está claro que hay que hacer las cosas con cabeza. Descansar, tener una dieta sana y equilibrada y si haces ejercicio durante más de una hora y media, tomar algún suplemento. Una amiga italiana me ha recomendado una isotónica de Enervit, que patrocina al equipo nacional de ciclismo. La he comprado en Mercadona y estoy supercontenta! Ahora me fatigo menos y tengo más energía. Salud y a cuidarse!

    Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *