¿Cómo influye lo que ingerimos en nuestro estado de ánimo?

dieta estado de animoEl tipo de alimentos, cómo y cuando los ingerimos, la cantidad de cada uno, todo eso influye en nuestro estado físico y a la hora de desarrollar cualquier tipo de actividad. Pero la dieta no solo afecta a nuestra condición física sino que tiene gran culpa de nuestro estado de ánimo ya que no solo nutre al organismo sino también al cerebro.
La mente representa entre un 3 por ciento del peso total corporal y un 20 por ciento en cuanto al gasto energético total, por ello es importante alimentarse adecuadamente y proporcionarle todos los nutrientes que necesita para funcionar.
El combustible del cerebro se basa en oxígeno y glucosa, pero son necesarios otros nutrientes para mantener las funciones cognitivas como la memoria, el pensamiento, la concentración o la atención.
Una persona que está a dieta o sigue una alimentación desequilibrada puede experimentar insuficiencia de algunas vitaminas o minerales que pueden reflejarse en síntomas como la apatía, la desgana, los fallos de memoria, falta de atención, nerviosismo, cansancio y depresión.
En toda alimentación, los hidratos de carbono son imprescindibles, ya que son la fuente de energía del organismo. Una ingesta deficiente de estos puede provocar una hipoglucemia que, si es duradera, puede desarrollar falta de atención, nerviosismo, cansancio o irritabilidad. Además, las proteínas, combinaciones de aminoácidos que forman las estructuras dentro del organismo, también son el soporte para la generación de neurotransmisores, como la serotonina, que regula los ciclos circadianos y el estado de ánimo. La carencia de cualquiera de estos dos grupos alimenticios causa trastornos en el comportamiento lo que se ve reflejado también en nuestro rendimiento deportivo.
El hierro es un mineral que juega un papel muy importante en el estado de ánimo, ya que interviene en la función y síntesis de algunos neurotransmisores. Un déficit puede provocar la disminución de la capacidad de concentración, de atención y de memoria, además de una bajada del rendimiento escolar o laboral.

Las vitaminas del grupo B son las que más influencia tienen en el funcionamiento del cerebro y todo el sistema nervioso. Asimismo, cabe recordar la importancia de los ácidos grasos, que son los encargados de transportar las vitaminas liposolubles, de la formación de las membranas de las neuronas y de los nervios

Otras noticias
También en la web
Share This Post On

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *